Tan personal como accesible.

El dispositivo más personal está pensado para todo el mundo. Por eso una persona invidente puede hacer selfies de grupo, una con sordera puede llamar a su madre desde el extranjero y una sin movilidad de cuello para abajo puede enviar mensajes de texto a sus amigos.