Carroux Caffee

Un delicioso aroma a éxito.

Para Carroux Caffee, lo más importante es la calidad del café. Como la tecnología de Apple hace más fácil la informática, los empleados tienen más tiempo para dedicarlo a los clientes.

«Me gustan las soluciones inteligentes. Por eso Apple ha estado conmigo durante toda mi trayectoria profesional».

Ulrich Carroux, fundador de Carroux Caffee

En una pequeña cafetería de Hamburgo, Ulrich Carroux espera de pie la señal de la tostadora de café. Se respira un intenso aroma: los granos de café recién tostados están a punto de convertirse en el fabuloso expreso por el que Carroux es conocido en todo el país.

Ulrich Carroux está rodeado de los utensilios que necesita: una tostadora, cuatro tipos de café, un MacBook, un iPhone y un iPad. Por ejemplo el iPhone le sirve de alarma y el iPad de caja registradora.

«Como es una cafetería de solo 40 metros cuadrados, queríamos una alternativa más moderna y elegante que la típica caja registradora», explica. La app Cashy-POS del iPad funciona con la impresora de tickets del mostrador. «Así puedo moverme con total libertad por la tienda, relacionarme con los clientes y tomarles nota».

Una calidad de primera

El interés de Ulrich Carroux por los alimentos selectos no viene de ahora. Cuando estudiaba arquitectura en la universidad, se sacaba un dinero extra vendiendo sus pizzas caseras. Lo hacía todo con un Mac: usaba Archichad para sus estudios y FileMaker como sistema de pedidos para las pizzas. La eficacia y la fiabilidad de la tecnología de Apple fueron fundamentales para este joven emprendedor: «Llevo usando productos de Apple desde 1993 y no he necesitado un PC en ningún momento».

Hoy suministra café a algunos de los mejores restaurantes y empresas de catering de Alemania. Considera que el trato personal es la base de las relaciones comerciales, por eso su pequeña cafetería de Hamburgo es a la vez punto de encuentro, laboratorio y oficina.

Suele reunirse con proveedores y clientes que valoran la calidad del café (por ejemplo, el café orgánico Yirgacheffee de una cooperativa de Etiopía) y que comprenden que hacer un buen expreso depende tanto del grano como de la mezcla. Carroux comprueba personalmente el origen de la materia prima en lugar de usar un intermediario y le encantaría ir a Brasil, India, Etiopía y Java a visitar a los productores. «Aunque no es fácil cuando tienes cuatro hijos», comenta.

Cuando no va a recibir visitas, sale a ver a sus clientes para saber cómo va todo. Pero no lo hace solo: se lleva el MacBook, el iPad y el iPhone para enviar pedidos al instante a la central de Hanóver a través de su base de datos online. «Puedo acceder a los datos de los clientes. Siempre da confianza saber que puedes preparar el envío de los productos incluso antes de despedirte del cliente», comenta.

Esta base de datos online es una herramienta fundamental para llevar el negocio, aunque según reconoce: «Nunca se me había pasado por la cabeza gestionar mi propio servidor, prefería usar FileMaker». Eligió un proveedor de servicios de Internet llamado Huynh en Regensburg, que lleva muchos años usando OS X como plataforma de servidor. Los costes mensuales son fáciles de calcular y el proveedor se encarga del mantenimiento. Ahora está valorando la posibilidad de usar Filemaker Go para el iPad. Para Carroux esto supone tardar menos en poner en marcha nuevos proyectos y organizar los datos.

Las cafeterías suelen ofrecer acceso a Internet a sus clientes, y Carroux Caffee no es una excepción. Los clientes pueden navegar mientras se toman un café y Carroux aprovecha los descansos para mirar sus cosas.

«Puedo ver cómo va un pedido, consultar las cuentas y saber la facturación con solo abrir el iPad».

Ulrich Carroux, fundador de Carroux Caffee

Todo en su justa medida

Carroux también ha abierto una tienda online para que los restaurantes puedan encargar el café con más comodidad. Incluso tiene su propia app para hacer pedidos con un par de toques. La agencia de publicidad de Hamburgo Forst-Gehege fue la encargada de conectar los productos de Carroux con la tienda online mediante el software de tiendas de código abierto OXID.

Carroux eligió esta solución gratuita porque no tiene nada que envidiar a los sistemas comerciales de pago. «El uso de la tecnología debe ser proporcional al coste y el tamaño de la empresa», explica. «Aunque yo mismo pudiera optimizar cada una de las etapas del trabajo, la gente debe ser capaz de arreglárselas con el sistema... y disfrutar con su trabajo».

Carroux tiene muchos planes de futuro para la empresa (está en proceso de abrir 10 tiendas y puntos de venta en Londres, París y Zurich), pero su prioridad es crecer de forma estable y continuada. En la tienda de Hamburgo solo venden dos tipos de café: expreso y cremoso. Este último lo incorporó en 2008: «No me gusta hacer las cosas con prisa, prefiero ir despacio y con buena letra. Quiero que el cliente esté satisfecho y para eso necesito estar seguro al 100% de la calidad de los productos».

Para llevar a cabo estos proyectos, Carroux trabaja con varios socios creativos como Peter Schmidt, que a sus 74 años es todo un referente del diseño y la imagen de marca en Alemania. Este experimentado usuario de Mac se encargó del rediseño de la imagen de Carroux. Como es lógico, Carroux suele rodearse de otros usuarios de Mac, como Christian von der Heide, responsable del diseño de los envases.

Por ejemplo, Carroux utiliza la aplicación FileMaker para coordinar la mercancía con su socio de marketing, una empresa de tostado de café llamada Machwitz que está a unos 160 kilómetros al sur de Hanover. Al principio los empleados de Machwitz se mostraron escépticos cuando Carroux llevó un iMac a su oficina porque solo conocían el entorno de Windows. Aunque FileMaker también está disponible para Windows, para Carroux era importante que Machwitz contase con una solución más fácil de gestionar. «Nuestro proceso de pedidos basado en Mac siempre ha funcionado perfectamente y queremos lo mismo para nuestros socios», aclara.

Olaf Lumma de Play Hamburg, fotógrafo de Carroux, también es usuario de Mac. Ambos utilizan el servicio de Fotos en Streaming de iCloud para trabajar juntos. «Ahorramos tiempo al intercambiar archivos, y las últimas fotos están disponibles nada más hacerlas», aclara.

Sincronización con iCloud

Carroux organiza los datos de contacto de los clientes con la aplicación Contactos. Como están sincronizados con iCloud, todos sus empleados tienen la información totalmente actualizada.

Durante el reparto, usan el iPhone para orientarse. Con solo tocar la dirección del cliente se abre la aplicación Mapas y se ven las indicaciones para llegar. La interfaz es sencilla y a Carroux le gusta la sencillez de uso.

Ficha de la empresa

Herramientas

Equipos:

  • Mac
  • iPad
  • iPhone

Aplicaciones:

  • Contactos
  • iCloud
  • FileMaker