Virtual Language School

La formación a distancia más cercana.

Virtual Language School utiliza los equipos y las aplicaciones de Apple para impartir cursos de idiomas a alumnos de todo el mundo.

«Utilizar el Mac es tan fácil que podemos hacer de todo con la mínima ayuda».

Daniel Shalom, socio fundador y director gerente de Virtual Language School

En un mundo cada vez más global, saber idiomas es imprescindible. Pero montar la logística para enseñar no siempre es fácil porque los alumnos buscan clases en un lugar concreto y con un horario flexible. Por otro lado, estudiar en casa con un CD o un DVD les hace sentirse solos y no pueden interactuar lo suficiente como para dominar un idioma.

Virtual Language School ha aprovechado la tecnología de Apple para ofrecer unos cursos que combinan ambas cosas: flexibilidad e interacción. Los profesores ingleses Daniel Shalom y Emily Stears formaron esta academia con sede en Zurich (Suiza) que está abierta a todo el planeta.

Como explica Shalom, socio fundador y director de Virtual Language School: «Enseñábamos inglés en bancos de Zurich y alrededores, pero queríamos un trabajo que pudiera hacerse desde cualquier lugar, que nos permitiera meter los libros en la maleta y llevarlos a otra parte».

A Shalom y a Stears se les ocurrió la idea de dar clase por Internet. Más o menos por esa época cambiaron del problemático PC a la plataforma Mac.

«El Mac enseguida se convirtió en nuestro medio para que corriera la voz sobre lo que estábamos haciendo».

Daniel Shalom, socio fundador y director gerente de Virtual Language School

Clases multimedia

Stears, Socia Fundadora y Jefa de Estudios, explica: «Ya éramos aficionados a los podcasts. Los conocimos gracias al iTunes Store después de comprarnos nuestros primeros iPod unos años antes. Luego, cuando empezamos a probar iMovie y GarageBand, se nos ocurrió que podíamos hacer podcasts para dar a conocer el centro».

Con el Mac también diseñaron un sitio web (que aún administran ellos mismos) y una base de datos de alumnos y profesores.

Mientras tanto, enviaron a iTunes los podcasts de cinco minutos sobre gramática inglesa que habían preparado y, como era de esperar, fueron aprobados. «Al principio hubo cientos de descargas, lo que en ese momento me parecía un gran logro. Pero enseguida pasaron a ser miles», recuerda Shalom. «Empezamos a recibir mensajes desde lugares como México o Arabia Saudí».

Los podcasts son la primera toma de contacto con posibles alumnos y, de hecho, muchas de las personas que nos escribían querían apuntarse a clases en Virtual Language School. «La cosa iba cada vez a más, y queríamos juntar todos nuestros sistemas para organizarnos y dar las clases», recuerda Shalom.

Hoy los podcasts de Virtual Language School ya han superado el millón de descargas. «No lo habríamos esperado ni en nuestros mejores sueños», dice Shalom. Ya tienen previsto hacer versiones en español, italiano y chino.

Contactos y oportunidades en todo el mundo

La empresa ha tenido tanto éxito que ahora ofrece cursos online en 20 idiomas todos los días del año. Según Shalom, imparten una media de 50 clases al día y tienen alumnos en 50 países. El único requisito es tener acceso a Internet.

«La principal ventaja de dar clase por Internet es que abres la puerta a profesores de todo el mundo», comenta Stears. «Esto significa que puedes encontrar prácticamente cualquier idioma que necesites. Además, como tienes clase con personas de otras zonas y culturas, puedes hacerlo a la hora que mejor te venga».

Los alumnos interesados se ponen en contacto con Virtual Language School y hacen una entrevista por videollamada con FaceTime o Skype. «Es una entrevista para analizar sus necesidades», explica Shalom. «Queremos evaluar el nivel y determinar los objetivos del alumno. Después buscamos un profesor que pueda dar ese curso». El centro pone en contacto al profesor y al alumno, y ellos acuerdan las clases por videollamada.

Cuando ya les han puesto en contacto, se encargan del tema administrativo. Esto puede parecer difícil si tenemos en cuenta que sus 32 empleados están repartidos por todo el mundo, pero gracias a la tecnología de Apple el proceso ha sido muy sencillo. Shalom y Stears se comunican con el resto de la plantilla por Mail, FaceTime y Skype.

«Usamos correo electrónico IMAP para organizar los emails en carpetas a las que todos tienen acceso; así estamos siempre sincronizados. También utilizamos el iPhone y el iPad para acceder al correo en cualquier momento y lugar».

Emily Stears, socia fundadora de Virtual Language School

Una academia virtual, un negocio virtual

Cuando Shalom y Stears están de viaje suelen usar el iPhone y el iPad más que el portátil. Shalom dice: «Cuando estamos fuera, rara vez nos llevamos el portátil. Podemos comunicarnos con el equipo y los clientes, acceder a los documentos, usar servicios bancarios y redes sociales... todo desde nuestro dispositivo móvil. Uno de nuestros sueños cuando empezamos era llevar la empresa desde cualquier parte del mundo. Ahora es una realidad, y esta libertad nos encanta».

«La calidad de las videollamadas ha mejorado mucho con la cámara del nuevo iPad. Ahora usamos más FaceTime porque cada vez más clientes tienen productos de Apple».

El centro sigue haciendo podcasts, como English TO GO, que está disponible gratis en el iTunes Store. Shalom dice: «Grabamos el audio en Soundtrack Pro y editamos el vídeo en Final Cut Pro. Después añadimos marcadores de capítulos antes de codificarlo en QuickTime Pro. Por último, copiamos los vídeos en el iPod y el iPhone para comprobar que funcionan en distintas plataformas antes de enviar la versión final al servidor por FTP». Y añade: «Todas las apps funcionan como una sola. No nos falta de nada».

Los podcasts los hacen tanto en versión Full HD como para iPhone. «Guardar en distintos formatos es muy fácil», explica Shalom. «En realidad, una vez hecha la edición solo tenemos que ejecutar un AppleScript para exportar el contenido a los distintos tipos de archivo. Después lo dejamos subiendo al servidor mientras nos dedicamos a otras cosas».

Están pensando en incluir un modelo Premium de pago al que los clientes se puedan suscribir para recibir materiales adicionales. También han empezado a publicar libros con iBooks Author de Apple.

«Es perfecta para los materiales didácticos», dice Shalom. «Todo el mundo puede hacer libros con solo arrastrar imágenes y sonidos al documento, no hace falta tener un máster. Ya estamos usando el iPad para nuestros cursos presenciales aquí en Suiza».

Una solución segura

El centro también ha apostado por la tecnología de Apple para las copias de seguridad. Shalom dice: «Guardamos copias de seguridad de los equipos y la Time Capsule en discos duros externos usando las aplicaciones Time Machine y SuperDuper. Las copias se hacen automáticamente y están sincronizadas con nuestro sistema CRM. Estamos muy tranquilos sabiendo que nuestros datos están a salvo sin tener que hacer nada».

Las matrículas, el control de asistencia y los resultados de los alumnos se gestionan a través de iWork. «Usamos sobre todo Pages y Numbers. Y lo mejor, como siempre, es que podemos acceder desde cualquier lugar», repite Shalom.

Virtual Language School ahora enseña unos 20 idiomas y pone en contacto a alumnos y profesores de todo el mundo, aunque el profesor esté en China y el alumno en Venezuela, por ejemplo. Shalom y Stears coinciden en que lo mejor de la tecnología de Apple es que les ha ayudado en todas las fases del proceso: desde la idea original de crear materiales didácticos hasta la promoción y puesta en marcha de los cursos de idiomas. Shalom concluye: «Las herramientas han estado a nuestra disposición en todo momento. Han sido y siguen siendo una gran fuente de inspiración».

Ficha de la empresa

Herramientas

Equipos:

  • Mac
  • iPhone
  • iPad
  • Airport Extreme
  • Time Capsule

Aplicaciones:

  • Numbers
  • Pages
  • Keynote
  • GarageBand
  • iMovie
  • Calendario
  • Final Cut Pro
  • Soundtrack Pro
  • Time Machine
  • FaceTime
  • Skype
  • Dropbox
  • iCloud
  • Scrivener
  • iTunes
  • Evernote