Apple y el medio ambiente

Todo sobre la huella ambiental de Apple.

En Apple informamos de nuestro impacto medioambiental de forma exhaustiva. Y lo hacemos centrándonos en nuestros productos: qué ocurre cuando los diseñamos, qué ocurre cuando los fabricamos y qué ocurre cuando te los llevas a casa y los utilizas.

Huella de carbono total

Calculamos que en 2012 Apple generó 30,9 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero.1

Cómo calculamos nuestra huella de carbono.

Para calcular con precisión la huella ambiental de una empresa, es importante analizar el impacto que tienen sus productos en el medio ambiente. Otras empresas publican solo la huella de carbono de sus instalaciones, pero nosotros evaluamos todo el ciclo de vida de nuestros productos para determinar de dónde vienen nuestras emisiones. Esto se hace sumando las que se han generado durante la fabricación, el transporte, el uso y el reciclaje de los productos, así como las procedentes de nuestras instalaciones. Los datos nos revelan que cerca del 98% de la huella de carbono de Apple está directamente relacionado con nuestros productos, mientras que el 2% restante proviene de nuestras instalaciones, incluidos los centros de datos.

Cómo minimizamos el impacto de nuestro crecimiento.

Sabemos que el mejor camino que podemos tomar para reducir el impacto medioambiental es mejorar nuestros productos. Por eso los diseñamos siguiendo esta máxima: que usen menos materiales, se transporten en paquetes más pequeños, contengan menos sustancias tóxicas y sean lo más reciclables y eficientes que sea posible. Y así, aunque crecemos a un ritmo más rápido que el resto de empresas del sector, lo hacemos con productos que son más sostenibles. Nuestros ingresos han aumentado, pero nuestras emisiones de gases de efecto invernadero por dólar ingresado se han reducido en un 21,5% desde 2008. Además seguimos siendo la única empresa del sector cuyos productos no solo cumplen sino que superan las estrictas directrices energéticas de la especificación ENERGY STAR en todos los casos.
Más sobre nuestra evolución en materia medioambiental

Volver arriba

Fabricación

El proceso de fabricación —incluidos el ensamblaje de los productos y la extracción de materias primas— representa un 61% del total de emisiones de gases de efecto invernadero de Apple.

61%

18.934.000 toneladas métricas
de gases de efecto invernadero

Uso de materiales.

Los ingenieros y los diseñadores de Apple no han parado de innovar durante la última década. Pensemos en la carcasa Unibody, que ha permitido que productos como el iPad y el MacBook sean más finos y a la vez más resistentes. O en el último iMac, para el que hemos usado un 68% menos de materiales gracias a la técnica de soldadura por fricción-agitación, generando un 67% menos de emisiones de carbono que con el modelo anterior.

Eliminación de sustancias tóxicas.

Para diseñar productos más sostenibles hay que tener en cuenta el impacto medioambiental de los materiales empleados en su fabricación. Desde el vidrio, el plástico y el metal de los productos hasta el papel y la tinta de los embalajes, nuestro objetivo es seguir a la cabeza del sector en la reducción y eliminación de sustancias nocivas para el medio ambiente.

Durante décadas, en el sector de la electrónica se han utilizado sustancias tóxicas como el arsénico, los retardantes de llama bromados (BFR), el mercurio, los ftalatos y el policloruro de vinilo (PVC). Aunque muchos países siguen permitiendo el uso de estas sustancias, Apple ha buscado alternativas. Por ejemplo, durante varios años estuvimos colaborando con proveedores de materiales para crear cables de corriente a medida sin ftalatos ni PVC que cumplieran unos estándares muy estrictos en cuanto a durabilidad, seguridad e impacto medioambiental. Después trabajamos con organismos reguladores de todo el mundo para evaluar y certificar los cables de corriente sin PVC, incluso en países donde estos estándares no existían. Ahora comercializamos cables sin PVC en la mayoría de los mercados y seguiremos llevándolos a más países en cuanto recibamos las certificaciones correspondientes.

Apple también ha eliminado los BFR de miles de componentes de hardware, lo que nos sitúa a años luz de la competencia. Además nuestras pantallas utilizan una retroiluminación por LED sin mercurio y vidrio sin arsénico.

Para garantizar que nuestros proveedores cumplen estos estándares de alta calidad, analizamos los productos en nuestros laboratorios de Cupertino a través de diversos métodos, como la espectromía de fluorescencia de rayos X o la cromatografía iónica. Nuestros productos también se someten a pruebas de laboratorios independientes para contrastar los resultados.

Materiales que respetan el medio ambiente.

Además de eliminar sustancias tóxicas y diseñar productos con carcasas de aluminio reciclables en su mayor parte, en Apple utilizamos materiales que respetan el medio ambiente, como plástico y papel reciclados, biopolímeros y tintas de origen vegetal. También hemos buscado la forma de adaptar materiales secundarios a nuestros diseños de alta calidad. Por ejemplo, para las piezas de los ventiladores del Mac Pro usamos materiales procedentes de botellas de plástico repolimerizadas. Y para los altavoces y los soportes internos de los monitores Apple Thunderbolt Display utilizamos plástico PC-ABS reciclado. En 2012 volvimos a poner el listón muy alto con la carcasa de la AirPort Express, que está fabricada con biopolímeros procedentes de la colza industrial y el plástico PC-ABS reciclado. Y el soporte de aluminio del iMac está hecho con un 30% de materiales reciclados. Para el embalaje de muchos de nuestros productos usamos pulpa de celulosa procedente de papel usado, y la documentación incluida se imprime con tintas de origen vegetal. Sin olvidarnos de las Tarjetas regalo de iTunes, que no solo son reciclables sino que además están hechas con papel reciclado.

Fabricación responsable.

En Apple exigimos a nuestros proveedores que garanticen unas condiciones de trabajo seguras, que traten a sus trabajadores con respeto y que sigan unos procesos de fabricación respetuosos con el medio ambiente. Para asegurarnos de que esto es así, contamos con un estricto programa de seguimiento mediante auditorías y planes correctivos. Por ejemplo, en 2012 llevamos a cabo 393 auditorías —un 72% más que el año anterior— de las cuales 55 estaban especializadas en medio ambiente. Consulta nuestro Código de Conducta para Proveedores y los informes de las auditorías en el sitio de Responsabilidad de Proveedores.

Volver arriba

Transporte

El cinco por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero de Apple se produce al transportar nuestros productos desde las instalaciones de montaje hasta los centros de distribución de las regiones donde se venden.

5%

1.608.000 toneladas métricas
de gases de efecto invernadero

Embalajes más pequeños.

Fabricar productos más finos y ligeros con materiales más eficientes no solo nos permite reducir la huella de carbono, sino también usar embalajes más pequeños. Contamos con un equipo de expertos en ingeniería y diseño que desarrollan embalajes compactos, ligeros y resistentes. Así reducimos los materiales, los residuos y las emisiones producidas durante el transporte de los productos.

Por ejemplo, el embalaje del iPhone 5 es un 28% más pequeño que el del primer iPhone que salió al mercado en 2007. Esto significa que en cada palé caben un 60% más de cajas y por tanto se necesitan menos barcos y aviones. El resultado: menos emisiones de CO2.

* Cálculo realizado usando configuraciones estadounidenses.

Volver arriba

Uso de productos

El uso de nuestros productos genera un 30% del total de emisiones de gases de efecto invernadero de Apple.3

30%

9.306.000 toneladas métricas
de gases de efecto invernadero

Eficiencia energética.

En Apple tenemos en cuenta las emisiones producidas durante todas las fases del ciclo de vida de nuestros productos: desde la fabricación hasta el uso por parte del consumidor. Ninguna otra empresa del sector va tan lejos a la hora de analizar y publicar sus emisiones a la atmósfera. Además, como en Apple fabricamos tanto el hardware como el software, podemos lograr que se complementen para ahorrar energía y disminuir las emisiones. Una prueba de nuestro compromiso por fabricar los productos más eficientes del mercado es que desde 2008 hemos reducido en un 40% el consumo medio de nuestros productos. Como consecuencia, las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por nuestros productos se han reducido un 43% desde ese año.

Estos son algunos ejemplos de cómo mejoramos la eficiencia energética de nuestros productos:

Mac mini. Gracias a pequeñas y grandes innovaciones solo consume la quinta parte que una bombilla convencional,4 menos incluso que una bombilla de bajo consumo de 13 vatios. Por algo es el ordenador de mesa más eficiente del mundo.5

iMac. El iMac de 21,5 pulgadas consume la mitad que el modelo anterior gracias a la tecnología IPS de variación en el plano y a unas fuentes de alimentación un 90% más eficientes.6

Apple TV. El Apple TV consume 10 veces menos que el primer modelo y solo usa 2 W al hacer streaming de contenidos en HD.

Chips A5 y A6. El chip A6 del iPhone 5, el chip A6X del iPad con pantalla Retina y el chip A5 del iPad mini, iPhone 4S, iPod touch y Apple TV son otro ejemplo de diseño eficiente. Los ingenieros de Apple fabricaron estos chips para que fueran superpotentes sin consumir de más, por eso los dispositivos de Apple hacen tareas complejas sin afectar a la autonomía.

Adaptadores de corriente MagSafe. Los adaptadores de corriente de nuestros portátiles son de los más eficientes del mercado. Consumen menos de 30 milivatios cuando están enchufados pero no en uso. Para que te hagas una idea, 430 adaptadores de corriente consumirían lo mismo que una bombilla de bajo consumo de 13 vatios.

Calificación ENERGY STAR.

A diferencia de otros fabricantes que tienen uno o unos cuantos productos con certificación ENERGY STAR, en Apple todos nuestros productos cumplen y además superan las estrictas directrices sobre eficiencia ENERGY STAR de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Somos la única empresa del sector que puede presumir de este logro. Más información sobre eficiencia energética

* Cálculo realizado mientras el equipo está en reposo y ha terminado de cargar OS X; en el caso de productos con pantalla, el brillo está ajustado al máximo. Se consideran emisiones de CO2e según una media de distintas redes eléctricas de EE. UU. Consulta nuestros informes medioambientales de productos para conocer en detalle el consumo energético de cada producto.

Volver arriba

Reciclaje

Un dos por ciento del total de las emisiones de gases de efecto invernadero de Apple proviene del reciclaje.

2%

538.000 toneladas métricas
de gases de efecto invernadero

Reciclabilidad de los productos.

En Apple tenemos en cuenta el reciclaje desde la fase de diseño. Por eso creamos productos compactos y eficientes que necesitan menos materiales. Los materiales que usamos —el vidrio sin arsénico, el aluminio de alto grado de pureza y el policarbonato duro— tienen mucho valor para las empresas de reciclaje porque se pueden reutilizar para nuevos productos. Hasta elegimos materiales reciclables para los embalajes siempre que es posible.

Productos más duraderos.

Apple diseña productos duraderos. La batería integrada en los portátiles MacBook es un claro ejemplo. Puede cargarse hasta 1.000 veces7 y, como dura hasta cinco años, te ahorras el dinero de comprar una nueva. Además se generan menos residuos y se aumenta la vida útil del portátil. Todo son ventajas.

Reciclaje responsable.

Todos los residuos electrónicos acumulados por los programas voluntarios y normativos de Apple en todo el mundo se procesan en el país en el que se recogen: no se envía nada al extranjero para su reciclaje o desecho. Las empresas de reciclaje con las que trabajamos deben cumplir tanto los controles medioambientales estipulados en nuestro contrato como la legislación vigente en materia de seguridad e higiene. No permitimos que se utilice mano de obra reclusa en ninguna de las fases del proceso ni tampoco autorizamos el desecho de residuos electrónicos peligrosos en vertederos de basura sólida ni en incineradoras. Trabajamos con 153 colaboradores en todo el mundo y evaluamos sus instalaciones cada año desde el punto de vista de la seguridad e higiene, cumplimiento de la normativa medioambiental, supervisión de materiales y responsabilidad social.

Programas de reciclaje de Apple.

Cuando un producto de Apple llega al final de su vida útil, te ayudamos a reciclarlo de manera responsable. Desde 1994, hemos fomentado programas de reciclaje en un 95% de los países donde se venden nuestros productos, con lo que hemos evitado que acaben en los vertederos más de 151.504 toneladas de equipos electrónicos. En los países en los que no hay un programa oficial, nos encargamos de la recogida, transporte y reciclaje de equipos electrónicos usados. Nuestro objetivo para 2010 era conseguir una tasa de reciclaje del 70% a nivel mundial. (Para calcular esta tasa, usamos un sistema de medición que contempla productos con un ciclo de vida de siete años. El peso de los materiales que reciclamos cada año se compara con el peso total de los productos de Apple vendidos durante los siete años anteriores.) No solo logramos cumplir el objetivo de 2010, sino que lo rebasamos. Esto supera con creces las últimas cifras publicadas por Dell y HP, que en ningún caso llegaban al 20%. En 2012, el reciclaje de Apple en todo el mundo superó nuestro objetivo del 70% y confiamos en mantener este nivel hasta 2015.

Volver arriba

Instalaciones

Las instalaciones de Apple —sus oficinas, centros de distribución, centros de datos y tiendas— emiten el dos por ciento del total de nuestros gases de efecto invernadero.

2%

486.000 toneladas métricas
de gases de efecto invernadero

Panorama general de las instalaciones.

Otras empresas del sector solo informan sobre las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por sus instalaciones. Pero cuidar el planeta es mucho más que apagar las luces y reciclar la basura de la oficina. En Apple sabemos que los productos que fabricamos son la principal causa de nuestro impacto medioambiental, y por eso nos centramos tanto en el diseño y la innovación. Estos esfuerzos en esa dirección no significan que no hayamos dado pasos de gigante en la reducción de las emisiones que producen nuestras instalaciones en todo el mundo.

Energías limpias.

Nuestro objetivo es conseguir cero emisiones. Para lograrlo es necesario que todas nuestras instalaciones y centros de datos usen únicamente energías renovables. En muchos lugares ya lo hemos conseguido. Estamos reformando nuestros edificios y construyendo otros nuevos. Instalamos nuestras propias fuentes renovables, como parques solares y pilas de combustible y, para el resto de nuestras necesidades energéticas, estamos firmando todos los contratos de larga duración que se nos permite con proveedores de energía. Hemos hecho grandes progresos y estamos cubriendo el 75% de las necesidades energéticas de nuestras instalaciones y centros de datos con energías renovables.

Centros de datos.

Todos nuestros centros de datos son eficientes y se abastecen únicamente de energías renovables. Nuestro centro de datos de Maiden en Carolina del Norte se inauguró en 2012 y demuestra nuestro compromiso por reducir el impacto medioambiental. Es el único centro de datos de estas características que ha obtenido la certificación LEED Platinum del Consejo de Construcción Ecológica de Estados Unidos. Más del 60% de la energía renovable que utiliza se genera allí mismo a través del mayor parque solar privado del país y de la mayor instalación de pilas de combustible en funcionamiento. Más información sobre las energías renovables en nuestros centros de datos

Programas de transporte de empleados.

Durante el año fiscal 2012, más de 13.000 empleados participaron en nuestro programa de transportes alternativos (un 30% más que el año anterior), y mediante el uso de transportes colectivos han conseguido reducir el tráfico, la contaminación y las emisiones de CO2 que provoca el uso individual de vehículos. Esta cifra incluye a los más de 1.600 empleados de Cupertino que van al trabajo en autocares de biodiésel gratuitos. En Cupertino este programa también ha evitado más de 102.500 kg de emisiones de CO2e a la atmósfera, ya que en 2012 sus empleados usaron las estaciones de carga de vehículos y realizaron más de 50.000 trayectos con las bicicletas compartidas de la empresa.

  1. Las emisiones de gases de efecto invernadero se calculan de acuerdo con las directrices y requisitos de las normas ISO 14040 e ISO 14044. Los cálculos incluyen emisiones procedentes de los sistemas de producción, transporte, uso y reciclaje de los productos de Apple, así como las emisiones derivadas de las instalaciones y los desplazamientos de los empleados de Apple. Las emisiones procedentes del uso de los productos reflejan la energía consumida a lo largo de tres años en el caso de los dispositivos móviles, y de cuatro en el de los ordenadores Mac y otros productos vendidos durante el ejercicio fiscal anterior.
  2. El cable de corriente alterna sin PVC está disponible en todos los países excepto en Corea del Sur, India y Tailandia. Se comercializará en estos países en cuanto se obtengan los permisos correspondientes. Todos los países tienen cables internos sin PVC.
  3. Cálculos basados en cuatro años de uso en el caso del Mac y en tres, en los del iPhone, iPod y iPad.
  4. Basado en una bombilla incandescente de 60 W.
  5. Según las categorías de eficiencia energética y los productos incluidos en la base de datos ENERGY STAR de la EPA en enero de 2013.
  6. Basado en la media de eficiencia energética con carga al 25, 50 y 100%.
  7. Apple no cubre la batería fuera de la garantía limitada de un año de Apple. La batería tiene un número limitado de ciclos de carga, y pasado un tiempo puede ser necesario sustituirla en un proveedor de servicios Apple. La autonomía y los ciclos de carga varían en función del uso y de los ajustes. Más información en www.apple.com/es/batteries.