“La línea de tiempo magnético es perfecta para Tsui, porque le permite experimentar con grandes cambios sin tener que preocuparse por perder la sincronización.” — Baiyang Yu, editor

Tsui Hark. Young Detective Dee: Rise of the Sea Dragon

Con más de 30 películas en otros tantos años de carrera, el célebre director chino Tsui Hark suele mirar al pasado para hacer avanzar su obra. Combinando las técnicas cinematográficas más avanzadas de Occidente con géneros tan genuinamente orientales como el wuxia (kung fu y duelos con espada), el cine policíaco o el género fantástico, Hark contribuyó a la Edad de Oro del cine de Hong Kong.

En 2010, Hark utilizó su mágica fórmula para anotarse un gran éxito de crítica y taquilla con Detective Dee y el misterio de la llama fantasma (2010), una potente combinación de wuxia, misterio y comedia protagonizado por una especie de Sherlock Holmes de la dinastía Tang. El largometraje optó incluso al León de Oro del Festival de Venecia y cosechó numerosos premios internacionales, como la tercera plaza en la lista de la revista Time de las mejores películas del año. Animado por el éxito de la película, el director volvió a dar un paso atrás para avanzar con Young Detective Dee: Rise of the Sea Dragon, una esperadísima precuela rodada con cámaras 3D de última generación y editada con Final Cut Pro X.

Un Dee diferente

Antes de dirigir la primera película de la saga Detective Dee, La llama fantasma, Hark pasó más de diez años estudiando la historia de Di Renjie, el personaje real en el que se inspira el Detective Dee de ficción. Los abundantes detalles acumulados en la preparación de la primera película terminaron por poner la semilla de la segunda. «A medida que íbamos leyendo textos sobre Di Renjie, vimos que no era un gran detective, sino un juez», comenta Hark. «Durante el rodaje de la primera película de la saga, hablamos mucho sobre cómo habría sido su experiencia como juez al llegar a Luoyang. Y así fue tomando forma la trama de la nueva película.»

Hark destaca que, a la hora de dar vida a relatos históricos, la imaginación siempre se impone a la investigación. «No es fácil escribir sobre este tema», reflexiona. «Los protagonistas son personajes históricos, pero nuestra trama no está basada en datos históricos. Lo que permite al público apreciar y disfrutar de los detalles y las situaciones es nuestra interpretación de la historia.»

Dirección al detalle

Hark lleva esta interpretación a un nuevo nivel, tanto en la producción como en la postproducción, con un trabajo de rodaje y de edición extremadamente rápido y fluido, pensado para enganchar a los espectadores a la historia. El sello creativo de Tsui Hark puede apreciarse en todos y cada uno de los fotogramas de sus películas.

Baiyang Yu, editor de Hark y asesor de confianza en software y hardware de edición, confirma la implicación directa del director en la edición de la precuela. «A Tsui le gusta montar sus propios proyectos durante el rodaje, por lo que ya conocía muy bien las herramientas», explica Yu. «En las últimas películas habíamos encontrado un buen flujo de trabajo con Final Cut Pro 7. A Tsui le gusta ver el material montado mientras rodamos, lo que implica normalmente mucho trabajo de composición de efectos visuales, gradación de color y reprogramación. Y también implicaba mucho tiempo de espera en las renderizaciones, pero a Tsui no le gusta esperar.»

Cambio de flujo de trabajo

La posibilidad de eliminar el tiempo perdido en renderizaciones ha llevado a muchos cineastas a apostar por Final Cut Pro X. Con muchos años de experiencia como editor en Final Cut Pro, Yu posee también la certificación Apple Certified Trainer (ACT). «Fui el primer ACT de China en obtener la certificación para Final Cut Pro X», afirma. «Empecé a usarlo para editar varios proyectos pequeños y enseguida quedé maravillado con la potencia y la flexibilidad de la aplicación.»

Como el equipo utilizaba la aplicación SGO Mistika para los efectos visuales y la composición, hizo falta una lista de decisiones de edición (EDL) para adaptar las ediciones realizadas con Final Cut Pro. «En ese momento todavía no había salido EDL-X, una aplicación que crea listas EDL para Final Cut Pro X», recuerda Yu. «Así que tuvimos que crear nuestro propio script PHP para convertir el XML de Final Cut Pro a EDL.»

Yu propuso a Hark probar Final Cut Pro X durante la producción de la nueva película. «Le dije a Tsui que con Final Cut Pro X podríamos trabajar con un flujo de trabajo mejor, y decidió darle una oportunidad», explica Yu. «Convertimos el material que estábamos editando a Final Cut Pro X con la aplicación 7toX de Intelligent Assistance, y después lo usamos durante el rodaje. Una semana después, le pregunté a Tsui si le gustaba y si quería seguir adelante con la nueva versión. Dijo que sí y fue entonces cuando dimos el salto definitivo a Final Cut Pro X.»

«Creo que, en lo que a software se refiere, cuanto más fácil de usar sea, mejor», reflexiona Hark. «Me resulta muy complicado utilizar un software para mis películas si tengo que pasar mucho tiempo aprendiendo a usarlo.»

Edición en el set

La precuela se rodó en 5K 3D con cámaras EPIC de RED. En cada toma, el vídeo de la cámara del ojo izquierdo (el vídeo en 3D se graba normalmente con dos cámaras sincronizadas, correspondientes a los ojos izquierdo y derecho) se convirtió a ProRes 1080p y se importó a un evento de Final Cut Pro X.

Durante el rodaje, Hark aprovechó el más mínimo parón para editar directamente en Final Cut Pro X con un MacBook Pro con pantalla Retina. «Además de consultar con el editor, el ayudante de dirección y el productor, enviaba diferentes versiones de la película a varias personas, para saber su opinión», recuerda Hark. «Aunque me conozco al dedillo la película en la que estoy trabajando, la opinión de otras personas siempre es una referencia útil.»

A la hora de editar, Hark y Yu sacaron el máximo partido de las nuevas prestaciones de Final Cut Pro X. «La línea de tiempo magnético es perfecta para Tsui, ya que le permite experimentar con grandes cambios sin tener que preocuparse por perder la sincronización», cuenta Yu. «Y esto me facilita mucho las cosas. Y también me resultó mucho más fácil recortar o sustituir centenares de efectos de sonido y clips de música en la línea de tiempo.»

El nuevo software ayudó a Yu a gestionar el ingente volumen de materiales de una película de esta complejidad. «Las palabras clave y los intervalos favoritos permiten una organización mucho más eficiente y flexible en Final Cut Pro X. Y el Skimmer me vino muy bien para poder moverme por grandes cantidades de metraje fácilmente. Nunca tuve problemas para encontrar el clip que necesitaba.»

Exportación rápida

A medida que el proceso de edición iba avanzando, las líneas de tiempo completadas se exportaban como EDL y se enviaban a SGO Mistika para la composición, los efectos visuales, la gradación del color y el conformado 3D. El audio se enviaba en forma de archivos QuickTime provisionales vía FTP directamente al equipo de producción de sonido y al compositor Kenji Kawai, en Japón. 

«Cada vez que teníamos una versión lista, había que exportar toda la película con diferentes marcas de agua a diferentes proveedores de efectos visuales, al compositor musical, al editor de sonido, a nuestro equipo de marketing y a los distribuidores. Es decir, entre 8 y 10 copias diferentes de la película. En Final Cut Pro 7 este proceso era muy lento y solíamos pasar varias noches en vela en la sala de edición esperando los archivos. Con Final Cut Pro X, se tarda una cuarta parte.»

Hasta el último minuto

Yu cree que Hark continuará editando la precuela hasta poco antes del estreno. «En La espada del dragón hicimos hasta 15 versiones diferentes y, al final, tuvimos que dejarlo cuando el distribuidor nos recordó que la película estaba a punto de estrenarse», recuerda Yu. «Con la precuela, va a pasar lo mismo. La edición no habrá terminado hasta el último momento. Lo cambiamos todo una y otra vez.»

Yu asegura que él y Hark utilizarán Final Cut Pro X en su próxima película, después del estreno de la precuela. «Tengo clarísimo que Final Cut Pro X será mi primera opción», afirma. «El cambio a Final Cut Pro X conllevó modificar nuestro flujo de trabajo y volver a formar al personal, pero el esfuerzo ha valido la pena. Espero que nuestra experiencia ayude a convencer a más editores para que prueben Final Cut Pro X: es una herramienta fantástica.»