Xtrem Productions. Le Mans a toda velocidad

Las 24 horas de Le Mans, prueba disputada cada junio en el corazón de Francia, es la competición de resistencia en activo más antigua del mundo. Al igual que en otras carreras de estas características, Le Mans pone a prueba tanto la velocidad como la resistencia, forzando los límites de pilotos y coches de primer nivel durante 24 horas consecutivas. La exigencia de la carrera, junto con un formato único y enormemente atractivo, llevaron a National Geographic a considerar Le Mans como el principal acontecimiento deportivo del mundo.

En 2013, año del 90.º aniversario de la carrera, la retransmisión en directo de la prueba y los resúmenes de los mejores momentos coparon la programación de los principales canales deportivos, entre ellos la cadena de deportes número uno de Europa. Y por segundo año consecutivo, Xtrem Productions, una importante empresa de postproducción francesa elegida para cubrir la carrera, editó sus programas íntegramente con Final Cut Pro X en ordenadores Mac con conexión Thunderbolt.

Para poder seguir a decenas de coches a gran velocidad a lo largo de cientos de vueltas y miles de kilómetros, Xtrem utilizó las secuencias en tiempo real de 40 cámaras instaladas en el circuito, 11 coches equipados con tres cámaras HD cada uno y un helicóptero con una cámara Cineflex. Además, tres unidades móviles de Xtrem se ocuparon de capturar el metraje para los resúmenes de la carrera, las entrevistas y también metraje alternativo, utilizando cámaras de mano y ocho cámaras GoPro instaladas en coches. A lo largo de la carrera, el equipo de postproducción reunió aproximadamente 80 horas de metraje de las diferentes cámaras.

«En Le Mans no hay tiempo que perder», afirma Sacha Le Coroller, director de Xtrem Productions. «El programa final tiene que estar listo la noche de la carrera. Como en Final Cut Pro X todo es mucho más fácil y rápido, además de hacer más segmentos, también podemos hacer más cosas con ellos. Y nuestros editores pueden dedicar más tiempo a editar, porque no tienen que perder tanto tiempo llevando el control de los materiales, renderizando o exportando.»

Preparando los segmentos

El fin de semana anterior a la carrera, un reducido equipo de periodistas y especialistas en postproducción de Xtrem empezó a trazar las líneas maestras del contenido. Y todos los días, desde un tráiler de postproducción equipado con ordenadores MacBook Pro y Mac mini con Final Cut Pro X en almacenamiento compartido, producían resúmenes de la carrera, entrevistas a pilotos y videorreportajes, a menudo en cuestión de horas.

El productor y periodista Richard Barnes, especialista en deportes de motor desde 1993, lideró un equipo de Xtrem en Le Mans y se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la aventura. «Nuestro equipo trabajaba con cámaras EOS 5D de Canon y FS700 de Sony», explica Barnes. «La agilidad era fundamental, ya que nos movíamos por el paddock y el pit lane, a menudo con monos ignífugos y en medio de un tráfico de locos. El metraje se importaba a un archivo central en la oficina de postproducción, y desde allí cogía lo que necesitaba para montar mis historias.»

Barnes, junto con los demás periodistas y editores, utilizó el metraje obtenido de diferentes fuentes para crear varios reportajes de vídeo. «Cuando cubrimos una carrera, creamos un programa de 52 minutos, que consta básicamente de entrevistas a pilotos y reportajes sobre novedades relacionadas con coches, equipos y tecnologías de competición», explica. «También dedicamos unos 30 minutos a los mejores momentos de la carrera.»

Los plazos no siempre eran los mismos, pero cada segmento tenía que estar listo con la máxima urgencia. «El gran reto es tener el programa definitivo —montado, terminado y con los comentarios en inglés— para el domingo por la noche», explica. «La carrera se disputa entre el sábado por la tarde y el domingo por la tarde, por lo que comprimir los mejores momentos de 24 horas en 30 minutos requiere un gran trabajo de edición. En esta carrera contrarreloj no podemos permitirnos ningún problema con los equipos.»

Ayuda a mano

Para evitar cualquier contratiempo, Barnes y los demás periodistas trabajaron la forma y el contenido de sus segmentos de vídeo utilizando ordenadores MacBook Pro. Este proceso abarca la investigación, la redacción de guiones, la importación de copiones y la selección de clips para las entrevistas y los reportajes.

«Hace ya varios años que uso el MacBook Pro», cuenta Barnes. «Nada más encenderlo ya se pone en marcha, y no tengo que esperar eternamente a que arranque. Y es duro como una roca: puede con todo. Confío en él, y no se me ocurre otra máquina de la que pudiese decir lo mismo.»

Sacha Le Coroller (sentado) y Laurent Masini comentan una edición.
Créditos de la imagen: Noah Sheldon

Leyendo la carrera

El gran momento de la carrera de 2013 fue la batalla bajo una lluvia torrencial entre el Audi Sport Team Joest y el Toyota Racing, una pugna que duró toda la noche y que cayó del lado de Audi. A medida que avanzaba la carrera, Barnes y los demás periodistas fueron adaptando la cobertura. «Tenemos que afinar al máximo en el tiempo del que disponemos», cuenta. «En una carrera, nada puede repetirse y hay muchas circunstancias imprevisibles. Una simple entrevista puede convertirse en una historia totalmente diferente en función de lo que ocurra sobre el asfalto.»

Y para llevar un control de todos estos momentos, Barnes usó un iPad con la app Cut Notes, que permite marcar el metraje y crear listas de los momentos más importantes de la carrera. «Decidir qué hay que dejar fuera de los resúmenes es una de las tareas más difíciles», reflexiona. «Durante la carrera, iba enviando a mi editor listas por correo electrónico, para que pudiera ir empezando a seleccionar imágenes. Antes, teníamos que garabatearlo todo en papel, y encontrar las notas después era una aventura.»

Empezando a editar

Con Final Cut Pro X, Barnes pudo encontrar y utilizar rápidamente los materiales necesarios para crear sus historias: «Lo que me gusta de Final Cut Pro X es que si tienes una secuencia que estás editando, como una entrevista de cinco minutos, es muy fácil elegir las partes del metraje original que quieres usar y luego solo has de arrastrar lo que necesitas a la línea de tiempo.»

Barnes comparte este montaje preliminar con su editor a través de AirDrop o vía Ethernet. Por su parte, el editor importa el XML, vuelve a enlazarlo con el material multimedia común del sistema central y termina la edición. Gracias al reducido peso de los proyectos, el intercambio es extremadamente rápido.

La estructuración previa de los segmentos permitió a Barnes colaborar de una forma mucho más eficiente con los editores para crear unos contenidos realmente atractivos. «Antes tenía que sentarme con un editor y seleccionar el metraje para crear una secuencia. Ahora puedo ver yo mismo el metraje de una entrevista y realizar una primera edición en Final Cut Pro X, señalando las partes que quiero utilizar y las que no. Es mucho más fácil que antes. Y también mucho más eficiente.»

Barnes asegura que la posibilidad de enviar versiones preliminares junto con sus guiones da más tiempo a los editores para optimizar sus ediciones. «Final Cut Pro X da alas a la creatividad de los editores», afirma Barnes. «El resultado final es un producto mucho más interesante, con más valor para las cadenas de televisión y para los espectadores.»

Búsqueda rápida de contenidos

El uso de dispositivos y sistemas de almacenamiento Thunderbolt, junto con las posibilidades de gestión de material de Final Cut Pro, permitió a Xtrem seleccionar las mejores imágenes de la carrera de una forma más eficiente.

Benjamin Montavy, responsable de contenido multimedia, no tuvo problema alguno para procesar metraje de tantas fuentes diferentes. «Lo que más me gusta de Final Cut Pro X es que puedo añadir palabras clave y marcadores para organizar todo el metraje del proyecto. Me ahorra muchísimo tiempo.»

Las colecciones de palabras clave resultaron especialmente útiles para localizar los clips oportunos. «No sé qué haría si tuviese que localizar los clips de coches y pilotos concretos sin usar palabras clave. Agilizan muchísimo nuestro flujo de trabajo», comenta el editor de Xtrem Laurent Masini. «Si alguien nos pide un seguimiento especial del coche 51, basta con seleccionar esa colección de palabras clave y podemos crear un montaje preliminar en un par de segundos.»

Todo unido

Una vez localizadas las fuentes de vídeo que necesitaba, Masini podía montarlas más rápido que nunca. «Final Cut Pro X es mucho mejor que Final Cut Pro 7: nos ayuda a movernos más rápido cuando trabajamos con muchas tomas», afirma.

Masini, que durante la semana de la carrera solía editar dos segmentos al día, también usó Final Cut Pro X para poner orden en el caos de clips. «Final Cut Pro X es superútil cuando tienes mucho metraje», comenta. «Con las tiras de fotogramas es muy fácil moverse y encontrar lo que buscas, aunque tengas miles de archivos.»

«Las funciones también son de gran ayuda, porque muchas veces tenemos que proporcionar diferentes versiones para diferentes mercados internacionales, lo que nos obliga a quitar gráficos y modificar el audio. Con Final Cut Pro X podemos exportar todas estas versiones al mismo tiempo. Y en una carrera contrarreloj como esta, la ventaja es enorme.» — Sacha Le Coroller, director de producción Para procesar los diferentes flujos de vídeo necesarios para montar sus ediciones, Masini recurrió a menudo al modo multicámara: «Me encanta la función multicámara. Utilizamos muchas GoPro y otras cámaras montadas en coches. Poder juntarlo todo en un único clip multicámara con 12 ángulos o más y después editarlo en un momento fue de gran ayuda.»

Masini cree que la velocidad y la eficiencia de Final Cut Pro X se traducen en unas ediciones de mayor calidad. «No tenemos que perder tiempo renderizando ni buscando los materiales», afirma. «Por eso, aunque trabajemos con plazos ajustados, todavía me queda tiempo para pulir la edición, corregir el color y añadir transiciones y efectos.»

Acabado a medida

En lugar de enviar los segmentos editados a un sistema de acabado de gama alta para darles el toque final, Xtrem lo hizo sobre el terreno con la gradación del color y los efectos personalizables de Final Cut Pro X. Y gracias al excelente rendimiento en tiempo real y a la renderización en segundo plano, Xtrem pudo utilizar más efectos y terminar incluso antes con el acabado. «Cuando aplicamos un efecto, lo vemos en tiempo real», cuenta Le Coroller.

Aunque Xtrem produce sus programas más importantes con locución en inglés, también prepara versiones internacionales para canales de televisión que cuentan con sus propios periodistas o comentaristas. Xtrem también encontró una solución eficaz en Final Cut Pro X para estas tareas. «Las funciones también son de gran ayuda, porque muchas veces tenemos que proporcionar diferentes versiones para diferentes mercados internacionales, lo que nos obliga a quitar gráficos y modificar el audio», explica Le Coroller. «Con Final Cut Pro X podemos exportar todas estas versiones al mismo tiempo. Y en una carrera contrarreloj como esta, la ventaja es enorme.»

Liderando la carrera

Le Coroller comenta que gracias a Final Cut Pro X Xtrem puede adaptarse en función de cada evento. Por este motivo, Xtrem va a utilizar el mismo flujo de trabajo con Final Cut Pro X para cubrir otras carreras a lo largo del año, como el resto de la temporada del Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA.

Afirma Le Coroller: «Usaremos Final Cut Pro X, eso está claro. Y la principal razón es la calidad de los resultados. Sabemos que si usamos Final Cut Pro X para crear programas de televisión de alto nivel podemos hacer auténticas maravillas.»