Knut Hake Editor de Danni Lowinski

Desde su estreno en 2010, la serie semanal alemana Danni Lowinski ha arrasado entre los espectadores y ha acumulado varios premios a la mejor serie de televisión y a la mejor comedia. Esta serie rompedora triunfó entre el público nada más estrenarse, hasta convertirse en uno de los programas estrella de la cadena SAT.1. En la serie, la actriz Annette Frier interpreta a Danni, una peluquera que, después de licenciarse en derecho en el turno de noche, no logra encontrar trabajo en un bufete de abogados. Entonces se ve obligada a montar un pequeño puesto en un centro comercial, donde ofrece asesoramiento legal a un euro el minuto.

Phoenix Film, la productora de la serie, se propuso el reto de producir tantos episodios como reclamasen los fans de la serie. Desde el principio, se utilizaron las herramientas de producción y postproducción más avanzadas, como la cámara One de RED y Final Cut Pro. Y al mando de las herramientas estaba la flor y nata de los profesionales del sector, como Knut Hake. Editor independiente de gran prestigio desde 1999, Hake ha editado decenas de programas de TV, películas, anuncios y cortometrajes. En 2004, uno de los episodios que editó del programa de TV Berlin, Berlin le valió un premio Emmy Internacional.

Hake montó con éxito varios capítulos para las dos primeras temporadas de Danni Lowinski usando Final Cut Pro 7. Pero para la 3.ª temporada decidió hacerlo íntegramente con Final Cut Pro X.

Montaje rápido

La transición a Final Cut Pro X resultó sencilla para Hake, usuario de Final Cut desde la primera versión. «Hicimos algunas pruebas con Final Cut Pro X antes de migrar», explica. «Al cabo de un par de días, ya me sentía totalmente cómodo usando las herramientas.»

Hake dice que enseguida se dio cuenta de que usar Final Cut Pro X le permitía trabajar más rápido que con las versiones anteriores o con cualquier otra herramienta de edición. «Tenemos unos plazos de edición muy ajustados, pues los primeros episodios de la temporada ya estaban emitiéndose mientras montábamos», asegura Hake. «La velocidad de edición de Final Cut Pro X fue fantástica. En particular, el recorte fue muy rápido y gran parte podía hacerse sin salir de la herramienta de flecha.»

«Hicimos algunas pruebas con Final Cut Pro X antes de migrar. Al cabo de un par de días, ya me sentía totalmente cómodo usando las herramientas.» Aunque la serie se rueda en un estudio de Colonia, Hake realizó gran parte de la edición desde su despacho en Berlín, utilizando un iMac con la configuración estándar y Final Cut Pro X. Desde allí, creó el montaje preliminar para cada uno de los episodios de la 3.ª temporada, trabajando en archivos ProRes LT transferidos desde los discos duros del estudio de Colonia. «Utilicé ProRes LT porque la resolución es asombrosa», aclara Hake. «A los directores les encanta porque pueden saber qué aspecto tendrá el producto final.»

Además de una edición más rápida, Hake descubrió que las nuevas funciones de Final Cut Pro X permiten contar la historia de forma más directa. «Disfruté usando la línea de tiempo magnético, ya que me permite concentrarme en la narración. Conozco otros métodos de recorte en Final Cut Pro 7 y Avid, pero por suerte han quedado atrás con Final Cut Pro X. Ahora, solo tengo que preocuparme de cómo recortar y el programa se ocupa del resto. Eso es algo que me encantó.»

Edición a placer

Hake también comprobó que era mucho más fácil editar todo un episodio con Final Cut Pro X. 

«También me encanta que ahora pueda editar un episodio entero, algo que era difícil de hacer con otras aplicaciones de edición», comenta. «Normalmente tengo que dividir los episodios en fragmentos de 10 minutos porque así funciona mejor. Pero con Final Cut Pro X, incluso si tenía un fondo de música o una pista de ambiente detrás de una escena, la línea de tiempo magnético lo mantenía todo sincronizado, de modo que pude editar sobre los episodios de 45 minutos de duración. Y todo se mantuvo sincronizado, en todo momento. Fue una verdadera gozada.»

Sonido cristalino

Como los ejecutivos de la cadena y de la productora del programa esperan una imagen y sonido de alta calidad, incluso en los montajes provisionales, Hake utilizó Final Cut Pro X para incluir de una manera rápida y eficiente música y sonido premezclado de alta calidad desde las primeras fases del proceso.

«Es fantástico poder acceder a la biblioteca de iTunes desde la aplicación», afirma Hake. «Es verdaderamente útil. También tengo una biblioteca de sonido, y encontré el modo de acceder a ella arrastrando la carpeta directamente al navegador de música y efectos de sonido.»

Hake también se benefició de algunas de las nuevas prestaciones de audio de Final Cut Pro X, como el retoque automático, el nivelado y los controles de ajuste de ganancia y atenuación para facilitar las transiciones de audio.

Copyright © SAT.1 / Frank Dicks

Narración sin cortes

Cuando terminó el rodaje, Hake se reunió en Colonia con Richard Huber, director de la serie y colaborador habitual, para ayudar con el borrador final. «Monté yo solo cada episodio de 45 minutos de duración durante los ocho días del rodaje y después pasé tres o cuatro días editando con el director», explica.

Huber confirma que Final Cut Pro X ha sido decisivo para ayudarle a cumplir con los exigentes plazos de entrega de la serie. «Está muy optimizado», asegura. «La automatización continua de Final Cut Pro X combina la visualización y la edición, de forma que puedes dedicarte a montar todo el tiempo. Nunca te interrumpe nada. Por eso pudimos dedicar todo el tiempo a evaluar, probar cosas, equivocarnos y encontrar ese ángulo perfecto que quedaba siempre oculto.»

También está seguro de que el proceso de edición se adapta bien al estilo de montaje de Hake: «Con Knut, la narración no termina cuando finaliza el rodaje. Siempre está buscando ese momento de sorpresa en el material. Lee una vez el guión y, después, se deja llevar por las imágenes que aparecen y la emoción que está buscando.»

De la imagen al sonido

Cuando Hake y Huber daban por terminado el montaje final de un episodio, Hake y su ayudante utilizaban la prestación Funciones para organizar el material de cara a la entrega final a la agencia de sonido. También exportaban a XML para transferir el proyecto de Final Cut Pro X a DaVinci Resolve y realizar la gradación cromática y el acabado.

«Le eché un cable a mi ayudante con la exportación a DaVinci y Pro Tools, y todo salió a pedir de boca», dice Hake. «El músico y los chicos de Pro Tools recibían un archivo QuickTime con diálogos y efectos en una pista, y música de composición en una pista separada, además de un archivo AAF. Fue muy fácil gracias a las Funciones, una herramienta extraordinaria para organizar el trabajo.»

Hacia adelante

Antes de regresar para editar la cuarta temporada de Danni Lowinski, Hake piensa adaptar su proceso de montaje con Final Cut Pro X para su siguiente trabajo, Kreutzer kommt, un proyecto televisivo de 90 minutos para el canal alemán PRO7, de nuevo bajo la dirección de Huber. 

«Se trata de una historia muy compleja con muchos personajes», comenta Hake. «Como Final Cut Pro X se centra por completo en la historia, ya tengo ganas de poder concentrarme en la narración sin tener que preocuparme por cómo se hace esto o lo otro. Lo haré sin más.»