@radical.media. Cambio radical

En los casi 20 años transcurridos desde que se fundara en 1993, @radical.media se ha convertido en una de las productoras más importantes y galardonadas del mundo. Es la mayor productora de anuncios publicitarios de Estados Unidos y entre sus clientes se incluyen Nike, Intel y Dos Equis. La empresa también ha creado programas de televisión de éxito, como Iconoclasts (Sundance Channel), proyectos de conciertos para Drake, Arcade Fire, Jay-Z y Britney Spears, así como el documental Paradise Lost 3: Purgatory, nominado a los Oscar 2012, que se estrenó en el Festival de Cine de Sundance y llevó a la liberación de tres presos del corredor de la muerte.

La forma en que trabaja la productora está a la altura de tan distinguida cartera de clientes. Desde sus primeros pasos, @radical.media se hizo famosa por el uso innovador de la tecnología para impulsar las marcas y las visiones artísticas de sus clientes. Una de sus herramientas de referencia es Final Cut Pro, que ocupa un lugar destacado en su avanzado proceso de trabajo con vídeo digital desde hace más de una década. En la última fase de esta evolución, la empresa decidió migrar todas sus instalaciones de postproducción en Nueva York a Final Cut Pro X.

Proceso multiplataforma

«Me encantó el nuevo modelo de edición. Todo me parece más fluido, sencillo y eficiente, y puedo concentrarme más en mi trabajo.» Según Evan Schechtman, director técnico de @radical.media, el cambio vino motivado por una clara necesidad del negocio. «Llevamos más de diez años usando Final Cut Pro y esta nueva versión es tan revolucionaria como la primera», asegura Schechtman. «Como somos una empresa multiplataforma, necesitamos poder contar la historia de un cliente con cualquier sistema. Esto supone poder recibir metraje en cualquier formato para utilizarlo en proyectos que deben reproducirse con la máxima calidad en todas partes. Final Cut Pro X, con un motor de edición nativa muy optimizado, resuelve este problema y nos permite empezar todos los proyectos del mejor modo.»

Debido a la magnitud y alcance de este trabajo, la decisión sobre la reciente migración de la empresa fue uno de los cambios más importantes que podía introducir. @radical.media, que ocupa varias plantas de un gran edificio industrial cerca del distrito Meatpacking de Manhattan, cuenta con una plantilla de más de 150 empleados en todo el mundo, además de cientos de colaboradores especializados. Así que el cambio a Final Cut Pro X exigió una planificación detallada y pruebas minuciosas.

Schechtman señala que la empresa ya ha pasado más del 25 por ciento de sus proyectos actuales a Final Cut Pro X, incluida una importante campaña para Grey Goose Vodka, y nuevos montajes de la película que celebra el 25.º aniversario de Graceland de Paul Simon.

Empezar con buen pie

El paso a Final Cut Pro X ya ha reforzado el proceso de trabajo de principio a fin. Una de sus principales ventajas es la velocidad. Liz Mason, directora general de @radical.media, explica que en el caso de los primeros clientes cuyos proyectos se editaron con Final Cut Pro X, «la velocidad fue lo primero que notaron.»

La agilidad del nuevo proceso se vio incluso antes de que los editores tocaran los archivos. Mientras los ayudantes importaban los archivos maestros desde fuentes tan dispares como cámaras web o cámaras digitales ALEXA de ARRI de gama alta, la nueva función de análisis automático de contenidos de Final Cut Pro X escaneaba los archivos en segundo plano y creaba metadatos que agilizaban mucho la organización inicial. El procesamiento del metraje, con efectos de velocidad, transiciones, conversión de velocidad de fotogramas y renderización, fue mucho más rápido, ya que la aplicación aprovecha al máximo la arquitectura de 64 bits de OS X. Y, gracias al motor de palabras clave y al Skimmer, los ayudantes y los editores pudieron moverse por los contenidos sin problemas y etiquetarlos con palabras clave personalizadas basadas en intervalos.

«Final Cut Pro X nos permite utilizar los distintos tipos de formatos que necesitamos para sacar adelante los trabajos interesantes y sofisticados que hacemos para @radical.media», aclara Mason. «Además, el metraje se procesa tan rápido que nunca tenemos que esperar. Esta es una de las razones por las que decidimos usarlo tan pronto en proyectos reales.»

Randy Main, director técnico de @radical.media, atribuye esta renovada velocidad a una de las grandes virtudes de Final Cut Pro X. «Para organizarnos al principio de un proyecto, una de las operaciones básicas es el etiquetado con metadatos. Con Final Cut Pro X pudimos realizar este proceso a una velocidad mucho mayor que con cualquier otro editor no lineal.» En palabras de Main, «los ayudantes de edición están maravillados, porque nunca habían tenido un juego de herramientas tan completo para hacer su trabajo».

Cy Christiansen edita el anuncio de Grey Goose en Final Cut Pro X.

Montaje a velocidad de vértigo

Schechtman dice que la velocidad inicial se extiende hasta el mismo proceso de montaje: «El mantra de Final Cut Pro X es, según parece, que nada interrumpa el proceso de montaje. Toda la interfaz de usuario se ha optimizado y refleja realmente cuáles son los componentes clave de la edición, lo que permite un aumento exponencial de la velocidad, el rendimiento y la fluidez.»

Grey Goose

Uno de los primeros proyectos de @radical.media que se beneficiaron de las nuevas posibilidades fue un anuncio de Grey Goose rebosante de estilo y energía para el lanzamiento de un nuevo sabor llamado Cherry Noir. «La verdad es que era un proyecto muy importante como para probar software nuevo», afirma Schechtman. «Pero Final Cut Pro X estuvo a la altura.»

El anuncio, producido y dirigido por @radical.media, se rodó en Nueva York usando la cámara ALEXA de ARRI y se grabó en los formatos ARRIRAW y Apple ProRes 4444. El metraje se entregó a @radical.media en discos
G-RAID de G-Technology y se realizó una copia de seguridad en unidades RAID 5 y cinta LTO-5. Después, el material se importó a Final Cut Pro X y se codificó en Apple ProRes Proxy para su edición.

Para las sesiones de edición con el cliente, el editor usó Audiciones para repasar con rapidez distintos efectos en una misma toma. Después de editar el vídeo en Final Cut Pro X, se exportó a DaVinci Resolve y Autodesk Smoke en el Mac para realizar la corrección cromática, añadir efectos y hacer el acabado. El proyecto se convirtió a un archivo AAF usando X2Pro de Marquis para importarlo a Pro Tools de Avid para las mezclas de sonido. El proyecto demostró a @radical.media lo bien que funciona la capacidad de exportación en XML de Final Cut Pro X con el resto de su entorno de postproducción para realizar la corrección cromática y añadir efectos visuales. 

«Es muy importante que las nuevas aplicaciones se integren sin problemas con nuestras herramientas de acabado», explica Main, «y en este sentido Final Cut Pro X fue impecable.»

Schechtman añade: «Fue increíble comprobar que podemos sacar partido de esta herramienta narrativa tan rápida y fluida sin tener que prescindir de las demás herramientas profesionales que nos gusta usar para dar los toques finales a nuestro trabajo.»

Proyectos de documentales

@radical.media está montando también una serie de documentales de largo formato en Final Cut Pro X. Estos proyectos combinan vídeo grabado en cámaras ALEXA de ARRI, 5D Mark II de Canon y PMW-EX3 de Sony con un gran volumen de metraje de archivo en casi cualquier formato, velocidad de fotogramas y tamaño, que los editores montan para producir los vídeos definitivos. «Así es como funciona el mundillo de los documentales», explica Schechtman. «Es un trabajo perfecto para Final Cut Pro X.»

Schechtman señala que el alcance de los proyectos exigió un proceso de edición diferente. «Estos grandes proyectos de estilo realista demuestran verdaderamente cómo distintos editores pueden recurrir al mismo banco de materiales para componer sus narraciones. Tenemos un entorno de almacenamiento compartido con una gran instalación Xsan. Una de las grandes virtudes de Final Cut Pro X es que detecta que tenemos un almacenamiento compartido centralizado y nos permite utilizarlo de un modo nuevo. Como Xsan está integrado en OS X Lion y Lion Server, no tenemos que comprar copias de Xsan para todos los ordenadores. Eso es muy importante para nosotros.»

Entre los editores asignados al proyecto estaba Cy Christiansen, que editó un vídeo usando Final Cut Pro X por primera vez. «Me encantó el nuevo modelo de edición», comenta. «Hay menos distracciones en la interfaz, así que todo me parece más fluido, sencillo y eficiente, y puedo concentrarme más en mi trabajo. La función de recorte está mejor diseñada que antes. Mientras muevo los clips, la línea de tiempo magnético se asegura de que todo siga donde debe estar. Para mí, es algo totalmente nuevo y funciona muy bien.»

Un cambio a seguir

Gracias a los resultados positivos del cambio a Final Cut Pro X, Schechtman está seguro de la nueva dirección que han tomado y no duda en recomendársela a los demás.

«En mi profesión, he visto muy pocos cambios realmente significativos en nuestro trabajo», asegura. «Sin duda, Final Cut Pro X es uno de ellos. Como profesional del sector, incorporar estos cambios me ha beneficiado claramente y creo que todo el mundo debería hacerlo o se quedarán atrás.»