Trim Editing

Un estudio pequeño para grandes clientes.

«A veces le enseño un montaje a un director y cuando termina me pide que haga los cambios que ha ido comentando mientras lo veía. Yo le digo que ya están hechos, y volvemos atrás para comprobarlo. La gente se asombra pero es así: puedo aplicar el cambio antes de terminar la reproducción. Magia.»
Editor Thomas Grove Carter

Desde un espacio creativo abierto en el este de Londres, Trim Editing crea potentes campañas de comunicación para algunas de las marcas más importantes, como Audi, Nike, Adidas, Guiness y Perrier. Su trabajo ha recibido elogios de la crítica, en especial por The Other Side, un ingenioso anuncio interactivo para Honda que ha ganado numerosos premios, entre ellos dos Leones de Cannes y el prestigioso Gold of Golds de Creative Circle. Sus proyectos llegan a todo el mundo, como el famoso anuncio navideño de 2015 para los grandes almacenes John Lewis, con 24 millones de visualizaciones en Internet. Sin embargo, la sede de Trim está a kilómetros de distancia del bullicioso centro empresarial y cinematográfico del Soho. La empresa solo ha necesitado unas cuantas salas de montaje, siete editores y una combinación de hardware y software estándar para liderar el mercado de la edición creativa en poco más de una década.

Los directores más imaginativos recurren a Trim para llevar sus ideas a la pantalla. «En Trim nos volcamos en el trabajo con los directores y en hacerlo lo mejor posible con el mejor director, al margen del presupuesto», señala el editor Thomas Grove Carter. «Si trabajas bien, los encargos rentables acaban llegando.»

Actualmente, Trim recibe encargos rentables, en parte gracias a la flexibilidad de Final Cut Pro X, su software de edición de vídeo favorito. Con esta app, sus editores pueden trabajar estrechamente con los directores y proponerles visiones creativas al instante. La clave es experimentar mucho y no perder el tiempo. En las sesiones con clientes, Final Cut Pro X permite a los editores realizar cambios sobre la marcha mientras se reproduce la línea de tiempo. Esto acelera el proceso y los clientes ven cómo sus ideas llegan a la pantalla en tiempo real.

Dominic Leung comprueba y retoca una edición en su MacBook.

Enfocados en la creatividad.

Trim surgió en 2004 casi por accidente. Los actuales socios Tom Lindsay y Dominic Leung se unieron al fundador Paul Hardcastle, más que nada para compartir un espacio de trabajo de edición de vídeos musicales. «La idea inicial nunca fue crear un estudio de montaje», dice Lindsay. «Se trataba de compartir el alquiler.» Cuando aquel trío tan solicitado se pasó al trabajo comercial de alto nivel, hizo falta una estructura formal de empresa para cubrir las necesidades de clientes más importantes.

La infraestructura técnica de Trim está basada en equipos Apple y sencillos accesorios de terceros. «Hemos evitado los equipos externos de alto precio», explica Leung. «Usamos cosas que puedes encontrar en cualquier sitio.» El hecho de utilizar ordenadores Mac asequibles y potentes que funcionan sin más les permite invertir más tiempo y dinero en las mejores ideas creativas.

El equipo de Trim conoció Final Cut Pro X de la mano del editor Thomas Grove Carter, que había trabajado con Final Cut Studio en la universidad. La introducción de prestaciones nuevas y esenciales en Final Cut Pro X terminó de convencer a Trim para elegir este sistema. «En la versión 10.1, cuando la gestión de archivos cambió [con la inclusión de bibliotecas], fue algo muy grande. Era lógico, tenía todo el sentido del mundo», afirma Lindsay. «Fue algo que abrió las puertas a la edición asequible para muchas empresas pequeñas, como sin duda fue el caso de Trim.»

Thomas Grove Carter y Dominic Leung prueban distintas opciones para un montaje.

En equipo se edita mejor.

A medida que el negocio y los ingresos de Trim han ido creciendo, también ha evolucionado su proceso de edición, lo que les ha permitido trabajar de forma más ágil y productiva. «Tienes una idea y puedes realizarla un 20 por ciento más rápido, y así el proceso creativo es más fluido», comenta Leung.

En lugar de preparar los montajes de antemano y enseñárselos a los directores, los editores de Trim pueden trabajar con ellos en tiempo real, con un nivel de colaboración inusitado. «A veces en la sala de montaje estamos hasta diez personas, o incluso más», apunta Leung. «Para nosotros, la edición es sinónimo de colaboración.» Carter añade que «si alguien sugiere algo, no hay motivo para no probarlo, porque es muy fácil».

Final Cut Pro X agiliza las tareas básicas de organización del contenido y permite a los editores etiquetar, filtrar y encontrar planos concretos mucho más rápido que antes. «Los clientes te mencionan este plano o el otro o el de más allá. Antes de que terminen la frase, ya lo has localizado», señala Leung. Cuando ya tienen un montaje que puede funcionar, el sistema permite a los editores probar otras formas de perfeccionarlo. «Con Final Cut Pro X, el tiempo que me ahorro me da más libertad para experimentar, para entender cómo es el montaje, y cómo puede llegar a ser», explica Carter. «Te da más margen para probar cosas.»

Con el MacBook Pro, el equipo de Trim puede llevarse el trabajo a todas partes.

Editar en cualquier sitio. En cualquier momento.

Con Final Cut Pro X y el MacBook Pro, los editores tienen la flexibilidad de poder trabajar fuera de la oficina. «A veces prefieres parar a las seis o las siete, llevártelo a casa y cenar algo», dice Lindsay. «Y después echas un par de horas más para adelantar un poco el trabajo del día siguiente.» Carter añade: «Editar en casa no me supone ningún inconveniente. Nunca pienso que necesitaría ir a la oficina para hacer algo».

Con otras apps de edición no lineal, los editores tienen que usar varios monitores para trabajar con distintos menús y ventanas. Final Cut Pro X reúne con acierto todas sus funciones en una sola ventana de usuario. «Es más eficaz en un portátil gracias a la interfaz unificada», opina Carter. «La experiencia es idéntica en todos los equipos.» Leung dice que puedes usar Final Cut Pro X en la pantalla de un portátil «sin tener la sensación de perderte gran cosa».

Los editores aprovechan sus desplazamientos para ser más productivos. Leung una vez editó un anuncio mientras volvía de un rodaje. «Monté el primer borrador en el MacBook mientras esperaba tres horas en el aeropuerto. Se lo enseñé al director después de facturar y me pasó sus notas. Lo retoqué en el vuelo a casa. Mientras salían las maletas, envié la primera EDL a postproducción desde el MacBook con la conexión del iPhone.»

Herramientas para un resultado de cine.

Las potentes prestaciones integradas en Final Cut Pro X optimizan muchísimo todo el proceso de edición. La herramienta Skimmer, por ejemplo, permite ver y evaluar el metraje nuevo sin dilación. «Final Cut Pro X te ofrece una forma más rápida de darle otra pasada a los copiones», afirma Lindsay. «Puedes arrastrar hasta la acción y coger la parte que buscas.» Con la función avanzada de palabras clave, los editores pueden marcar los clips según la velocidad de obturador, tipo de plano, contenido y preferencia del cliente, y encuentran todo lo que necesitan a la primera.

Las Colecciones Inteligentes también ayudan a ordenar el metraje. «En lugar de volverme loco para saber qué hicimos el viernes, me hago una Colección Inteligente que me muestre todo el contenido importado ese día», dice Carter. Más adelante, los montajes alternativos se organizan de manera automática en la Colección Inteligente de Proyectos, y así los editores pueden mover cosas a toda velocidad sin miedo a perder nada.

Final Cut Pro X cuenta con una línea de tiempo magnético flexible que ofrece a los editores una forma nueva de estructurar las secuencias. Si estás acostumbrado a trabajar con líneas de tiempo basadas en pistas, al principio cuesta un poco habituarse al diseño y la facilidad de uso. «Hasta que un día, las piezas encajan», dice Lindsay. «A partir de ese momento, volver atrás no tiene mucho sentido.» La línea de tiempo magnético mantiene todos los clips sincronizados conforme el editor acorta o quita planos, simplificando la creación de resúmenes o versiones alternativas.

En Final Cut Pro X, la vista Tira de Fotogramas muestra los clips del evento seleccionado como una serie conectada de miniaturas, y así el editor puede ver todos los planos que van antes y después de un fotograma determinado. «No veo solo un fotograma concreto», explica Lindsay. «Tengo una visión amplia de los copiones y el metraje. Es como si te quitan las anteojeras.»

Los montajes terminados con Final Cut Pro X tienen calidad alta y los editores pueden exportarlos fácilmente. «Tardo lo mismo en llamar por teléfono a un ayudante y decirle qué tiene que sacarme, que en hacerlo yo mismo», comenta Carter. Además, Final Cut Pro X se integra a la perfección en los procesos de trabajo de los estudios mejor equipados. Una potente colección de herramientas ofrece a Trim todo lo necesario para enviar versiones en XML, EDL o AAF de sus proyectos a los principales estudios de postproducción de Londres, como The Mill, MPC y Framestore.

La potencia del Mac Pro y la velocidad de Final Cut Pro X permiten a Trim realizar trabajos complejos en 4K.

Un diseño de sonido sofisticado. Y más sencillo.

La imagen es importante, pero «el sonido es la mitad del trabajo», señala Carter. «Aunque al final todo nuestro trabajo va a tener una buena mezcla de sonido, nosotros tenemos que hacerlo lo mejor posible en los montajes.» Las sofisticadas prestaciones de edición de audio de Final Cut Pro X permiten a Trim crear fondos sonoros muy elaborados. Durante la edición de un anuncio, Lindsay tuvo que mezclar docenas de pistas musicales proporcionadas por el cliente. «Montamos la pista (de audio) y fue algo supercomplejo. Gracias a la velocidad de trabajo de Final Cut Pro X nos pudimos ahorrar varios días.»

Esta agilidad se debe, por ejemplo, a las formas de onda de alta resolución de la app, que permiten localizar puntos específicos y ajustar niveles sin reproducir el audio. «No tienes que estar ahí sentado, escuchando las tres tomas», explica Leung. «Puedes ir directamente a la tercera porque ves dónde está.» La línea de tiempo magnético permite a los editores alargar determinados clips sin perder la sincronización ni eliminar nada. «Estoy tranquilo porque tengo la seguridad de que no voy a sobrescribir el audio y que todo va a seguir bien sincronizado», dice Carter.

Los efectos integrados ayudan a los editores a crear pistas de audio impecables en muy poco tiempo. Los tiradores de fundido ofrecen una forma rápida y muy gráfica de controlar la disolución del audio. Los editores de Trim arrastran hasta la duración perfecta y pueden ver y oír el resultado al instante. La aplicación permite añadir reverb, ecualización y otros efectos sobre la marcha en plena reproducción. Gracias a la compatibilidad con plug-ins de Audio Units, los mejores filtros de Logic Pro X y de otros desarrolladores están disponibles directamente en Final Cut Pro X, incluidas sus interfaces personalizadas. Y con el cambio de tono de alta calidad, los editores pueden estirar un clip de audio para ajustar su duración sin modificar el tono. Cuando la mezcla está terminada, Trim exporta el proyecto al instante en formato Pro Tools con la app X2Pro Audio Convert y lo envía al estudio de masterización correspondiente.

Tatyana Alexandra, Thomas Grove Carter y Dominic Leung dan el último repaso a un spot.

Desde el principio hasta el acabado final.

¿Cuál será el siguiente reto para el talento creativo de Trim? Para empezar, Final Cut Pro les está abriendo las puertas de la postproducción y el sonido, lo que permitirá acortar los plazos y disfrutar de un control creativo aún mayor. «Final Cut Pro X elimina muchas barreras potenciales para el crecimiento. Nos encanta trabajar el sonido y queremos mantener el control de todo el proceso hasta el final.»

El software ofrece a Trim una base firme para una futura expansión, protagonizada por el talento y no por la tecnología. «No estamos planteándonos que tenemos que invertir 14 millones de libras en equipos nuevos», dice Lindsay. «Más bien nos preguntamos quién va a ayudarnos (a crecer). No se trata de tener mejores equipos que los demás. Se trata de contar con las mejores personas.»

«Yo creo que vamos por delante de mucha gente porque no dependemos en exceso de la tecnología o el software. Puedes ir con tu mochila y hacerlo mejor que cualquiera.»
Tom Lindsay, socio de Trim Editing

Proceso de trabajo

Proceso de trabajo en Final Cut Pro X

El contenido se convierte a ProRes 422 antes de su importación. El audio de la fuente secundaria se sincroniza con el metraje principal.

El equipo de Trim Editing organiza y etiqueta el material, elige las tomas, hace un montaje preliminar y realiza el diseño básico del sonido.

Este proceso se va repitiendo para mejorar el montaje con los comentarios que aportan el director o el cliente.

A continuación, los proyectos se envían a estudios especializados en postproducción para la mezcla final del sonido, los efectos visuales y la gradación de color.

El sonido se convierte a AAF con la app de terceros X2Pro y se envía a masterizar en Pro Tools. La mezcla final del sonido vuelve a Trim en forma de plicas, que se reintegran en el proyecto de Final Cut Pro X.

Para los efectos visuales, los proyectos se pueden enviar como EDL, o como FCPXML en el caso de los planos de efectos visuales. Para los EDL, se utiliza la aplicación de terceros EDL-X. Los EDL o XML se utilizan para conformar la edición con el metraje de cámara en alta resolución. Terminado este proceso, los planos se devuelven como archivos QuickTime para su incorporación en el montaje. Este proceso se repite por etapas.

Para el acabado y la gradación de color final, los proyectos se envían como EDL y FCPXML a sistemas como Nuke, Flame y DaVinci Resolve.

Equipos destacados

  • Mac Pro

    Intel Xeon E5 de seis núcleos a 3,5 GHz

    12 GB de RAM

    AMD FirePro D500

  • iMac con pantalla Retina 5K

    Intel Core i7 de cuatro núcleos a 4 GHz

    16 GB de RAM

    AMD Radeon R9 M295X

  • MacBook Pro de 15 pulgadas

    Intel Core i7 de doble núcleo a 2,8 GHz

    16 GB de RAM

    1 TB de almacenamiento

  • MacBook

    Intel Core M de doble núcleo a 1,2 GHz

    8 GB de RAM

    512 GB de almacenamiento