El progreso es bello.

Siempre hemos pensado el iPhone mirando más allá, y el iPhone Ss es el ejemplo perfecto. Su arquitectura móvil de 64 bits, el sensor de identidad por huella dactilar y el flash de doble LED en un smartphone son vanguardia pura. Son prestaciones al servicio de la gente, no al revés. Y son la prueba de que, en el mundo real, la innovación inteligente se impone a la tecnología deslumbrante y hueca. Eso es progreso. Algo maravillosamente bello.

Abriendo camino con cada paso.

El iPhone 5 marcó un hito. Nuestros ingenieros consiguieron que tecnologías nunca vistas cupieran en un espacio de apenas 0,76 centímetros de grosor y 112 gramos de peso. Una auténtica proeza que nos obligó a diseñar o rediseñar muchos de los componentes. El resultado fue un smartphone que impresionó al mundo entero, tanto por su aspecto como por su rendimiento. Los avances del iPhone 5 fueron el punto de partida perfecto para el iPhone 5s. El desafío era enorme, pero finalmente hemos conseguido integrar aún más tecnología en exactamente el mismo diseño. Ni un gramo de más. Ni un milímetro de más.

0,76
Grosor (cm)
112
Peso (g)

Inspirado en un diseño único. Tu huella.

El primer iPhone demostró al mundo que la forma más natural de interactuar con un smartphone era tocándolo. Tocar para escuchar una canción. Tocar para navegar por Internet. Tocar para hacer una foto. Todo empezó con un concepto muy sencillo, tu dedo. Ahora hemos llevado esa idea hasta su conclusión lógica con Touch ID, el sensor de identidad por huella dactilar. Tu huella es la contraseña perfecta porque siempre la llevas encima y nadie puede adivinarla. Además, tu teléfono debería ser capaz de reconocerte y aprender de ti, en lugar de obligarte a recordar contraseñas para usarlo. Sabíamos que el mejor sitio para poner un sensor sería donde siempre tocas el iPhone: en el botón de inicio. Pero, ¿cómo conseguir que cupiera toda la tecnología que necesitan este tipo de sensores en un espacio tan increíblemente pequeño?

Para resolver el problema, un equipo de expertos en biométrica y hardware tuvieron que replantearse el funcionamiento de la tecnología de sensores y rediseñar de arriba abajo el botón de inicio. La superficie del nuevo botón, realizada en cristal de zafiro cortado con láser, envía la imagen de tu huella a un sensor capacitativo táctil. Este sensor lee incluso por debajo de las capas exteriores de la piel para conseguir una impresión detallada. El anillo de acero inoxidable que rodea el botón detecta tu dedo, activa el sensor y mejora la relación señal/ruido. Después, el software escanea los surcos de tu huella, comprueba el resultado y desbloquea el teléfono. Se trata de una tecnología tan avanzada que ni te das cuenta de que la estás usando. Es como si no existiera. De lo único de lo que te das cuenta es de que desbloquear tu iPhone no puede ser más sencillo.

Cristal de zafiro cortado con láser

Anillo de detección de acero inoxidable

Sensor capacitivo de un solo toque

Botón táctil

 Mejorar el rendimiento sin perder autonomía. ¿A que parece imposible?

Más velocidad y gráficos más fluidos y con más vida. Este es siempre el objetivo a la hora de crear un nuevo chip. Sin embargo, nosotros creemos que el rendimiento nunca debería aumentar a costa de la eficiencia. Por eso, cuando desarrollamos un iPhone, nunca sacrificamos autonomía por velocidad. Y precisamente por eso hemos creado un nuevo procesador y un nuevo coprocesador a medida para el iPhone 5s. Son el A7 y el M7.

El A7 es el primer chip para smartphone con arquitectura de 64 bits. El paso a los 64 bits ha estado años gestándose, y finalmente lo hemos dado porque queríamos poner toda la potencia de procesamiento de un ordenador de mesa en la palma de tu mano. Solo imaginar lo que la gente será capaz de hacer con ella justifica el esfuerzo. Si el iPhone 5s es la bomba, es gracias al chip A7. El rendimiento gráfico y de la CPU es hasta el doble de rápido que en la generación anterior. Además, incluye un nuevo procesador de señal de imagen y funciona con OpenGL ES 3.0 para permitir efectos visuales que hasta ahora solo eran posibles en ordenadores y consolas de videojuegos. Con todo, y a pesar de tantas mejoras en el rendimiento, el A7 hace un uso ultraeficiente de la energía.

El nuevo coprocesador M7 ha sido diseñado para que el iPhone 5s sea aún más eficiente. Reduce la carga de trabajo del chip A7 recopilando los datos de movimiento del acelerómetro, giroscopio y brújula. Así las apps pueden utilizar esos datos sin tirar constantemente del chip A7. Y como el M7 está diseñado para una tarea específica, consume mucho menos. Todo son buenas noticias para tu batería.

Hasta 40 x
más velocidad de CPU que en el primer iPhone
Hasta 56 x
más velocidad de GPU que en el primer iPhone

La cámara preferida en todo el mundo no era un mal punto de partida.

Uno no se da cuenta de lo imprescindible que llega a ser la cámara de su smartphone hasta que se pone a pensar en las cosas de las que es capaz. Cosas como hacer fotos espectaculares, en un suspiro y en cualquier situación. O como tener todo tipo de prestaciones y a la vez ser facilísima de usar. O también estar en un dispositivo tan manejable como para poder tenerlo siempre a mano. La cámara iSight cumple con todo esto. Por algo es la cámara más popular del mundo, y por eso cada día la usa más gente. Pero aún así no estábamos satisfechos. Para mejorarla había dos caminos. Uno era añadir más megapíxeles para salir al mercado con una cifra de lo más resultona. El otro, mantener los 8 megapíxeles pero con un sensor más grande y de ultimísima generación.

Un sensor más grande nos permitía dar cabida a píxeles de mayor tamaño. Porque el secreto de una gran foto no está en el número de píxeles, sino en su tamaño. Por eso el iPhone 5s tiene un sensor de 8 Mpx totalmente nuevo, un 15% más grande y con píxeles de 1,5 micrones. A esto se suma la mayor apertura de ƒ/2,2, que aumenta la sensibilidad a la luz un 33%. Más luz se traduce en imágenes mejores, más brillantes y con colores más precisos. Además el nuevo flash True Tone es lo bastante inteligente como para saber exactamente cuánta luz necesita tu foto. Y ahora te preguntarás, ¿por qué hemos añadido todas estas prestaciones a una cámara que ya se salía del mapa? Pues porque es más efectivo enseñar al iPhone a hacer fotos extraordinarias que dar cursos de fotografía a millones de usuarios.

15%
Sensor de imágenes más grande
f/2,2
Apertura de mayor tamaño
33%
Mayor sensibilidad a la luz

La cámara iSight del iPhone 5s es mejor que nunca. Por muchas razones.

Más información sobre sus nuevas prestaciones y mejoras

Con iOS 7 el reto era llevar lo conocido a un nivel desconocido.

Otra de las cosas que nos planteamos al diseñar iOS 7 fue en qué dispositivos iba a utilizarse. Sabíamos que el iPhone 5s incorporaría el chip A7 y arquitectura de 64 bits, así que lo diseñamos para aprovechar al máximo todas sus ventajas. Al mismo tiempo partíamos de un sistema operativo conocido y con el que mucha gente ya se sentía cómoda. El objetivo era hacerlo aún más fácil de usar. Más útil. Más intuitivo.

iOS 7 es un ejemplo de sencillez. Hemos diseñado la interfaz para que tenga el menor protagonismo posible. Hemos eliminado todo lo que no sumaba para centrarnos en lo verdaderamente importante: tu contenido. Las capas y las transparencias crean sensación de profundidad y aportan contexto. Y las animaciones y movimientos son más atractivos que nunca. El resultado es una experiencia mejor, más inteligente y más apetecible. El iPhone 5s es la culminación de mirar más allá. Y el nuevo iOS 7 tiene mucha culpa de ello.

Detrás de estas fundas de colores hay mucha materia gris.

Nunca imaginamos la funda iPhone 5s Case como un simple accesorio, sino como una auténtica prolongación del teléfono y de su diseño. Esa es la razón por la que hemos invertido en ella tanta pasión y tanta meticulosidad. La funda está fabricada con piel de primerísima calidad y se adapta a los botones y a los bordes biselados como ninguna otra que hayas visto. Por eso el iPhone 5s es tan fino y elegante con la funda como sin ella.

Una pieza única de piel envuelve la estructura mediante un proceso que combina la artesanía con la precisión industrial. El resultado es un diseño en el que cada detalle ha sido pensado a conciencia. Y eso salta a la vista, y al tacto. El interior de microfibra protege el iPhone, el exterior le da una nota de color y de personalidad, y el tinte rico en pigmentos lo hace más resistente al uso. Puedes elegir entre seis colores. Su elegancia no entiende del paso del tiempo.