El iPhone en la empresa

graypants

«Llevo el iPhone en el bolsillo, y es todo lo que necesito.
Salgo sin más. Me libera de la carga y el estrés de planificarlo todo con antelación.»

Seth Grizzle, cofundador y arquitecto

Arte y negocio, de la mano con el iPhone.

Cuando unos arquitectos jóvenes se reúnen para abrir un estudio de diseño, los resultados pueden ser eléctricos. Eso es lo que pasó en graypants, un estudio de diseño de Seattle fundado por los amigos Seth Grizzle y Jonathan Junker. El primer producto comercializado por esta empresa fueron unas impactantes lámparas hechas a mano con cajas de cartón.

«Estamos encontrando nuevas formas de usar material desechado», comenta Grizzle. «De darle una vida nueva, un nuevo aliento, y hacer que sea hermoso.»

En realidad están haciendo mucho más. Con sus lámparas, sillas y mesas, Grizzle se está sumergiendo en un nuevo tipo de diseño hiperresponsable, empleando materiales a los que da un uso nuevo para crear objetos que se integran a la perfección en las vidas de las personas que los utilizan.

Y para hacer realidad su visión —artística, medioambiental y comercial—, los fundadores de graypants querían emplear la mejor tecnología que pudiesen encontrar. Y aquí es donde aparece el iPhone.

La historia de graypants

Para Grizzle, el iPhone es como un maletín de bolsillo. «Cuando estoy en la calle, o en una feria o un congreso, y alguien me pregunta a qué me dedico, saco mi iPhone y le enseño mi trabajo, mostrándole fotos de nuestras lámparas», comenta.

Puede hacer lo mismo con un distribuidor o un proveedor potencial. «En la Feria Internacional de Mobiliario Contemporáneo de Nueva York, podemos contar una historia solo con el iPhone. Podemos hacer una minipresentación para cualquier persona con la que hablemos ese día.»

Grizzle también puede hacer presentaciones normales, con Keynote en su MacBook y la app Keynote Remote en el iPhone. «Puedo pasar las diapositivas desde el iPhone, sin la obligación de concentrarme en el contenido mostrado a mis espaldas. Me da la libertad de hablar mientras pasan las imágenes.»

Contenido de bolsillo

Como le permite navegar en cualquier sitio, a Grizzle le encanta viajar con el iPhone. «Puedo llegar a una ciudad, descargar en el iPhone al instante el mapa del metro y de la ciudad y saber cómo moverme.»

Eso significa que Grizzle ya no necesita planificar nada con antelación. «No tengo que hacer ningún preparativo ni dedicar horas para planificar el viaje. Salgo sin más. Así que con el iPhone en el bolsillo, gano tiempo. Literalmente.»

También valora que el iPhone sea tan pequeño y fácil de usar. «Hace poco estuve de viaje con un bolso y una bolsa enorme llena de lámparas», explica. «Sacar un mapa habría sido imposible. Por eso fue fantástico tener una mano libre para sacar el iPhone, pasar un dedo, desbloquearlo y navegar.»

Además, con el iPhone, Grizzle puede acceder a cualquier contenido de graypants en todo momento. «El iPhone me permite estar en cualquier lugar de cualquier ciudad y seguir conectado a mi contenido», afirma. «Mis fotos, mi sitio web, mi material de marketing. No se trata del teléfono en sí. Lo importante es mi contenido. Y lo llevo en el bolsillo.»

Apps en casa


«Casi todo lo que hago es más fácil en el iPhone. Las funciones básicas del iPhone son estupendas para empezar. Y las apps añaden muchas cosas más.»


De vuelta a Seattle, han llenado el iPhone de apps, empezando por Zipcar, el servicio de coches bajo demanda. «Saco el iPhone, hago una reserva, recojo el coche y lo cargo con cartón», comenta Grizzle. «Y si la reunión se alarga, saco el iPhone y amplío la reserva.»

A lo largo del día, Grizzle, Junker y Gentry siguen en contacto a través de MobileMe en el iPhone. «Tenemos sincronizados los contactos y los calendarios», señala Junker. «Así que contamos con que los datos son siempre idénticos en cada sitio.»

También suben imágenes a galerías compartidas de MobileMe. «Cuando estamos trabajando en un proyecto, cualquier imagen que surja o cualquier foto que hagamos la subimos a esa galería al instante, y todos estamos al tanto», comenta Junker. «Es una forma estupenda de inspirarnos entre nosotros y abrir el grifo de las ideas nuevas.»

Esas galerías de imágenes también ayudan a Junker a atender peticiones de la prensa sobre la marcha. «Siempre intentamos entregar archivos muy grandes, de resolución altísima, cosa que puedo hacer con el iPhone y la app iDisk», comenta. «Puedo abrir una carpeta entera de imágenes en alta resolución y compartir al momento un enlace con cualquiera.»

Las apps para hacer bocetos han tenido un papel clave en las colaboraciones creativas de graypants. «Los tres somos muy de hacer bocetos en servilletas», señala Junker. «Pero el iPhone nos permite hacer un boceto, sacarle una foto, enviarlo por correo electrónico y guardarlo. El destinatario lo abre en Sketchbook o Brushes, traza cuatro líneas encima y lo devuelve por email. Ha sido muy útil para intercambiar ideas.»

Optimización de redes sociales

A Jon Gentry le encantan las apps de redes sociales disponibles en el iPhone. «Uso TweetDeck, que envía contenido a nuestras cuentas de Facebook y Twitter desde un mismo lugar», comenta. Y usa BlogPress para llevar el blog de graypants. «En cualquier momento del día subimos todo tipo de fotos o imágenes que nos inspiran, desde cualquier lugar del mundo.»

De hecho, a la hora de moderar los comentarios del blog de graypants, Gentry prefiere ante todo usar el iPhone. «La app WordPress tiene una herramienta de moderación de comentarios que me permite repasarlos conforme llegan en tiempo real, aprobarlos, borrarlos o marcarlos como mensajes basura», comenta. «Y eso me evita el engorro de tener que conectarme a un ordenador. Se tarda menos. Con un iPhone es más fácil, sin más.»

Gentry incluso puede usar el iPhone para cambiar el contenido del sitio web de graypants. «Entro con la app WordPress», señala. «Es facilísimo. Puedo destacar distintos proyectos en nuestra página de inicio, yo qué sé... en el autobús.»

Arte y comercio, unidos para siempre

En graypants, Jonathan Junker se ocupa de las relaciones públicas y las ventas. Y para él, Bento es una app indispensable. «Nos permite consultar cualquier base de datos que se tercie, ya sea de clientes potenciales o de ventas realizadas», comenta. «Puedo sacar el iPhone, desplazarme por la pantalla y ver cuándo compró su lámpara un cliente. Si me llega un email, tengo su historial de pedidos al alcance de la mano.»

Otra app, llamada Analytics, permite a Junker hacer un seguimiento del sitio web y la tienda online de graypants. «Puedo ver de dónde vienen nuestros visitantes, qué partes del sitio ven y cuáles dejan de ver. Y eso me permite seleccionar a quién dirigimos nuestro marketing y cómo montamos nuestro sitio.»

Todo esto ha ayudado a graypants a fusionar el arte con el comercio, y a rentabilizar su creatividad. «El iPhone nos permite ver graypants desde el punto de vista de un artista, además de como un negocio que necesita ser gestionado adecuadamente, y fusionar las dos cosas», señala Junker.

«El iPhone ofrece un nivel de multitarea nada pesado. De hecho, se disfruta. Y eso es bueno para nuestra cuenta de resultados.»

«El iPhone ha cambiado mi concepto de teléfono», añade Grizzle. «No es un teléfono. Es más que un teléfono.»

Ficha de la empresa

  • 3 empleados
  • Seattle (Washington)
  • www.graypants.com
  • Todas las lámparas de graypants están hechas a mano, así que no hay dos iguales. Hacer cada lámpara lleva entre dos y cuatro horas.

Que suene la música

«Para mí, una de las mejores cosas del iPhone es el iPod», comenta Jonathan Junker. «Creo que no podría vivir sin el iPod de mi iPhone. Hasta que tuve un iPhone, me espantaba tener varios dispositivos. Y he aquí un dispositivo, siempre en mi bolsillo, que puede hacer todas estas cosas maravillosas —llevar un negocio— y además me permite escuchar mis canciones favoritas. Y eso sin dejar de hacer toda la multitarea que ofrece.»

DJ iPhone

Al equipo de graypants le gusta organizar fiestas en el moderno espacio que usan para vivir y trabajar en Seattle. Y en ellas participa el iPhone. «Una de las fantásticas apps del iPhone que nos ha encandilado es Remote», comenta Jon Gentry. «Tenemos altavoces en los tres dormitorios y en el salón, enlazados inalámbricamente. Con el iPhone, podemos pinchar música desde cualquier lugar del estudio. Podemos estar en el porche, con la gente, o dentro del estudio, y seguir pinchando música o pidiendo canciones.»

Más perfiles