El iPhone en la empresa

Klemchuk Kubasta

«Una parte de nuestro modelo de negocio consiste en ser una alternativa a los grandes bufetes. Para conseguirlo,
ofrecemos un nivel de servicio notablemente superior. El iPhone nos permite responder con rapidez y cumplir ese objetivo.»

Un paso por delante en servicios jurídicos de propiedad intelectual con el iPhone.

Darin Klemchuk y Kelly Kubasta se han propuesto destacar en el acelerado, competitivo y supertécnico mundo de los servicios jurídicos de propiedad intelectual. En su joven bufete de Dallas, han lanzado lo que ellos llaman un servicio al cliente de «guante blanco». Y lo hacen con el iPhone.

«Tenemos una norma inquebrantable: cuando un cliente se pone en contacto con el bufete, le respondemos en el mismo día», comenta Klemchuk. «Y el iPhone nos permite cumplir ese nivel de servicio aunque no estemos en la oficina.»

«Una parte de nuestro modelo de negocio consiste en ser una alternativa a los grandes bufetes», explica Kubasta. Y con la conectividad constante que da el iPhone, además de un gran número de apps jurídicas y empresariales que dan ventaja al bufete sobre la competencia, eso es precisamente lo que Klemchuk Kubasta LLP está consiguiendo.

Siempre disponibles

«Los clientes quieren que sus abogados tengan capacidad de respuesta», comenta Klemchuk. «Y los abogados que no la tienen están en desventaja.» Klemchuk y Kubasta, en cambio, tienen la ventaja del iPhone.

«El correo electrónico es importantísimo para nosotros», señala Klemchuk. «Nos llegan emails a todas horas, cada día de la semana. Y ser capaces de responder al momento es absolutamente vital para nuestro despacho.»

«Con el iPhone, nunca uso la respuesta automática "no estoy en la oficina"», añade Kubasta. «Porque siempre tengo acceso.» Y siempre significa siempre. Kubasta responde habitualmente a correos de clientes de Asia a las 11 o 12 de la noche. «Así no perdemos un día», comenta.

Para buscar en sus más de 1.300 contactos, Klemchuk usa la prestación Spotlight del iPhone 3GS, lo que le permite buscar en todo el teléfono. «Si necesito encontrar a alguien que puede estar relacionado con una empresa, o con un bufete rival, hago una búsqueda», comenta. «Y así tengo sus datos de contacto, además de los emails o notas que he escrito y asociado con ese contacto. Esto me permite reaccionar rápidamente, sobre la marcha.»

El caso es lo primero

Con el iPhone, los abogados de Klemchuk Kubasta LLP están siempre en contacto con sus clientes, y también con los juzgados. Por ejemplo, con el sistema electrónico de expedientes judiciales (ECF), es decir, la herramienta online de los juzgados federales estadounidenses que los abogados usan para presentar alegaciones y recibir mandatos de los jueces. Con el iPhone a mano, Klemchuk y Kubasta pueden presentar sus alegaciones hasta literalmente las 11:59 de la noche, en respuesta a peticiones de última hora de sus clientes o a movimientos del bufete rival. Y si el juez introduce un mandato, también están al tanto.

«Recibimos avisos por correo electrónico del juzgado que nos dicen si la otra parte ha presentado una alegación o si el juez ha emitido un mandato», señala Kubasta. «Recibimos el email en el iPhone, y podemos hacer clic en el enlace para acceder con Safari al sistema ECF y abrir el documento en cuestión en su formato nativo. Así sabemos al momento cualquier novedad sobre nuestro caso. No tiene precio.»

«Una app llamada Patents me permite introducir un número de patente de Estados Unidos, y el iPhone me muestra automáticamente su texto, el resumen, la portada o los datos.»

Apps en el juzgado

Klemchuk y Kubasta también usan apps jurídicas. Utilizan apps de referencia de Derecho estadounidense como Federal Rules of Civil Procedure, Manual of Patent Examining Procedure y Title XVII, que es la ley de derechos de autor. Y una app llamada Patents les permite consultar cualquier patente registrada en Estados Unidos.

«Introduzco un número de patente de Estados Unidos», explica Kubasta, «y obtengo automáticamente su texto, el resumen, la portada o los datos. Así, si estoy con un cliente y me pregunta sobre una patente mencionada en contra de su invento, puedo responder de inmediato.»

Darin Klemchuk lleva el iPhone al juzgado, donde usa la app Keynote Remote, que convierte el iPhone en un mando a distancia. «Uso presentaciones de Keynote en el juzgado para resumir las pruebas o mostrar documentos para apoyar mi alegato o para que los examine un testigo», comenta. «Así que uso la aplicación Keynote Remote para consultar mis notas, ver la siguiente diapositiva antes de mostrarla y controlar el pase de las diapositivas.»

Para Kelly Kubasta la aplicación mSecure es muy importante. Se trata de un gestor de contraseñas que salvaguarda todas sus claves y datos de acceso. «Cada juzgado federal en el que ejerces tiene sus propios datos de acceso al sistema ECF», señala. «Así que es extremadamente difícil recordar todas esas contraseñas sin un ayudante que te acompañe todo el día. Uso mSecure para mantener esas contraseñas en secreto.»

Una app hecha en casa

El sello de marca de «guante blanco» de Klemchuk Kubasta ha estrenado recientemente una app interna para el iPhone: una herramienta de marketing y comunicación que permite a los clientes ponerse en contacto con el bufete con un solo toque. En su versión actual (que se ampliará en breve), la app es una sencilla pantalla con iconos que permiten al cliente llamar, enviar un correo electrónico a Klemchuk Kubasta o visitar su sitio web con un simple toque.

La app de Klemchuk Kubasta no fue desarrollada por un ingeniero, sino por una abogada del bufete que nunca había creado ninguna app ni otro tipo de software. Lo hizo con un programa de desarrollo de apps que cuesta 140 $, y tardó menos de tres horas.

La app, una herramienta muy importante para ellos, atrae tráfico al sitio web de Klemchuk Kubasta, que ofrece gran cantidad de contenido. Aún más, les ha diferenciado. «No sé de ninguno de nuestros competidores que tenga una app propia para el iPhone que dar a los clientes», comenta Klemchuk. «Así que es otra forma de diferenciarnos.»

Empleados felices

Casi todos los empleados de Klemchuk Kubasta LLP tienen un iPhone, y eso ha ayudado mucho en la contratación. «Queremos crear el mejor sitio de trabajo para los mejores», señala Klemchuk, «y el iPhone ha sido todo un plus. Creo que, en general, a los profesionales del Derecho simplemente les gusta trabajar con el iPhone.»

Klemchuk es uno de ellos. «Enciendes el iPhone y funciona sin más. En cuestión de minutos todo está listo y no necesitas un manual. Así que no tenemos que enseñar a los empleados a usarlo. Incluso pueden ocuparse del mantenimiento, sin importar sus conocimientos técnicos.»

Navegador para aparcamientos

Una de las apps favoritas de Darin Klemchuk es G-Park, que le ayuda a encontrar el coche en los aparcamientos. «Imagínate en el garaje a las 11 de la noche, de traje, cargando con la maleta y a 35 grados», comenta. «Andas por aquí, andas por allá, y empiezas a sudar a mares. Esta aplicación es genial, porque te dice dónde está el coche.» ¿Cómo? Cuando aparca, Klemchuk toca G-Park, que hace una foto del coche y registra su ubicación con el GPS. «Básicamente», comenta Klemchuk, «vuelves sobre tus pasos con el GPS.»

Retransmisión deportiva, cortesía del iPhone

Darin Klemchuk es un gran aficionado al fútbol americano. Gracias al iPhone y una app de la ESPN, nunca se pierde un partido. «Estaban jugando los USC Trojans contra Washington, y yo estaba cenando en un restaurante en Dallas», comenta, «y no quisieron poner el partido. Así que lo vi entero con iCast en Safari, y pude ver cómo Washington ganaba en el último suspiro.» Hace poco hizo lo mismo en otro local en el que las siete televisiones sintonizaban el partido entre Alabama y Florida. «Vi el partido Washington - California en Gamecast a través de la ESPN.»

Ficha de la empresa

  • 16 empleados
  • Dallas (Texas)
  • www.kk-llp.com
  • La sección Law & Politics de la revista Texas Monthly ha dado un reconocimiento a varios abogados de Klemchuk Kubasta LLP. Los socios Kelly Kubasta (2010) y Jim Chester (2008-09) han sido nombrados «Estrellas Emergentes», y Klemchuk ha sido designado «Superabogado» en 2008-2010. Dos empleados más también han sido nombrados «Estrellas Emergentes».

Más perfiles