Mac App Store. Miles de apps. Una forma sencillísima de conseguirlas.

Con el Mac App Store integrado en OS X, no puede ser más sencillo hacerte con las apps que quieras. Se acabaron las cajas, los discos y las instalaciones interminables.
Ahora las apps se descargan e instalan en tu Mac con un simple clic. Así de fácil.

Todo tipo de apps para tu Mac, directamente desde tu Mac.

El Mac App Store es para tu Mac lo mismo que el App Store para el iPhone, iPod touch o iPad. Por eso encontrar y descargar apps para el Mac es tan fácil como añadir tus revistas favoritas al iPad o un juego nuevo al iPod touch. Puedes explorarlas por categoría —juegos, productividad, música y muchas más— o buscar directamente una app en concreto. Lee las descripciones de los desarrolladores y reseñas de otros usuarios, recorre las apps por imágenes y, cuando encuentres la que te gusta, haz clic para comprarla. El Mac App Store tiene apps para cualquier cosa que se te ocurra… y más. Estas son algunas de nuestras favoritas.

Instalar cualquier app es pan comido.

El Mac App Store supone una revolución en la forma de instalar aplicaciones: basta un solo paso. Utiliza la misma contraseña de iTunes que usas para comprar apps o música en el Mac, iPad, iPhone o iPod touch, y en segundos tendrás tus apps listas en el Launchpad. Así puedes dedicar más tiempo a disfrutarlas y menos a instalarlas.

Mantén actualizadas tus apps.

Como los desarrolladores mejoran las apps constantemente, el Mac App Store toma nota de qué apps tienes y te avisa cuando hay versiones nuevas, incluso de las actualizaciones de software de OS X. Actualízalas de una en una o todas a la vez. Incluso puedes hacer que tus apps se actualicen automáticamente para no quedarte nunca atrás con ninguna de ellas.

La app que necesitas. Cuando la necesitas.

¿No puedes abrir un archivo que has descargado o que te han enviado por correo? OS X busca en el Mac App Store la app necesaria para abrirlo. Compra en un momento lo que te haga falta y vuelve a lo que estabas haciendo.

Compra, descarga y vuelve a descargar.

Puedes instalar apps en cualquier equipo Mac autorizado e incluso volver a descargarlas. Esto te vendrá que ni pintado cuando te compres un Mac nuevo y quieras volver a llenarlo con las apps que tenías antes.