Responsabilidad

No basta con fijar normas estrictas. Hay que trabajar cada día para garantizar que se cumplan.

Un auditor de Apple visita una fábrica en Suzhóu (China), acompañado de profesionales externos locales.

Nuestro Código de Conducta para Proveedores es uno de los más estrictos del sector. Realizamos auditorías presenciales periódicas de la cadena de suministro para supervisar las condiciones laborales en las instalaciones de nuestros proveedores. Las auditorías son imprescindibles para nuestro trabajo, pero solo son el punto de partida.

Responsabilidad: datos destacados del informe de 2015

633 auditorías a más de 1,6 millones de trabajadores en 2014.

Auditorías a proveedores en 19 países en 2014.

Llamadas a 30.000 trabajadores en 2014 para comprobar que sus derechos se estaban respetando.

Una empleada de Apple comenta la normativa laboral vigente con un equipo de auditores externos en una fábrica de Jundiaí (Brasil).

Donde están los proveedores, estamos también nosotros.

Para lograr un cambio efectivo en nuestra cadena de suministro es fundamental conocer de primera mano lo que pasa en las instalaciones de nuestros proveedores. De ahí que no nos limitemos a subcontratar auditorías y a leer las conclusiones desde nuestros despachos de Cupertino. Preferimos colaborar estrechamente con nuestros proveedores del mundo entero y visitar de forma periódica sus instalaciones para evaluar sus progresos. Y cuando detectamos un problema, trabajamos con ellos para resolverlo.

Auditorías de Apple desde 2007

39
69
83
97
106
123
173
210
39
83
102
127
188
298
451
633

Un vistazo a nuestras auditorías.

Paso 1.

Preparación. Todas las fábricas nuevas deben seguir nuestro Código y nuestros Estándares, y aceptar ser auditadas. La prioridad de las auditorías depende del riesgo geográfico, los resultados de inspecciones anteriores, el riesgo relacionado con materias primas y los gastos previstos. También se tienen en cuenta las inquietudes planteadas por los equipos internos, partes interesadas externas, las ONG y otras fuentes.

Paso 2.

Auditoría in situ. Un auditor de Apple dirige cada auditoría in situ, ayudado por expertos y profesionales externos locales que han recibido formación para aplicar nuestros protocolos de auditoría. Juntos analizamos cientos de nóminas, entrevistamos a trabajadores, evaluamos las condiciones de seguridad e higiene de las instalaciones e inspeccionamos las condiciones medioambientales dentro y fuera de las fábricas.

Paso 3.

Medidas correctivas. Los proveedores deben subsanar cualquier infracción. Les damos un plazo de dos semanas desde que termina la auditoría para presentar un Plan de Acciones Correctivas en el que determinen las medidas apropiadas. Las infracciones graves afectan negativamente a la relación comercial de los proveedores con Apple, e incluso pueden ocasionar la rescisión de esa relación.

Paso 4.

Supervisión. Un equipo de expertos en verificación trabaja con los proveedores y los visita en intervalos de 30, 60 y 90 días para comprobar que todo está en orden. Además informan al equipo de dirección de cualquier retraso en el proceso.

Paso 5.

Comprobación de las medidas. Contratamos a un auditor externo para que visite la instalación al cabo de 120 días y compruebe que las infracciones se han resuelto de acuerdo con nuestros estándares. Si no fuera así, se programa una segunda verificación a los 30 días.

¿Qué ocurre después de las entrevistas de una auditoría?

Apple realiza inspecciones físicas, revisa documentos y entrevista a los trabajadores en su lengua materna sin que sus jefes estén delante. Después de la entrevista se les da una tarjeta con un número de teléfono para que aporten más información en privado sobre la instalación, incluido cualquier comportamiento que pueda considerarse poco ético. Animamos a los trabajadores a informarnos de cualquier represalia, y cuando esto ocurre nos ponemos en contacto con los proveedores para solucionarlo. Nuestros socios externos hacen lo mismo: en 2014 llamaron por teléfono a más de 30.000 trabajadores para comprobar que sus comentarios no habían tenido consecuencias negativas.