Trabajamos duro para reducir el impacto medioambiental. Y no esperamos menos de nuestros proveedores.

abrir
cerrar

Una auditora inspecciona el equipo de tratamiento y filtrado del aire en una planta de galvanoplastia en Suzhou (China).

En Apple nos esforzamos al máximo para diseñar productos que respeten el medio ambiente. De la misma manera, trabajamos con nuestros proveedores para garantizar que siguen procesos de fabricación responsables con el medio ambiente en cualquier lugar del mundo.

Datos destacados de nuestro informe de 2014

Más de 520 encuestas de perfil de instalación para identificar riesgos medioambientales.

62 evaluaciones medioambientales específicas.

Puesta en marcha del proyecto piloto Clean Water en 13 instalaciones de proveedores para fomentar la reutilización y el reciclaje.

Todos los datos destacados de 2014

El compromiso de Apple con el medio ambiente.

Nuestro compromiso con la responsabilidad medioambiental llega a todos los niveles de la cadena de suministro. Incluso cuando las normativas locales son menos exigentes que nuestro Código de Conducta para Proveedores, esperamos que todas las empresas que colaboran con nosotros vayan aún más lejos de lo que marca la ley para proteger sus comunidades y minimizar el impacto en el medio ambiente. Los proveedores deben respetar nuestros estándares medioambientales en todas las instalaciones de fabricación de productos Apple. Entre ellos, figuran la gestión de residuos peligrosos, aguas residuales, aguas pluviales, emisiones atmosféricas y ruido perimetral.

Empleamos diferentes métodos para identificar riesgos medioambientales, como auditorías de cumplimiento en instalaciones, encuestas de perfil medioambiental y colaboraciones con diversas ONG, además de otros recursos, como la base de datos de contaminación del aire y el agua del Instituto de Asuntos Públicos y Ambientales (IPE) de China. Realizamos más de 520 encuestas de perfil medioambiental en 2013, con especial énfasis en nuestros 200 proveedores más importantes. Los resultados nos permiten determinar los riesgos que entraña cada producto, así como diseñar formación, herramientas y programas específicos para minimizar el impacto medioambiental de nuestros proveedores.

Una vez que identificamos riesgos o problemas, llevamos a cabo una evaluación medioambiental en profundidad. En 2013, realizamos 62 evaluaciones, consistentes en el análisis de incidencias pasadas, toma de muestras medioambientales de vertidos de sedimentos o aguas, recopilación de información y detección de infracciones del Código de Conducta de Apple. Cualquier hallazgo o infracción se somete al proceso de acciones correctivas. Posteriormente, auditores externos y, en ocasiones, determinadas ONG de defensa del medio ambiente de China, comprueban que se han subsanado las posibles deficiencias.

520

encuestas de perfil medioambiental realizadas en 2013.

Estamos comprometidos con el medio ambiente y con la reducción de nuestro impacto.

Más información sobre Apple y el medio ambiente
abrir
cerrar

Gerentes de proveedores de Apple asisten a la reunión inaugural de la Apple Supplier EHS Academy en Suzhou (China).

La EHS Academy: fomentar el conocimiento para mejorar el entorno.

A fin de solucionar la carencia de personal cualificado en materia de medio ambiente, seguridad e higiene, hemos lanzado la Apple Supplier EHS Academy (descrita en detalle en Seguridad e higiene). Se trata de un programa de carácter formal y con una duración de 18 meses que incluye 25 cursos generales y personalizados sobre diversos temas, como el cumplimiento normativo, la identificación y evaluación de asuntos medioambientales, la gestión de aguas, el control de la contaminación atmosférica y la limpieza del proceso productivo. Entre las prioridades de la academia destacan la consolidación de fundamentos, el desarrollo de habilidades, la gestión y el liderazgo. Los participantes deben elegir y realizar 19 cursos, y al final del programa reciben el correspondiente certificado. El objetivo es que apliquen sus conocimientos para crear e implantar proyectos reales en sus instalaciones. En 2013, la EHS Academy impartió formación a más de 240 empleados de más de 60 instalaciones de proveedores, que suman una plantilla total superior a 270.000 trabajadores. En 2014 vamos a ampliar el programa.

Presentamos el programa Clean Water.

El agua dulce es un recurso muy valioso, y todos tenemos la responsabilidad de preservar y limitar su uso. Algunos procesos de fabricación de la cadena de suministro de Apple consumen más cantidad de agua que otros. Con el objetivo de garantizar que nuestros proveedores formen parte de la solución a este problema, Apple ha puesto en marcha el programa Clean Water, una iniciativa que pretende reducir el consumo de agua, fomentar su reciclaje y prevenir la contaminación ilegal del agua en nuestra cadena de suministro.

Nos hemos centrado en los proveedores que fabrican las piezas que conllevan un mayor gasto de agua. Entre ellos figuran los proveedores de placas de circuitos impresos, carcasas, vidrio para cubiertas, embalajes, servicios de impresión y determinados proveedores de paneles eléctricos. En el proyecto piloto del programa Clean Water, realizado en 2013, participaron 13 instalaciones con consumo alto de agua (un total de 41 millones de metros cúbicos al año).

Este programa no se limita a garantizar el cumplimiento normativo y a comprobar que se disponen de los permisos correspondientes. Empezamos con un mapa completo de los procesos de la instalación relacionados con productos químicos peligrosos y efluentes industriales. Analizamos muchísimos aspectos, como por ejemplo los programas de reutilización y reciclaje del proveedor. También evaluamos el proceso íntegro de tratamiento de aguas residuales, así como su eficiencia y rendimiento en términos relativos para ese tipo de fabricación; nos aseguramos de que ese proceso sea capaz de tratar toda el agua residual generada; medimos la entrada y salida de agua, y tomamos muestras en todas las fases del tratamiento hasta el punto de descarga final. También tenemos en cuenta los riesgos para el suministro local de agua, como el acceso continuo a las necesidades de producción diaria, al tiempo que minimizamos el impacto en la comunidad, que tanto depende de este recurso.

Una vez finalizada la evaluación detallada, puntuamos al proveedor en distintas categorías, como el uso de agua; la gestión de aguas residuales; la operación, el mantenimiento, el rendimiento y la supervisión del tratamiento de aguas residuales; la gestión de aguas pluviales; y la gestión de residuos peligrosos. Si detectamos áreas susceptibles de mejora, indicamos al proveedor medidas concretas que puede adoptar en colaboración con nuestro equipo y con consultores técnicos externos.

En 2014, aplicaremos las conclusiones y prácticas recomendadas de este proyecto piloto a otros proveedores que realizan procesos productivos con alto consumo de agua.