Las empresas que quieran trabajar con nosotros deben mantener un compromiso irrenunciable con los derechos humanos.

abrir
cerrar

Trabajadores se relajan durante un descanso en una fábrica en Shanghai (China).

Estamos trabajando para erradicar la contratación no ética y la explotación de trabajadores, incluso si la legislación local permite tales prácticas. Seguimos sumando esfuerzos para acabar con los horarios laborales abusivos. Y estamos fomentando el abastecimiento responsable de estaño, tantalio, wolframio y oro.

Datos destacados de nuestro informe de 2014

Supervisión de los horarios semanales de más de un millón de trabajadores de toda nuestra cadena
de suministro.

Media del 95% en el cumplimiento del horario semanal máximo de 60 horas establecido en nuestro Código de Conducta.

Puesta en marcha de un proyecto para fomentar la responsabilidad entre los centros de formación profesional que colocan estudiantes en prácticas en las instalaciones de nuestros proveedores.

Realización de 33 auditorías especializadas en instalaciones que emplean a trabajadores inmigrantes en riesgo de sufrir un trato injusto.

Reclamación a nuestros proveedores de 3,9 millones de dólares en concepto de tasas de contratación abusivas de trabajadores extranjeros.

Confirmación en enero de 2014 por parte de auditores externos que ninguna fundición de tantalio activa e identificada de nuestra cadena de suministro se abastece de zonas en conflicto.

Publicación de una lista de las fundiciones y refinerías que nos suministran estaño, tantalio, wolframio y oro para aclarar cuáles está comprobado que no se abastecen de zonas en conflicto.

Todos los datos destacados de 2014

Acabar con los horarios laborales abusivos.

Las semanas laborales superiores a 60 horas han sido un problema persistente en el sector de la electrónica, y reducir el exceso de horas extras sigue siendo una prioridad para Apple. Limitamos los horarios semanales a 60 horas, excepto en circunstancias atípicas. Todas las horas extras deben ser totalmente voluntarias. A fin de proteger frente a los horarios abusivos a las personas que fabrican nuestros productos, en 2011 pusimos en marcha un programa que actualmente supervisa los horarios semanales de más de un millón de trabajadores de nuestra cadena de suministro.

Aunque predecir las horas de trabajo puede resultar difícil para Apple y para nuestros proveedores, les exigimos que nos notifiquen por anticipado cuando crean que los planes de producción puedan suponer un número elevado de horas trabajadas. De este modo, podemos prever los problemas y hablar con el proveedor y con los equipos de compras de Apple para encontrar las mejores soluciones.

Gracias al esfuerzo de Apple y de nuestros proveedores, en 2013 logramos un cumplimiento medio del 95% en todos los horarios semanales. De media, las horas semanales trabajadas por el conjunto de los empleados fue inferior a 50. En 2013 también supervisamos a los empleados que trabajaron al menos 40 horas, y descubrimos que su media semanal era de 54 horas. Más del 97% de todos los horarios semanales cumplieron el requisito que establece al menos un día de descanso cada siete días.

Los proveedores alcanzaron de media un cumplimiento del 95% de nuestro horario semanal de 60 horas en 2013, un incremento del 3% respecto a 2012.

Proteger a los trabajadores estudiantes frente a la explotación.

Cuando terminan el primer ciclo de secundaria, los estudiantes chinos tienen varias opciones: incorporarse al mercado laboral, cursar estudios de bachillerato y universitarios, o matricularse en un centro de formación profesional. Estos centros suelen incluir prácticas obligatorias en sus planes de estudios. Sin embargo, a menudo no actúan con la debida diligencia para procurar a sus alumnos prácticas adecuadas, y tampoco les ofrecen el respaldo que deberían.

En el mejor de los casos, estos centros proporcionan a sus alumnos una formación laboral útil y oportunidades económicas. En el otro extremo, algunos centros actúan como agencias de contratación que se limitan a satisfacer la demanda de las fábricas, sin el menor interés en ofrecer una experiencia educativa pertinente.

Creemos que es importante que los estudiantes tengan la oportunidad de disfrutar de unas prácticas de calidad. Sin embargo, los estudiantes, los proveedores y las empresas del sector de la electrónica que quieran evaluar la calidad de estos centros deben superar un obstáculo nada desdeñable: la falta de información. Por este motivo, en 2013 Apple empezó a colaborar con el Rural Education Action Program (REAP) de la Universidad de Standford y con Dell Inc. en un proyecto diseñado para poner en contacto a nuestros proveedores con centros fiables, fomentar la responsabilidad en los centros de formación profesional y mejorar la calidad de la educación que reciben los estudiantes en prácticas. Juntos estamos evaluando los resultados educativos y las prácticas de más de 12.000 estudiantes procedentes de más de 130 centros, entre 2013 y 2014. Los datos se usarán para evaluar la calidad educativa de cada centro. También estamos desarrollando herramientas para ayudar a los responsables de recursos humanos de las fábricas a evaluar de forma responsable y sistemática la calidad de los centros de cara a sus decisiones de contratación. Estas herramientas se publicarán para que todos los estudiantes
—y no solo los que hagan prácticas en proveedores de Apple— puedan elegir mejor en qué centro se matriculan y en qué empresa hacen sus prácticas.

Los proveedores de Apple que contratan a estudiantes en prácticas deben cumplir ciertos estándares adicionales. Tienen que asegurarse de que el programa didáctico coincida con los objetivos educativos del alumno. Los horarios de trabajo deben ser compatibles con la asistencia a clase, y los proveedores que empleen a un número elevado de estudiantes deben asistir a nuestros programas de formación para trabajadores estudiantes.

Estamos evaluando los resultados educativos y las prácticas de más de 12.000 estudiantes procedentes de más de 130 centros.

Por nuestra experiencia, Apple es un ejemplo a seguir por su forma de velar por los intereses de los trabajadores estudiantes, y coopera estrechamente con los proveedores para implantar estándares prácticos y estrategias innovadoras para proteger a estos trabajadores. Estamos colaborando con Apple para evaluar la calidad de los centros de formación profesional, que constituyen la principal fuente de trabajadores estudiantes en China. Exponer públicamente nuestras conclusiones no solo ayudará a Apple a establecer convenios selectivos con centros de calidad, sino que permitirá también a los responsables de contratación de todo el país ofrecer protección y educación a los trabajadores. Scott Rozelle, Director del Rural Education Action Program de la Universidad de Stanford

Sentar las bases de un empleo realmente ético.

Tomamos medidas adicionales para proteger a los trabajadores que tienen entre 16 y 18 años de edad, los estudiantes en prácticas y los inmigrantes. En 2013, ampliamos nuestros programas para la Erradicación de la Explotación Infantil y de Formación para Trabajadores Estudiantes, reuniéndolos bajo un único programa al que denominamos «Contratación Ética». Este nuevo programa incluye herramientas y formación para ayudar a nuestros proveedores a evitar la explotación de estos trabajadores.

En 2013, representantes de 64 proveedores —que suman un total de 240.000 trabajadores— asistieron a nuestra formación de Contratación Ética. Este programa enseña prácticas recomendadas de recursos humanos —como la planificación y dotación de personal— con especial énfasis en los criterios éticos para la gestión y contratación de todo tipo de trabajadores. La formación se centra en la selección y gestión de trabajadores estudiantes, temporales y menores de edad, la gestión de agencias privadas de contratación, y la prevención y erradicación de la explotación infantil.

Representantes de 64 instalaciones de proveedores asistieron a la formación de Contratación Ética en 2013.

abrir
cerrar

Encargados de proveedores asisten a una sesión de Formación para Trabajadores Estudiantes de Apple en Shanghai (China).

Prevenir la explotación infantil.

Nuestra política es muy clara al respecto: no permitimos la contratación de personas por debajo de la edad legal y hacemos todo lo posible por erradicarla. Si detectamos que un proveedor ha incumplido esta prohibición, lo sancionamos con un periodo de prueba. En los casos más extremos, rompemos la relación comercial. Aplicamos un método exhaustivo de auditoría para detectar el trabajo infantil, que incluye la revisión de miles de documentos de empleo, comparando las fechas de incorporación y nacimiento de los trabajadores para comprobar que superaban la edad legal en el momento de su contratación. También buscamos indicios de trabajo infantil durante las visitas a las fábricas, mantenemos entrevistas directas para comprobar los documentos de identidad fotográficos de los trabajadores y recabamos información sobre el proceso de selección y contratación de candidatos.

En 2013, llevamos las auditorías de la cadena de suministro aún más lejos y realizamos 451 inspecciones en instalaciones de proveedores con una plantilla total cercana al millón y medio de trabajadores. Estas auditorías detectaron 23 trabajadores que no tenían la edad legal cuando fueron contratados, una cantidad notablemente inferior a la del año anterior.

De acuerdo con nuestro Programa para la Erradicación de la Explotación Infantil, los proveedores infractores deben encargarse de que los menores vuelvan a la escuela y de costear sus estudios en el centro que elija la familia. Además, los menores deberán seguir recibiendo los mismos ingresos que ganaban cuando trabajaban. Por nuestra parte hacemos un seguimiento para asegurarnos de que los menores siguen asistiendo a clase y de que los proveedores están cumpliendo su compromiso económico.

Programa para la Erradicación de la Explotación Infantil

Los proveedores deben: Encargarse de que los menores vuelvan a la escuela. Costear sus estudios. Seguir cubriendo sus ingresos.

Erradicar las tasas de contratación abusivas y la explotación laboral.

En los países con carencias de mano de obra, los fabricantes muchas veces recurren a complejas redes de intermediarios externos para satisfacer la demanda de sus fábricas. Estas agencias de contratación consiguen mano de obra en otros países, a menudo subcontratando a otras agencias, que exigen a los trabajadores el pago de tasas para conseguir el empleo. Esto significa que muchos trabajadores contraen importantes deudas antes de empezar a trabajar y se ven obligados a entregar una parte importante de su sueldo a las agencias y a permanecer en el trabajo hasta saldar lo que deben. Si las tasas de contratación son abusivas —por encima del salario neto de un mes—, consideramos esta práctica como una forma de explotación laboral y está terminantemente prohibida por nuestro Código de Conducta para Proveedores.

Exigimos a los proveedores que reembolsen las tasas de contratación abusivas a todos los empleados que se encuentren en esta situación trabajando para proyectos de Apple. Instamos encarecidamente a nuestros proveedores a mantener este mismo estándar en todas sus instalaciones, incluso en áreas no relacionadas con Apple. Nuestros proveedores han abonado a sus empleados un total de 16,9 millones de dólares desde 2008, de los cuales 3,9 se devolvieron en 2013. Como sabemos que hay más posibilidades de contratar mano de obra inmigrante en fábricas de determinados países, llevamos a cabo auditorías de explotación laboral en esas instalaciones y les ayudamos a adaptar sus prácticas y sistemas de gestión a nuestras normas. Rara vez detectamos nuevos casos de explotación laboral en las auditorías de seguimiento, lo cual nos reafirma en la idea de que la combinación de políticas firmes y controles rigurosos puede marcar la diferencia en los esfuerzos para erradicar esta lacra.

Nuestros proveedores han reembolsado casi 17 millones de dólares en concepto de tasas de contratación abusivas desde 2008.

abrir
cerrar

Un auditor entrevista a trabajadores en una fábrica de Shenzhen (China).

Abastecimiento responsable de minerales.

El abastecimiento ético de minerales es un elemento importante de nuestra misión para garantizar condiciones laborales justas y seguras para todas las personas implicadas en nuestra cadena de suministro. Fuimos una de las primeras empresas en inspeccionar a nuestros proveedores para identificar las fundiciones con las que trabajan y conocer los posibles puntos de entrada de materiales conflictivos. Instamos a las fundiciones y refinerías a cumplir el Conflict-Free Smelter Program (CFSP) o un programa de auditoría independiente similar. Y en lugar de rechazar directamente los minerales procedentes de la RDC y de otros países de la zona, estamos respaldando líneas de suministro verificadas e impulsando el desarrollo económico en la región.

En enero de 2014, confirmamos que todas las fundiciones de tantalio activas e identificadas de la cadena de suministro de Apple estaban certificadas como no conflictivas por auditores externos, y seguiremos exigiendo a todos los proveedores que usen exclusivamente fuentes verificadas de tantalio. Somos conscientes de que las cadenas de suministro cambian, y por ello mantendremos una supervisión continua de las fundiciones de nuestros proveedores.

En cuanto al estaño, el wolframio y el oro, la industria de la electrónica emplea un pequeño porcentaje de estos minerales. Creemos que la única forma de combatir los abusos de los derechos humanos sobre el terreno consiste en alcanzar una masa crítica de fundiciones verificadas como no conflictivas, de modo que esto afecte a la demanda de minerales de fuentes cuestionables. Damos prioridad a ampliar la cuota de fundiciones verificadas, en lugar de centrar nuestra demanda a un número limitado de fundiciones verificadas o de aquellas que no se abastecen en la RDC. Trabajamos directamente con estas fundiciones y visitamos muchas de ellas en todo el mundo para fomentar su adhesión al CFSP. A fin de impulsar la responsabilidad y ayudar a las partes interesadas a seguir nuestros progresos, publicamos trimestralmente los nombres, países y estado de adhesión al CFSP de las fundiciones y refinerías de nuestra cadena de suministro. Descargar el PDF

Además, seguimos trabajando con las ONG, grupos de comercio, organismos gubernamentales y otras organizaciones para mantener la presión e impulsar cambios reales. Entre otros programas regionales, respaldamos la Conflict-Free Tin Initiative (CFTI), Partnership for Social and Economic Sustainability de KEMET, Solutions for Hope y Public-Private Alliance (PPA).

Nuestros esfuerzos en favor del abastecimiento ético no se limitan a África. Un amplio porcentaje del estaño mundial —incluido el de los productos Apple— procede de las islas de Bangka y Belitung (Indonesia). Al saber que parte de ese estaño podía estar provocando daños medioambientales o ser un riesgo para los mineros, Apple fue a Indonesia para investigar el asunto y se reunió con las partes interesadas, incluidos representantes del gobierno, las ONG y las fundiciones. Desde entonces estamos trabajando con la EICC y la IDH Sustainable Trade Initiative para desarrollar el Indonesian Tin Working Group, cuyo objetivo es analizar de qué modo pueden sus miembros contribuir a resolver los desafíos medioambientales y sociales de la minería del estaño en las islas de Bangka y Belitung, al tiempo que respaldan los beneficios económicos de un comercio minero consolidado. Seguiremos trabajando con el Indonesian Tin Working Group y con nuestros socios regionales para abordar estos problemas.