Derechos humanos y del trabajador

Los derechos del trabajador
son derechos humanos.

Un trabajador monta ordenadores Mac Pro en Austin (Texas).

Nadie debería endeudarse para ganar un salario.

La explotación laboral se produce cuando una persona paga una tasa de contratación antes de empezar a percibir un sueldo, lo que puede empujarla a endeudarse. En Asia, algunos trabajadores recorren el continente en busca de salarios más altos y corren el riesgo de acabar pagando estos costes, víctimas de intermediarios sin escrúpulos.

No toleramos las tasas de contratación ilegales. De hecho, cuando descubrimos casos de explotación laboral, obligamos a los proveedores a devolver a los empleados las tasas íntegras, incluso si no participaron directamente en el proceso de contratación. Esto ha supuesto la devolución de más de 25,6 millones de dólares desde 2008, que incluyen 4,7 millones solo en 2015. Además auditamos el 100 % de nuestras 200 instalaciones principales con riesgo de explotación laboral y hemos realizado 69 investigaciones especiales en 2015.

Para ayudar a los trabajadores a evitar las prácticas de contratación corruptas, colaboramos con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en la creación de un programa que forma a los emigrantes antes de que abandonen su lugar de origen. Las sesiones cubren diversos temas, como los derechos y responsabilidades del trabajador, las condiciones contractuales, la cultura del país de destino y el procedimiento para denunciar prácticas ilegales y abusivas. Como queremos mejorar la vida del mayor número posible de personas, compartimos este contenido con otras empresas y proveedores a través de la Electronic Industry Citizenship Coalition (EICC).

Caso práctico

Salvar a Rechel Ragas de la explotación laboral.

Rechel Ragas creció en una familia campesina desfavorecida de Filipinas. Contribuía a la economía doméstica vendiendo caramelos y plantando arroz con su padre. Como no podían pagarle una educación avanzada, tuvo que apañárselas sola para acabar sus estudios universitarios.

Rechel Ragas en Tainan (Taiwán).

Cuando se casó, Rechel y su marido querían tener un hijo y construir su propia casa. Sin embargo, a pesar de tener un título universitario, muchos trabajos en su país natal no ofrecían un sueldo suficiente para hacer realidad el futuro que deseaba. Así que empezó a buscar trabajo en otros sitios.

Los salarios en Taiwán llegan a duplicar los de Filipinas. Pero para asegurarse un empleo en una fábrica, Rechel tuvo que recurrir a una agencia de contratación que le cobró una tasa superior a un año de sueldo en su país de origen. La agencia le encontró un puesto en Mektec, una empresa que forma parte de la cadena de suministro de Apple. Aunque las tasas pagadas por Rechel cumplían la legislación local, violaban nuestros estándares para trabajadores. Así que Apple informó a Mektec e inmediatamente aceptaron reembolsarle sus tasas de contratación de forma íntegra. Además, prescindieron de los servicios de la agencia.

Gracias al reembolso, Rechel consiguió ahorrar el dinero que necesitaba para pagar la entrada de la construcción de su casa, y también pudo volver a Filipinas seis meses antes de lo previsto. Algún día espera ahorrar lo suficiente para sufragar los estudios universitarios de su hermano.

Rechel y sus amigas en la cantina de la fábrica.

Una fábrica no es lugar para la infancia.

No aceptamos la explotación infantil en nuestra cadena de suministro. Si detectamos mano de obra infantil en las fábricas de nuestros proveedores, les obligamos a devolver a los niños a sus hogares, sufragar su educación en centros elegidos por las familias y abonarles una renta básica hasta que alcancen la edad legal para trabajar. También recurrimos a una organización externa para que supervise el progreso de los niños y nos mantenga informados. Una vez completados los estudios, el proveedor debe ofrecerles su reincorporación. En 2015 detectamos tres casos de explotación infantil, y no pararemos hasta erradicar esta lacra.

Trabajar demasiadas horas no solo es injusto. Es peligroso.

Las jornadas de trabajo excesivas constituyen un problema endémico de todo el sector de la fabricación. En nuestra cadena de suministro imponemos un límite de 60 horas a la semana, con un día obligatorio de descanso cada siete días. Pero marcar líneas rojas no basta para resolver este problema. Con la ayuda de una herramienta de control de horarios e informes semanales, hemos conseguido que proveedores y socios de negocio responsables de esas relaciones apliquen cambios en tiempo real. En 2015, este sistema nos permitió alcanzar el 97 % de cumplimiento en todas las semanas laborales, con una media de 55 horas semanales entre los empleados a tiempo completo.

Cumplimiento del horario laboral de proveedores durante los últimos 12 meses*

Cumplimiento del horario laboral
mesesporcentaje
Ene. 201597
Feb. 201596
Mar. 201596
Abr. 201598
May. 201597
Jun. 201598
Jul. 201599
Ago. 201598
Sep. 201597
Oct. 201598
Nov. 201599
Dic. 201599
Media de horas
meseshoras
Ene. 201555
Feb. 201554
Mar. 201556
Abr. 201553
May. 201555
Jun. 201554
Jul. 201554
Ago. 201556
Sep. 201556
Oct. 201555
Nov. 201554
Dic. 201552
Una trabajadora inspecciona un iPhone en unas instalaciones de montaje final en Zhengzhóu (China).

Una nueva perspectiva para la minería.

Apple tiene un compromiso con el abastecimiento responsable. Por eso nos aseguramos de que los minerales que utilizamos en nuestros productos —como el estaño, tantalio, wolframio y oro— no contribuyen a financiar conflictos armados. Creemos que, en lugar de prohibir a nuestros proveedores que se abastezcan en estas regiones, es preferible trabajar con ellos para promover cambios.

En diciembre de 2015, tras cinco años de gran esfuerzo, logramos que el cien por cien de las fundiciones y refinerías de nuestra cadena de suministro participaran en auditorías externas sobre el uso de minerales procedentes de zonas de conflicto. Estas auditorías mejoran la situación general del sector de la minería y la fundición de minerales.

Aunque esto suponga todo un logro, y algunas empresas lo consideren suficiente para declarar que sus productos están «libres de conflictos», nosotros creemos que participar en este tipo de auditorías solo es un paso adelante. Mantener la implicación es vital, ya que algunas refinerías las han superado a pesar de colaborar con minas acusadas de financiar a grupos armados. Las recientes mejoras en la elaboración de informes y la supervisión regionales ofrecen más visibilidad a Apple y a las partes interesadas sobre las condiciones en las cadenas de suministro de minerales de la República Democrática del Congo. Para seguir mejorando, en el 2016 vamos a investigar más en profundidad la cadena de suministro de oro. Además, estamos dispuestos a informar sobre incidentes relacionados con grupos armados en cualquiera de las fases de nuestra cadena de suministro, y a buscar una solución con las autoridades competentes.

A fin de lograr cambios reales en el sector de los minerales, necesitamos la ayuda de muchas organizaciones. Por eso colaboramos con empresas afines, dialogamos con asociaciones gubernamentales y no gubernamentales, y trabajamos con los responsables de los programas de auditorías externas con el objetivo de proteger los derechos humanos en la zona.

Seguiremos publicando una lista bianual con los nombres, países y estado de adhesión al Conflict-Free Smelter Program (CFSP) de las fundiciones y refinerías de nuestra cadena de suministro.

Más seguridad para la minería del estaño en Indonesia.

Hace años descubrimos que en Indonesia muchas explotaciones pequeñas de minas de estaño empleaban prácticas peligrosas para los trabajadores. También averiguamos que sus métodos no sostenibles estaban contaminando el océano y las tierras que las comunidades locales necesitan para subsistir. Con el objeto de cambiar la situación en estas minas, impulsamos la formación del Tin Working Group, una colaboración con la IDH, la Sustainable Trade Initiative, el grupo industrial ITRI, la ONG Friends of Earth y empresas que utilizan estaño.

En 2015, Apple y el Tin Working Group llevaron a cabo una investigación sobre el terreno y trabajaron con organizaciones civiles y empresas mineras para definir una reforma de cinco años que permita mejorar las prácticas de la minería de estaño. También estamos elaborando estándares y directrices en conjunto para ayudar a los compradores de estaño a identificar fuentes de suministro responsables en mercados extranjeros.

Actualmente, el gobierno indonesio está desarrollando sus propias políticas para producir estaño y frenar el impacto medioambiental de las minas. Eso supone revisar las directrices para la explotación de minas de estaño con licencia de negocio legal, además de revocar las licencias de las empresas infractoras. Aunque es un paso importante, en Apple nos hemos comprometido a seguir trabajando con el gobierno y el sector del estaño para apoyar unas prácticas de minería responsables en Indonesia.

Un trabajador en Indonesia supervisa el proceso de separación de estaño.

Informe de progreso

Descarga el informe de este año, lee una carta de Jeff Williams, director de operaciones de Apple, y consulta los informes de años anteriores. Más información