El universo sonoro de Esa-Pekka Salonen.

Para el prestigioso compositor y director de orquesta Esa-Pekka Salonen, la música es la mejor forma de conectar con el mundo. El iPad Air le permite transformar momentos de inspiración cotidianos en partituras completas para orquesta y compartir con los demás su pasión por la música clásica.

01. Cómo cautivar al público contemporáneo.

«He creado la app The Orchestra para compartir mi pasión por la música clásica. Para que la gente la sienta más cercana, especialmente los jóvenes.»

Esa-Pekka Salonen, director de orquesta y compositor

Durante más de 30 años, Esa-Pekka Salonen ha estado al frente de algunas de las orquestas más célebres del mundo, desde la Filarmónica de Los Ángeles hasta la Orquesta Philharmonia de Londres, con las que ha dirigido obras maestras de música clásica y contemporánea.

Pero reconoce que parte del público no se identifica con la música clásica. «Los prejuicios son el peor enemigo. Existe la idea de que la música clásica es cosa de gente mayor. De que tienes que comportarte de cierta manera, vestir de cierta manera, ser un poco estirado y aburrido. Y nada de eso es verdad.»

Salonen se propuso desmitificar el funcionamiento de una orquesta para abrir la música clásica a una nueva generación de oyentes. «Quería hablar de la orquesta sinfónica, de su pasado y de su presente, para que la gente entendiera cómo y por qué funciona de esta manera», señala. Por eso Salonen y sus compañeros de la Philharmonia de Londres desarrollaron una app para el iPad llamada The Orchestra.

The Orchestra aprovecha la potencia del iPad Air para ofrecer a los usuarios una apasionante experiencia interactiva que permite descubrir todos los elementos de una orquesta. «De repente, lo que resultaba raro, ajeno o incluso un poco incomprensible se vuelve mucho más real y normal», comenta Salonen. «Me encantaría saber que alguien ha descubierto la música clásica a través de The Orchestra.»

02. Inspirado en la vida real.

«El iPad es lo mejor que puedes tener a mano cuando te llega un impulso creativo. La mente está abierta y la inspiración fluye. Y entonces pienso “¿Qué pasaría si…?”.»

Esa-Pekka Salonen

Salonen ha dedicado gran parte de su carrera a dirigir orquestas sinfónicas alrededor del mundo, pero por encima de todo se considera compositor. En sus piezas para orquesta ha encontrado el medio ideal para expresar sus ideas y pensamientos.

Salonen se inspira constantemente en el mundo que le rodea y captura esas ideas con su iPad Air. «Soy una persona muy curiosa y me despierto siempre con ganas de aprender algo nuevo. Espero que eso no cambie nunca», dice. «Siempre quiero aprender más, sobre temas que ya conozco y también sobre cosas nuevas.»

Según Salonen, las ideas surgen en los momentos más inesperados. «No tengo un mantra y tampoco sigo una rutina estricta», comenta. Siempre tiene su iPad Air a mano para capturar lo que él llama «primeros impulsos de la inspiración». Usa la app Notion para hacer un esquema de la composición, anotando acordes, melodías y ritmos. Y también utiliza Notas para describir sus emociones o sentimientos con palabras que luego transforma en música.

Salonen va recogiendo ideas durante un período de entre seis y nueve meses. Y al terminar la temporada de conciertos, se sienta y decide qué partes puede aprovechar para dar forma a una sinfonía completa.

03. De un concepto a una composición.

«Me encantan las composiciones en las que el todo es mucho más que la suma de las partes. El iPad me acompaña en el proceso creativo y convierte mis ideas en música.»

Esa-Pekka Salonen

Componer para instrumentos de todo tipo.

En una orquesta sinfónica puede haber hasta 23 tipos de instrumentos y entre 40 y 100 músicos. Uno de los mayores retos del compositor es mantener el equilibrio de los instrumentos durante toda la composición. Como Salonen no se separa de su iPad Air, puede reproducir la partitura completa allá donde esté y ajustar la expresividad de cada instrumento.

Muchos compositores tardan meses, o incluso años, en preparar una pieza para orquesta. Durante ese tiempo de experimentación y desarrollo, el iPad Air juega un papel fundamental en el proceso de composición de Salonen.

«Componer música clásica es un proceso muy lento, y muy solitario», apunta. Salonen puede pasar horas trabajando en una pequeña sección que luego solo durará unos segundos. Usa la app Pianist Pro para tocar música y reproducirla en un software de composición en el Mac. Por compleja que sea la partitura, la potencia del iPad Air le permite abrirla en Notion, hacer cambios y volverla a reproducir. Gracias a la función de reproducción, Salonen puede escuchar la composición según va evolucionando, algo que antes era imposible sin tener una orquesta que la tocara.

«Tengo libertad total para trabajar: lo mismo uso el estudio completo que el equipo más portátil que puedas imaginar», comenta Salonen. Dado que dirige conciertos y ensayos por todo el mundo, el tamaño y la potencia son muy importantes para él.

Cuando termina de componer, lleva la partitura a la orquesta para que la toque. «El primer ensayo impone mucho. Es la primera vez que escuchas cómo tu obra cobra vida. En la música clásica, la interpretación en directo lo es todo. La belleza reside en la singularidad del momento. Sabes que cuando vas a un concierto vas a oír algo irrepetible, algo que nunca volverá a interpretarse exactamente igual».

«El iPad es como una extensión de mi cerebro. En cierta manera, hace que algunas partes de mi cuerpo y de mi mente funcionasen mejor, de forma más sencilla, más directa.»

Esa-Pekka Salonen

Para grandes aventuras. Y pequeñas también.

Podemos contarte mucho más sobre el iPad Air y el iPad mini con pantalla Retina. Son capaces de tantas cosas que ni te imaginas todo lo que puedes llegar a hacer. Y tan finos y ligeros que los puedes llevar prácticamente a cualquier lugar.