Sustancias tóxicas

Dejamos elementos fuera de nuestros productos, por una buena razón.

Un trabajador en Shanghai, China, ensambla un iPhone 5c que no contiene BFR, PVC ni otras sustancias tóxicas.

Seguimos llevando la vanguardia de la industria en la reducción y eliminación de sustancias tóxicas para proteger la salud de las personas y el medio ambiente. Diseñamos nuestros productos con menos sustancias nocivas y hacemos todo lo posible para asegurarnos de que siga siendo así. Además, nuestros proveedores deben cumplir con nuestra especificación sobre sustancias reguladas, aún más estrictas que lo requerido por la ley.

Ningún producto debería ser un riesgo para tu salud. Ni la de otros.

Las sustancias tóxicas más peligrosas

Berilio

Se encuentra en las aleaciones de cobre utilizadas para hacer conectores y resortes. El iPhone 6, el iPad Air 2 y la MacBook fueron diseñados sin berilio.

Mercurio

Presente en las lámparas fluorescentes que alguna vez retroiluminaron la Mac. Eliminado de nuestros monitores desde 2009.

Plomo

Empleado anteriormente en el vidrio de las pantallas y en las soldaduras. Eliminado de nuestros productos en 2006.

Arsénico

Usado tradicionalmente para aumentar la nitidez del vidrio. Dejamos de usarlo en nuestras pantallas en 2008.

Cloruro de polivinilo (PVC)

Sigue siendo ampliamente utilizado por otros fabricantes en computadoras y cables. Comenzamos a eliminarlo en 1995.

Retardantes de llama bromados (BFR)

Compuestos tóxicos que se añaden a carcasas de plástico, circuitos electrónicos y conectores. Fueron eliminados de nuestros productos en 2008.

Ftalatos

Se utilizan para ablandar el plástico de los cables. Dejamos de utilizarlos en nuestros cables y cables de corriente en 2013.

Nuestra inversión en la química ecológica está impulsada por nuestra pasión por la innovación y por nuestro compromiso con la seguridad.
Art FongToxicólogo Ambiental de Apple,en nuestro laboratorio de ingeniería de polímeros en Cupertino, California.
Un técnico en nuestro laboratorio de pruebas ambientales en Cupertino, California, garantiza la seguridad de nuestros productos.