Foster the People: A puro hit

Durante varios meses de 2011, el éxito radial “Pumped Up Kicks” de Foster the People fue la canción que no podíamos sacar de nuestras cabezas. Para Mark Foster, quien escribió la canción, sacarla de su cabeza y ponerla en un demo, no fue ningún problema. Usando Logic Pro y tocando todos los instrumentos él mismo, Foster fue capaz de escribir y grabar el sencillo en tan sólo un día y medio. Una vez que el demo se hizo viral en la web, la canción subió en la lista de éxitos y se convirtió en una especie de himno durante los masivos conciertos de la banda.

Después de una década de trabajos sin futuro en Los Ángeles mientras trataba de ganarse la vida como compositor y músico, un hit era más de lo que Foster podía haber esperado. “Pumped Up Kicks” ha vendido más de cuatro millones de copias. El álbum debut del grupo Torches alcanzó el top 10 en el Billboard 200, un logro significativo para una banda de sólo dos años de vida. Foster the People se ha convertido en la principal estrella de conciertos, agotando importantes escenarios como el Central Park Summerstage, Red Rocks Amphitheatre y Gibson Amphitheatre, y atrayendo multitudes récord en Lollapalooza, Coachella y South by Southwest. La banda también se presentó en Saturday Night Live y en los premios Grammy, donde recibieron dos nominaciones y tocaron con The Beach Boys.

Isom Innis y Mark Foster editan pistas en Logic Pro.
Foto: Magda Wosinska.

Foster atribuye gran parte de su éxito escribiendo canciones a los años de trabajo con Logic Pro, que en la época en que escribió “Pumped Up Kicks” se había convertido en su principal instrumento creativo. “Mi forma de componer cambió drásticamente cuando me cambié a Logic, porque podía hacer un montón de cosas en un solo lugar”, dice. “No sólo podía tocar el piano, sino también el bajo. Y no sólo podía grabar el bajo, sino incorporar un patrón de batería. Además me permitió aprender varios trucos de productor que no tienen mucho que ver con la composición de canciones, pero que realmente mejoraron la calidad del sonido”.

Persiguiendo el sueño

Estas oportunidades para la composición y el control fueron una revelación para Foster, que creció cerca de Cleveland, Ohio, escribiendo música desde sus primeros años. Inspirado por una cinta de The Beach Boys que recibió de su padre cuando él tenía seis años, Foster se convirtió en un multiinstrumentista, tocando la batería, el piano y la guitarra en varias bandas. “Creo que eso fue lo que me impulsó a escribir canciones para muchos tipos diferentes de músicos y estilos de música”, dice.

Después de graduarse de la escuela secundaria, Foster se fue a Los Ángeles siguiendo sus intereses musicales, pero sus esfuerzos lo desanimaron. “Alcancé mi límite escribiendo canciones con la guitarra acústica”, dice. “Me di cuenta de que si no tenía dinero para pagarle a un productor por acceder a un estudio y no sabía cómo hacerlo por mi cuenta, iba a seguir a la deriva. Por eso decidí conseguir mi propio sistema y aprender a producir, porque no quería depender de nadie más”.

Los primeros experimentos de Foster con las herramientas de sonido en la PC fueron frustrantes. “Después de trabajar un tiempo, mi PC se convirtió en algo obsoleto. Recuerdo que estaba en un muy buen momento creativo, escribiendo un montón de canciones, y mi computadora fallaba cada 10 segundos. La reiniciaba, hacía un par de movimientos y los guardaba rápidamente. Podía estar haciendo eso durante horas. Era todo lo que podía hacer”.

Durante cortos períodos de producción en varios estudios de Los Ángeles, Foster llegó a ver cómo podía hacer más. “Trabajando en sesiones con productores como Greg Kurstin y Switch, vi lo poderoso que era Logic. Parecía más intuitivo y una mejor herramienta creativa para un compositor que Pro Tools. Supe que quería usar Logic”.

Lógica profunda

Cuando Foster ganó su primer sueldo decente por la música para la película de un amigo, lo utilizó para comprar una MacBook Pro y Logic. Tener una aplicación, el sistema operativo y el hardware, todo diseñado por Apple, mejoró la estabilidad y el rendimiento. “Fueron creados para trabajar muy bien juntos”, asegura. “Logic se siente muy intuitivo, como si un músico lo hubiese creado. Realmente aceleró mi flujo de trabajo y me permitió seguir siendo creativo. No tengo que ser un ingeniero de sonido para usar el programa, por lo que puedo enfocarme en ser un compositor”.

La transición fue más simple gracias a las útiles herramientas que vienen con la aplicación: “Me encantó el control que me dio Logic, así como todos los instrumentos y módulos de efectos incluidos, sobre todo el sampler EXS24 y la reverberación Space Designer. Además, uso los módulos Tape Delay y Compressor todo el tiempo. Como alguien que recién comenzó a usar la aplicación, es bueno tener estas cosas al alcance y no tener que comprar un centenar de módulos de otras marcas”.

Foster finalmente pudo conseguir un trabajo en la industria de la música gracias a la experiencia que fue adquiriendo en Logic. “Mi composición y producción en Logic siguieron mejorando a medida que profundizaba en el programa”, dice. “Me familiaricé tanto con la aplicación que me ofrecieron un trabajo a tiempo completo como compositor de música para comerciales en una compañía llamada Mophonics”.

Formando la banda

Mientras trabajaba en Mophonics, Foster se animó a perseguir sus aspiraciones como compositor. Esos esfuerzos, que habían oscilado entre varios géneros, encontraron un impulso real en 2009 cuando Foster (que podía ser voz principal, hacer la programación y tocar teclados, piano, sintetizadores, guitarra y percusión) se unió al baterista Mark Pontius y al bajista Cubbie Fink para formar Foster the People. Tras el éxito de “Pumped Up Kicks”, que Foster escribió en el estudio de Mophonics, la banda siguió con un EP llamado Foster the People y su primer álbum Torches.

Con el objetivo de crear 10 canciones de gran calidad para Torches, la banda trabajó con productores reconocidos como Greg Kurstin, Rich Costey y Paul Epworth. Foster llevó al estudio versiones completamente desarrolladas de cada canción para que los productores las escucharan. “Había hecho demos de casi todas las canciones en Logic”, señala. “A medida que observábamos mis sesiones, resultó fácil agregar cosas e integrarlas con lo que ya había hecho en Logic”.

Nueva dirección

En una pausa en su gira, Foster y la banda estuvieron en Paramount Recording Studios en Hollywood, escribiendo material para su próximo álbum, cuyo lanzamiento estaba planificado para 2013. Para el nuevo álbum, Foster utiliza las capacidades de Logic Pro para adoptar un nuevo enfoque creativo. Alejándose de los esfuerzos de composición en solitario de Foster, que dieron forma a su primer álbum, esta vez la escritura provino de toda la banda. El guitarrista Sean Cimino e Isom Innis (sintetizador, teclado, piano, programación, percusión y voces secundarias) acompañaron a Foster, Fink y Pontius en el estudio, tal como lo hacían en el escenario.