Cambio climático

El cambio climático es real
y por eso tomamos medidas reales.

Huella de carbono

Una huella de carbono más compleja exige soluciones más creativas.

Cuando medimos nuestra huella de carbono, tenemos en cuenta a cientos de proveedores, millones de clientes y cientos de millones de dispositivos. Y siempre estamos buscando maneras de marcar la diferencia en cinco áreas principales: fabricación, uso de los productos, instalaciones, transporte y reciclaje.

Diseñamos cada generación de productos para ser lo más eficiente posible desde el punto de vista energético. Nos abastecemos de materiales con menor huella de carbono para fabricar nuestros dispositivos y colaboramos con nuestros proveedores para que usen energía limpia en sus instalaciones. Producimos y obtenemos energía limpia y renovable para abastecer el 93% de nuestras oficinas, tiendas y centros de datos en todo el mundo. De esta manera hemos conseguido reducir las emisiones de nuestras instalaciones al 1% de nuestra huella de carbono total. También modificamos nuestros procesos de reciclaje y nos replanteamos las estrategias de distribución.

Nuestra huella de carbono en 2015

38,400,000

toneladas métricas de emisiones de gases de efecto invernadero

  • 77% Fabricación
  • 17% Uso de los productos
  • 1% Instalaciones
  • 4% Transporte
  • 1% Reciclaje

Fabricación

Fabricando una huella de carbono más pequeña.

La forma en que fabricamos nuestros productos tiene el mayor impacto en nuestra huella de carbono. Hemos identificado dos áreas en las que podemos reducirlo significativamente: la producción de materias primas y la electricidad usada durante la fabricación.

Ayudamos a nuestros proveedores a usar energía limpia.

La electricidad que usamos en nuestra cadena de suministro para procesar materias primas, fabricar piezas y ensamblar nuestros productos es el factor que más influye en nuestra huella de carbono. Es por eso que en el año 2015 creamos un programa para ayudar a nuestros socios en todo el mundo a reducir su consumo eléctrico, abastecer sus instalaciones con energía limpia y crear proyectos de energías renovables de alta calidad. Estamos construyendo una planta solar de 200 megavatios en China, comenzando con un proyecto de 170 megavatios en Mongolia Interior, para empezar a compensar las emisiones de nuestros procesos de fabricación. También estamos trabajando con nuestros proveedores en proyectos de más de 4 gigavatios de energía limpia en todo el mundo, incluyendo uno de 2 gigavatios en China para el año 2020. Además, durante los próximos dos años, Foxconn instalará una planta solar de 400 megavatios para satisfacer el consumo eléctrico de la planta de producción final del iPhone en Zhengzhóu.

Disminuimos nuestras emisiones de carbono optimizando el uso del aluminio.

Vendemos millones y millones de teléfonos. Por eso, con sólo hacer pequeños cambios en la producción del iPhone, podemos alcanzar grandes resultados. Descubrimos que cambiando la forma en que fabricamos la carcasa de aluminio podíamos reducir nuestra huella de carbono. Priorizamos el aluminio que se funde usando energía hidroeléctrica en lugar de combustibles fósiles y rediseñamos nuestro proceso de fabricación para reincorporar los restos de aluminio. Esto nos permitió reducir a la mitad la huella de carbono asociada a la carcasa de aluminio del iPhone 6s, comparada con la generación anterior. Y continuamos buscando nuevas formas de usar un aluminio con menos emisiones de carbono.

Uso de los productos

Tu consumo de energía también es nuestro.

Toda la energía que se necesita para hacer funcionar un dispositivo, desde que lo enciendes por primera vez hasta el día en que lo reciclas, se incluye en nuestra huella de carbono. Incluso tenemos en cuenta la energía que se necesita para cargarlo, la cual generalmente proviene de fuentes con altas emisiones, como el carbón o el gas. Por eso siempre estamos desarrollando nuevas maneras de hacer que nuestros productos sean más eficientes. Por ejemplo, el sistema operativo de la Mac pone el disco duro en reposo y usa los procesadores en un modo de consumo ultrabajo cuando no estás haciendo tareas complejas. Hasta ahorra energía cuando la pantalla está estática, o al presionar una tecla y la siguiente cuando escribes.

La MacBook Air consume un 52% menos de energía que el modelo original. La Mac mini consume un 40% menos de energía cuando está en reposo, comparada con la generación anterior. El Apple TV consume un 90% menos de energía que la primera generación. Además, puedes cargar tu iPhone 6s una vez al día por un año por sólo 53 centavos (USD). De hecho, desde el año 2008 hemos reducido el consumo energético total promedio de los productos Apple en un 64%, lo que disminuyó nuestra huella de carbono, y tu factura de electricidad.1

Adelante, pregúntale a Siri todo lo que quieres saber.

Cada vez que envías un iMessage, haces una llamada FaceTime, le preguntas algo a Siri, descargas una canción o compartes una foto, estás consumiendo energía. Nosotros somos los responsables de ese consumo de energía, tú no. Nos llena de orgullo poder decir que todas esas tareas están a cargo de los servidores de Apple que usan energía 100% renovable. Y cuando necesitamos ayuda, trabajamos con centros de datos de terceros. Aunque no son nuestros y los compartimos con otras compañías, los incluimos en nuestras metas y colaboramos con ellos para que también tengan energía 100% renovable. Nuestros centros de datos evitaron 150,000 toneladas métricas de emisiones de CO2 en el año 2014. Y en el 2015, la cifra alcanzó las 187,000 toneladas métricas.

Instalaciones

Usamos la energía del sol, el viento y el agua para nuestras luces, servidores y máquinas de café.

Estamos trabajando intensamente por alcanzar nuestro objetivo: conseguir que el 100% del consumo eléctrico de nuestras oficinas, tiendas y centros de datos provenga de energías renovables. En enero de 2016, alcanzamos el 93% en todo el mundo. Y ya llegamos al 100% en 23 países, como Estados Unidos, Reino Unido, China y Australia. Por ejemplo, conectamos 40 megavatios de energía solar nueva a la red nacional de China, produciendo electricidad de sobra para todas las oficinas y tiendas de Apple en este país.

En el año 2015, el uso de energías renovables en nuestras instalaciones evitó la emisión de 335,000 toneladas métricas de CO2 hacia la atmósfera: el equivalente a casi 180,000 toneladas de carbón sin quemar.4

La innovación no tiene techo en Singapur.

Singapur está tan densamente poblada que no hay espacio para un proyecto solar a gran escala. Por eso diseñamos una solución completamente nueva. Trabajamos con Sunseap, un proveedor local de energía renovable, para obtener cerca de 32 megavatios generados por paneles solares ubicados en más de 800 azoteas de la ciudad. Este innovador proyecto producirá suficiente energía para abastecer todas nuestras oficinas en Singapur y nuestra parte del centro de datos que compartimos para tener más capacidad de procesamiento.

Hogar, verde hogar.

El nuevo campus de Apple en Cupertino será el edificio más eficiente de este tipo. Reciclamos o reutilizamos más del 95% del material de los edificios demolidos en el lugar, y buscamos formas de reutilizar casi todas las piezas de hormigón, vidrio y metal.

El edificio estará abastecido por energía 100% renovable, generada principalmente por una de las mayores instalaciones corporativas de energía solar del mundo. El aire circulará libremente entre el interior y el exterior del edificio, proporcionando una ventilación natural el 75% del año.

8,000
El sitio contará con más de 8,000 árboles, de los cuales más de 7,000 serán árboles frutales y de sombra.
100%
del Apple Campus 2 será alimentado por energía 100% renovable.

Transporte

Reduciendo nuestras emisiones de carbono por aire y mar.

Transportar cientos de millones de productos implica usar mucha energía. Nuestro equipo de logística se encarga de reducir nuestra huella de carbono en esta área, buscando oportunidades a través del envío de carga por aire y por mar para consumir menos combustible. Y como nuestros dispositivos son cada vez más ligeros y los empaques más pequeños, hemos reducido las emisiones independientemente del medio de transporte usado.

Reciclaje

El reciclaje también es parte de nuestra huella.

A diferencia de muchos de nuestros competidores, incluimos toda la energía usada para reciclar nuestros productos en nuestra huella de carbono. Siempre que es posible, reciclamos los productos en la región en la que fueron recibidos, reduciendo las emisiones de carbono asociadas con el envío. Y cuando tenemos que hacer un envío, lo hacemos responsablemente. Como trabajamos en estrecha colaboración con todas las empresas de reciclaje y con instalaciones certificadas, nada se desecha en condiciones de riesgo en los países en vías de desarrollo, lo que es un problema común en nuestra industria.

Reciclar también contribuye a reducir las emisiones de carbono a nivel mundial. El reciclaje de materiales como el aluminio genera menos emisiones de carbono que la extracción y fundición de materiales nuevos. Cualquiera que use material reciclado podrá contar esto en la reducción de su huella de carbono, así nosotros no hacemos una doble contabilidad en la nuestra.