@radical.media. Agentes de cambio

En los casi 20 años desde su fundación en 1993, @radical.media se ha convertido en una de las empresas de producción más grandes y reconocidas del mundo. Son el principal productor de comerciales en los EE.UU., con clientes como Nike, Intel y Dos Equis. La empresa también es responsable por aclamados programas de televisión como Iconoclasts (Sundance Channel); proyectos de conciertos para Drake, Arcade Fire, Jay-Z y Britney Spears, y el documental nominado al Oscar 2012 Paradise Lost 3: Purgatory, que se estrenó en el Festival de Cine de Sundance, y que dio como resultado la liberación de tres hombres condenados a muerte.

La forma en que trabajan para representar a sus clientes es tan distintiva como los clientes mismos. Desde el principio, @radical.media ha sido conocida por aprovechar al máximo la tecnología para fomentar las marcas y visiones artísticas de sus clientes. Una de sus herramientas características es Final Cut Pro, que ha apoyado su innovador flujo de trabajo de video digital durante más de una década. En la última etapa de esa evolución, la compañía decidió pasar toda su instalación de post-producción en la ciudad de Nueva York a Final Cut Pro X .

Hacia transmedia

Dada la magnitud y el alcance de ese trabajo, la reciente decisión de la empresa fue uno de los cambios más fundamentales que podrían haberse hecho. Ubicada en varios pisos de un gran edificio industrial cercano al distrito Meatpacking de Manhattan, @radical.media cuenta con más de 150 empleados a nivel mundial, así como con cientos de profesionales independientes especializados. Así, el paso a Final Cut Pro X requiere una planificación cuidadosa y pruebas exhaustivas.

“Me encantó el nuevo modelo de edición. Las cosas son más fluidas, simples y eficientes. Así, solo debo concentrarme en la creación”. Según Evan Schechtman, director de operaciones de @radical.media, el cambio fue impulsado por una clara necesidad del negocio. “Hemos estado usando Final Cut Pro por más de diez años, y esta nueva versión es tan revolucionaria como la primera”, afirma Schechtman. “Como somos una empresa de transmedia, tenemos que ser capaces de contar la historia de un cliente, sin importar la plataforma. Eso significa ser capaz de tomar el material que nos llega en todos los formatos y estándares, y usarlo en proyectos que deberán cumplir con la máxima calidad en todas partes. Con su motor de edición nativa altamente optimizado, Final Cut Pro X resuelve ese problema, lo que nos permite empezar cada proyecto de la mejor manera”.

Schechtman señala que la empresa ya ha movido el 25 por ciento de sus proyectos actuales a Final Cut Pro X, incluyendo una campaña de alto perfil para Grey Goose Vodka y recortes de la película que celebra el 25 aniversario de Graceland de Paul Simon.

Impulsando el flujo de trabajo

El cambio a Final Cut Pro X ya ha fortalecido el flujo de trabajo, de adelante hacia atrás. En la lista corta de principales beneficios está la velocidad. Liz Mason, gerente general de @radical.media dice que, para los primeros clientes cuyos proyectos fueron editados en Final Cut Pro X, “la velocidad es lo primero que notan”.

Gran parte de esa aceleración fue realizada incluso antes de que los editores tocaran los archivos. A medida que los asistentes traían archivos originales de fuentes que van desde cámaras web hasta cámaras digitales ARRI ALEXA de alta gama, la nueva capacidad Content Auto-Analysis de Final Cut Pro X escaneó los archivos en segundo plano, y creó metadatos que aceleraron aún más la organización inicial. El procesamiento del material, que involucró efectos de velocidad, transiciones, conversión de velocidades de cuadros y renderizado, fue mucho más rápido, ya que la aplicación utiliza la arquitectura de 64 bits de OS X. Además, con el motor de palabras clave y el Skimmer, los asistentes y editores pueden moverse a través de los contenidos rápidamente, y etiquetarlos con palabras clave.

“Final Cut Pro X nos permite disfrutar de todos los diferentes tipos de formatos que debemos usar para hacer las cosas interesantes y de vanguardia que hacemos para @radical.media”, dice Mason. “Y el material se procesa tan rápido desde el principio, que no tenemos que esperar. Esa es una de las razones por las que estamos dispuestos a adentrarnos en proyectos reales, en tan poco tiempo”.

Randy Main, director técnico de @radical.media, atribuye algo de esa velocidad inicial a una de las nuevas capacidades más convincentes de Final Cut Pro X. “La funcionalidad fundamental para nosotros, al organizarnos al inicio de un proyecto, es el etiquetado de metadatos. Nos ha permitido avanzar a través de ese proceso más rápidamente que con otro editor no lineal con el que haya trabajado”. Main señala que los asistentes editoriales están “en un estado de felicidad, porque nunca han tenido una herramienta más sofisticada para hacer su trabajo”.

Cy Christiansen edita el comercial de Grey Goose en Final Cut Pro X.

Ediciones aceleradas

Schechtman considera que la velocidad del front-end se traslada al proceso de edición real: “Al parecer, el mantra de Final Cut Pro X es que nada detiene el flujo de edición. Toda la interfaz de usuario ha sido simplificada, y realmente llega a los principales componentes de la edición. Hay un aumento exponencial de la velocidad, el desempeño y la fluidez”.

Grey Goose

Uno de los primeros proyectos de @radical.media en sacar provecho de estas nuevas capacidades fue un comercial estilizado y de alta energía de Grey Goose, para el lanzamiento de un nuevo sabor llamado Cherry Noir. “Esa es una campaña muy grande y de alto perfil para probar el nuevo software”, dice Schechtman. “Y Final Cut Pro X lo logró”.

El anuncio, producido y dirigido en @radical.media, fue filmado en locaciones de la ciudad de Nueva York con la cámara ARRI ALEXA, y grabado en formatos ARRIRAW y Apple ProRes 4444. El material fue entregado a @radical.media en discos G-RAID de G-Technology y, de inmediato, se crearon copias de seguridad en discos RAID 5 y cintas LTO-5. Luego el material fue ingresado en Final Cut Pro X, y transformado a Apple ProRes Proxy para su edición.

Para las sesiones de edición orientadas por el cliente, el editor usó Audiciones para pasar rápidamente a través de diferentes efectos en una misma toma. Una vez editado el video en Final Cut Pro X, fue exportado a DaVinci Resolve y a Autodesk Smoke en la Mac para la gradación de color, los efectos y el acabado. Con Marquis X2Pro, el proyecto fue convertido a un archivo AAF para su importación a Avid Pro Tools, donde se mezcló el sonido. El proyecto le probó a @radical.media lo bien que funcionó la capacidad de exportación de XML de Final Cut Pro X con el resto de su ecosistema de post-producción, para la corrección del color y los efectos visuales. 

“Con una nueva app, es realmente importante que ésta se integre sin problemas con nuestras herramientas de acabado”, apunta Main. “Y Final Cut Pro X realmente brilló en ese aspecto”.

Schechtman agrega: “Fue algo masivo que nos demostró que podemos aprovechar esta herramienta narrativa increíblemente rápida y fluida, y aún así acudir a otras herramientas profesionales que solemos usar para complementar nuestras instalaciones”.

Proyectos documentales

@radical.media también está editando una serie de documentales largos en Final Cut Pro X. Estos proyectos combinan las grabaciones de video en cámaras ARRI ALEXA, Canon 5D Mark II y Sony PMW-EX3 con un amplio material de archivo en casi todos los formatos, velocidades y tamaños, que los editores usan en conjunto para crear los videos finales. “Esa es la naturaleza del mundo en que vivimos cuando contamos historias documentales”, dice Schechtman. “Y es un trabajo perfecto para Final Cut Pro X”.

Schechtman observa que el alcance de los proyectos requiere un flujo de trabajo editorial diferente. “Estos grandes proyectos de estilo vérité realmente muestran cómo varios editores pueden mirar en el mismo grupo de materiales para contar sus historias. Somos un entorno de almacenamiento compartido con una implementación de Xsan muy grande. Algo maravilloso acerca de Final Cut Pro X es que reconoce que tenemos almacenamiento centralizado compartido, y nos permite usar el almacenamiento de una nueva forma. El hecho de que Xsan está integrado en OS X Lion y Lion Server quiere decir que no estamos comprando copias de Xsan para cada computadora. Eso es muy importante para nosotros”.

Entre los editores asignados a los proyectos estaba Cy Christiansen, quien editó un video usando Final Cut Pro X por primera vez. “Me encantó el nuevo modelo de edición”, afirma. “Hay menos obstáculos en la interfaz, por lo que las cosas son más fluidas, simples y eficientes. Así, solo debo concentrarme en la creación. Recortar se siente como nunca antes. Y mientras muevo los clips, Magnetic Timeline mantiene las cosas donde deben estar. Para mí, es un camino totalmente nuevo, y funciona muy bien”.

Más cambios

Dados los resultados positivos del cambio a Final Cut Pro X, Schechtman confía en la nueva dirección que han tomado y no se queda corto, al recomendarlo a otros.

“En mi carrera, he visto muy pocos cambios realmente importantes en nuestro negocio”, dice. “Final Cut Pro X es definitivamente uno de ellos. Como profesional de la tecnología, estos cambios me trajeron muchos beneficios, y creo que todos necesitan adoptarlos, para no quedar rezagados”.