Creado para ser compatible.

Mamá siempre dice: “Llévate bien con los demás”. Y tu computadora le hace caso. Con OS X puedes usar Microsoft Office, conectar la mayoría de las impresoras y cámaras, acceder a redes de PC e, incluso, ejecutar Windows.

¿Cambiando de una PC a una Mac? No hay problema.

Con OS X, puedes migrar toda la información de tu PC anterior a tu nueva Mac. La migración integrada de Windows a Mac en OS X transfiere automáticamente tus documentos, música, contactos, calendarios y cuentas de email (Outlook y Windows Live Mail), y los coloca en las carpetas y aplicaciones apropiadas de tu nueva Mac. Es así de simple.

Funciona con los estándares de la industria.

Gracias a que es compatible con los estándares de la industria, OS X funciona con casi todos los proveedores de email y sitios web. También te permite ver los tipos de archivos más comunes, como documentos de Office, PDF, imágenes, archivos de texto, MP3, videos, archivos ZIP y mucho más.

Por eso, si estás moviendo archivos desde una PC, o si tus amigos y colegas te envían archivos, puedes estar tranquilo pues funcionarán perfectamente en tu Mac.

Office en tu Mac.

Con Microsoft Office para Mac puedes crear documentos con Word, presentaciones con PowerPoint y hojas de cálculo con Excel, igual que lo haces en una PC con Windows. Es compatible con Microsoft Office para Windows, por lo que puedes compartir documentos con tus amigos y colegas fácilmente. Incluso si no tienes Office instalado en tu Mac, puedes usar la opción Vista Rápida para previsualizar los documentos de Office sin tener que abrir una aplicación.

Soporte para Microsoft Exchange Server.

OS X provee soporte integrado para la última versión de Microsoft Exchange Server. Así, podrás usar tu Mac en tu casa y tu oficina con todas las funcionalidades y aplicaciones que adoras, y tener todos tus mensajes, reuniones y contactos en un único lugar.

Tranquilo. Tu cámara, impresora y mouse también funcionan.

Casi todos los dispositivos que se conectan a una computadora a través de USB, cable de audio o Bluetooth funcionarán con una Mac. Eso incluye cámaras digitales, discos duros externos, impresoras, teclados, bocinas y mucho más.

Incluso puedes usar un mouse con botón derecho para tu Mac. Además, como OS X incluye miles de controladores de dispositivos, puedes empezar a usarlos tan pronto los conectas, sin necesidad de descargar manualmente otro software.

Una Mac incluso puede ejecutar Windows.

¿Tienes una aplicación Windows que necesitas utilizar de vez en cuando? No hay problema: cada nueva Mac te permite instalar y ejecutar Windows a velocidades nativas, usando una utilidad integrada llamada Boot Camp.

La configuración es simple y segura para los archivos de tu Mac. Una vez que hayas finalizado la instalación, podrás iniciar tu Mac usando OS X o Windows. Si deseas ejecutar aplicaciones de Windows y Mac al mismo tiempo, sin reiniciar, puedes instalar Windows usando el software VMware o Parallels.*

Conéctate a otras PC a través de una red.

El Finder no sólo te permite buscar archivos en tu Mac, sino también encontrarlos fácilmente en otra computadora, ya sea Mac o PC‚ que esté dentro de tu red doméstica. Las computadoras habilitadas para compartir archivos automáticamente aparecen en la sección Compartido de la barra lateral del Finder, lo cual te permite buscar aquellos archivos y carpetas para los que tienes permisos.

* Microsoft Windows se vende por separado. MacBook Air y MacBook Pro son compatibles con Windows 7 y Windows 8.