Materiales más seguros ¿Cómo cerciorarnos de que
nuestros productos sean siempre seguros
para ti y el planeta?

Dirigimos nuestro propio laboratorio de pruebas medioambientales.

Para proteger a las personas y al planeta, adoptamos estrictos estándares sobre los materiales usados en nuestros dispositivos. Muchas veces, estos estándares superan con creces lo que exige la ley. También construimos un laboratorio de pruebas medioambientales, donde nuestros químicos y toxicólogos buscan sustancias potencialmente dañinas para anticiparse a cualquier problema. Nuestro laboratorio está a la vanguardia en términos de procesos: uno de los que adoptamos para garantizar que nuestros productos no contengan berilio usa instrumentos láser, similares a los que usan las sondas espaciales enviadas a Marte para analizar muestras de suelo. El laboratorio también cuenta con herramientas como la espectrometría de masas con plasma de acoplamiento inductivo, la espectroscopía de fluorescencia de rayos X y la cromatografía de iones, líquidos o gases.

Nuestros científicos han catalogado y analizado más de 20.000 piezas distintas.

Iniciamos un programa de publicación de materiales con el fin de identificar las sustancias que usamos en las piezas de nuestros productos. Ya hemos examinado más de 20.000 componentes de los 40.000 que se encuentran en todos nuestros productos, y todos los días recopilamos información sobre más piezas. Usamos 18 criterios para evaluar las diferentes sustancias químicas presentes en estos componentes. Esto nos ayuda a entender el efecto que tienen en la salud de las personas y en el medio ambiente.

Para garantizar la seguridad del Apple Watch, producimos nuestro propio sudor.

Probar la reacción de los materiales con el sudor es clave en el caso del Apple Watch. ¿Pero cómo se hace para recolectar la cantidad de sudor necesaria para estas pruebas? Hay que producirlo. Por ejemplo, muchas personas son alérgicas al níquel, que está presente en aleaciones como el acero inoxidable. Por eso, hacemos pruebas de lixiviación de níquel con el Apple Watch para determinar con qué rapidez el níquel de las piezas metálicas puede llegar a transferirse al sudor. Al sumergir diferentes componentes en frascos con sudor artificial, podemos controlar de cerca las muestras para garantizar que las sustancias como el níquel permanezcan en su lugar.

Adoptamos los estándares de seguridad más exigentes para nuestros productos. Y para las personas que los hacen.

También cuidamos la salud y la seguridad de las personas que trabajan en nuestra cadena de producción. Los estándares que establecemos para nuestros proveedores superan lo exigido por la ley, como nuestra especificación de sustancias reguladas, que identifica las sustancias químicas tóxicas que limitamos o prohibimos en nuestros procesos de fabricación y productos. También hacemos auditorías para mantener un inventario de las compras de sustancias químicas e identificarlas en nuestra cadena de producción. Hemos eliminado el benceno, el n-hexano, el tolueno y los compuestos orgánicos clorados de todas nuestras plantas de ensamblaje final, mientras seguimos trabajando con nuestros proveedores para que gestionen mejor las sustancias químicas usadas en la fabricación. Además, nuestros toxicólogos analizan rigurosamente la seguridad de los materiales usados por nuestros proveedores basándose en los datos recogidos en nuestro laboratorio de pruebas medioambientales.

Las peores sustancias tóxicas y lo que hemos hecho con ellas.

Una vez que identificamos las sustancias tóxicas presentes en nuestros productos, las reducimos, las eliminamos o desarrollamos nuevos materiales que sean más seguros. Hacemos lo mismo con las sustancias tóxicas presentes en nuestros procesos de fabricación y reciclaje para proteger a los trabajadores y evitar que dichas sustancias contaminen el suelo, el aire y el agua.

Berilio

Eliminado de los nuevos diseños de productos. El berilio se encuentra en las aleaciones de cobre usadas en la fabricación de conectores y resortes.

Mercurio

Lo eliminamos en el 2009. Desde entonces, usamos LED y OLED de bajo consumo sin mercurio en los monitores en lugar de lámparas fluorescentes con mercurio.

Plomo

Eliminado gradualmente del cristal de la pantalla y de la soldadura en el 2006.

Arsénico

En el 2008 eliminamos de nuestras pantallas el arsénico, usado tradicionalmente en el vidrio.

PVC y ftalatos

Sustituidos por elastómeros termoplásticos más seguros.* Ambos siguen siendo usados por otras empresas en la fabricación de cables de alimentación y cables de audífonos.

Retardantes de llama bromados (BFR)

En el 2008 dejamos de usarlos en miles de componentes, como carcasas, placas de circuitos y conectores. En su lugar, empezamos a usar hidróxidos de metales y compuestos de fósforo, que son más seguros.

Podemos hacer mucho, pero no podemos hacerlo solos.

Queremos conocer las ideas de todos aquellos que comparten nuestro compromiso con la eliminación de las sustancias tóxicas. Por eso creamos un Consejo Asesor de Química Ecológica, formado por algunos de los principales toxicólogos, investigadores y académicos del mundo. Este consejo nos ayuda a identificar innovadoras formas de reducir o eliminar las sustancias tóxicas de nuestra cadena de producción. También invitamos a expertos de todo el mundo a reunirse con los directivos de Apple. Juntos, nos enfocamos en eliminar las sustancias tóxicas de cada etapa de nuestros procesos, mientras compartimos nuestros conocimientos a través de la red Clean Electronics Production Network de la organización sin ánimo de lucro Green America. Además, buscamos las mejores ideas de las ONG más importantes, para que nos ayuden a lograr que nuestros productos y procesos sean aún más seguros.