• 1.0 de 5 estrellas

    VOY A INTENTAR DEVOLVERLA

    • Escrita por Juan M de Lliria

    LOS MATERIALES PARECEN DE CALIDAD, PERO, TIENE MUCHA PEGAS: EL IPAD NO ACABA DE ENCAJAR EN EL SOPORTE, LOS BORDES SE QUEDAN FUERA, EL PRIMER DIA QUE SACO EL IPAD PARA UTILIZAR EL TECLADO Y LA VUELVO A PONER, SE ROMPE POR LA ESQUINA DE LA PARTE SUPERIOR DERECHA DONDE ESTA EL BOTON DE ENCENDIDO, YA QUE AHI ES MUY FINO.
    EL SOPORTE DE GOMA PARA EL APPLE PENCIL NO SIRVE PORQUE ES MUY ANCHO Y CUANDO PONES VERTICAL LA FUNDA, EL PENCIL SE CAE.
    LO COMPRE PORQUE MOLESKINE PARECIA UNA MARCA DE GARANTIA
    VOY A INTENTAR QUE ME DEVUELVAN EL DINERO. Y POR 99,95€.

  • 2.0 de 5 estrellas

    Más diseño que funcionalidad y protección

    • Escrita por Juan D de Gijón

    Viene en una caja dura estupenda tipo "cajón", que se desliza tirando de una bonita cinta, y que puede perfectamente servir para guardar el ipad dentro de la funda cuando no está en uso. La piel es muy agradable al tacto y el ipad encaja muy bien. La presencia cerrado es impecable. Hasta aquí lo bueno...

    Los problemas vienen cuando te das cuenta que los bordes de la carcasa de plástico (o pvc) está demasiado paralelos a las tapas de piel, de modo que si se cae el ipad de canto se encaja una buena bofetada. El interior viene forrado de una especia de "esterilla de goma" suave para que al apoyar el aparto para ver un video puedas hacerlo a varios ángulos y no resbale. Esto no es así, pues a la mitad, el peso del ipad ya está deslizando el borde hasta llegar a caerse y dejar la tableta "en plano", por lo que todo se reduce a UNA posición.

    Por si fuera poco, la goma interior para sujetar el Apple pencil es demasiado holgada y este se desliza hasta caer. El hueco que han dejado para que este lápiz se coloque es tan grande que una vez cerradas las tapas y llevado en vertical, al agarrarlo no hay una sensación de seguridad y solidez, pues el lomo se dobla en el espacio donde va el apple pencil o similar. Esta funda es para llevar un bolígrafo, pluma o parecido, pero no para llegar el famoso lápiz de la manzanita, que es como lo anuncian.

    La tapa una vez cerrado se mueve mucho a los lados, dando, una vez más, muy poca sensación de seguridad. Y ni la goma que cierra las dos tapas aprieta lo suficiente para que las dos solapas no se muevan.

    En conclusión, muy bonito hasta que se intenta hacer un uso funcional de él pues esta diseñado con los pies. Si a esto le sumamos el abusivo precio de € 90 es un auténtico robo. Una pena pues soy fan de los cuadernos Moleskine...