Cuanto más la conoces, más linda la encuentras.

La MacBook Air es increíblemente delgada y ligera, pero también la diseñamos para ser poderosa, capaz, resistente y muy fácil de usar, con suficiente batería para acompañarte todo el día. Esa es la diferencia entre una notebook que es simplemente delgada y ligera, y una que ofrece mucho más que eso.

Delgada, ligera y resistente. Todo gracias al almacenamiento flash.

El almacenamiento flash hace que la MacBook Air sea increíblemente delgada y ligera, con menos de dos centímetros de grosor y apenas 1.35 kilogramos de peso.1 Y también es de estado sólido, lo que significa que no hay piezas móviles. Por eso es confiable, resistente y silencioso, y ocupa mucho menos espacio que un disco duro tradicional. De hecho, alrededor de un 90% menos. Esto libera espacio para otras cosas importantes, como una batería más grande. Así, tienes una notebook que pesa casi nada, con una batería que dura todo el día. Eso es movilidad en su máxima expresión.

Ninguna tecla pasa inadvertida.

Cualquiera puede intentar hacer una notebook delgada y ligera, pero el éxito está en hacerla sin sacrificar nada. Por eso la MacBook Air tiene un teclado de tamaño estándar, tan cómodo como el de una computadora de escritorio, y está retroiluminado para que puedas escribir fácilmente en lugares con poca luz. Un sensor integrado detecta los cambios de luz y ajusta el brillo del teclado y la pantalla de forma automática para que tengas la iluminación ideal en cualquier lugar.

Multi-Touch. El control está donde tu dedo esté.

La tecnología Multi-Touch es parte de prácticamente todos los productos Apple y es la manera más personal de interactuar con tus dispositivos. La mejor forma de experimentar el Multi-Touch en una notebook es a través del trackpad. Este es precisamente el caso de la MacBook Air. Su trackpad no tiene botones porque toda la superficie de vidrio sirve de botón. Además, los gestos Multi-Touch de macOS te permiten interactuar con la MacBook Air de forma más intuitiva que nunca.

Una batería que puede atravesar un día. O treinta.

Hasta 12 horas.

Si miras una MacBook Air por dentro, verás algo asombroso: todo el espacio que le dedicamos a la batería. Esto ha sido posible gracias a componentes pequeños como el almacenamiento flash, porque cuando el objetivo es diseñar una notebook perfecta para el uso diario, dar prioridad a la batería tiene mucho sentido. La MacBook Air tiene una batería que dura hasta 12 horas2 y si la dejas en reposo por más de 3 horas, se activará el modo de espera. Esto significa que podrás volver a usarla un mes después y se activará en un instante. Con la MacBook Air, el tiempo siempre está de tu lado.