Recursos ¿Podremos en el futuro fabricar nuestros productos sin extraer recursos limitados de la Tierra?

Nuestra meta es
tener una
cadena de producción circular.

Las cadenas de producción tradicionales son lineales. Los materiales se extraen, se usan para fabricar productos y, por lo general, terminan en vertederos tras cumplir su vida útil. Luego, el proceso empieza nuevamente y se extraen más materiales de la Tierra para crear nuevos productos. Creemos que nuestra meta debe ser una cadena de producción circular, donde los productos se fabriquen usando sólo recursos renovables o material reciclado. Para impulsar un cambio positivo, ya tenemos programas con estándares muy estrictos para garantizar que los materiales limitados que usamos en nuestros productos se obtengan de manera responsable. También nos propusimos terminar un día con la extracción de recursos. Y estamos creando innovadoras técnicas de reciclaje, como nuestra línea de robots de desmontaje, para que los materiales recuperados sean mejor aprovechados en nuevos productos. Es una meta ambiciosa que requerirá muchos años de colaboración entre diversos equipos de Apple, nuestros proveedores y empresas de reciclaje. Pero el objetivo es claro y el proyecto ya está en marcha.

Además, mantenemos el compromiso de asegurarnos de que todos los residuos generados por nuestra cadena de producción sean reutilizados, reciclados, compostados o, de ser necesario, transformados en energía. De nuestras 18 plantas de montaje final, 17 han recibido la validación Zero Waste to Landfill de la empresa UL, al evitar que se enviaran más de 240.000 toneladas métricas de residuos a los vertederos desde enero del 2015. Y recientemente hemos ampliado esta iniciativa a 25 proveedores más.

Estamos cerrando el círculo en nuestra cadena de producción

Materias primas(se eliminan en la cadena de producción circular)

a Procesamiento

a Fabricación

a Uso

a Residuos electrónicos (se eliminan en la cadena de producción circular)

Las materias primas y los residuos electrónicos se reemplazan en la cadena de producción circular con un circuito inverso que va del uso al procesamiento pasando por la Reutilización y reciclaje

Inventamos mejores formas de reciclar y reutilizar. Como Liam, nuestro robot desmontador.

Las técnicas actuales de reciclaje, como la trituración, sólo permiten recuperar una pequeña cantidad de materiales y suelen disminuir su calidad. Por eso inventamos Liam, una línea de robots que puede desarmar el iPhone 6 con rapidez y separar sus componentes valiosos, reduciendo así la necesidad de extraer más recursos de la Tierra. Con nuestras dos líneas de robots en funcionamiento, podemos desarmar hasta 2,4 millones de teléfonos al año. Liam es un experimento en tecnología de reciclaje del que aprendemos mucho, y esperamos que este tipo de ideas inspire a otras empresas a innovar de la misma manera.

Ya hemos comenzado a usar algunos de los componentes recuperados para fabricar nuevos dispositivos. Por ejemplo, tomamos las carcasas de aluminio que Liam recuperó del iPhone 6, las derretimos y reutilizamos el material para crear computadores Mac mini que usamos en nuestras instalaciones de montaje final del iPhone.

Luego nos preguntamos: ¿qué más podemos hacer? Y lo que hicimos fue ver todo el proceso desde una perspectiva global: evaluamos 44 elementos y analizamos qué riesgos medioambientales representaban y si se violaban derechos humanos durante su extracción. El primer elemento fue el estaño. Ahora estamos utilizando estaño 100% reciclado para soldar la tarjeta lógica principal del iPhone 6s. Al mismo tiempo, enviamos las tarjetas lógicas principales del iPhone 6 recuperadas por Liam a una empresa de reciclaje que puede recuperar el estaño, el cobre y los metales preciosos.footnote 1 Nuestro siguiente paso será probar diferentes métodos para recuperar el cobalto de nuestras baterías de iones de litio y usar cobalto reciclado.

Materiales que Liam tiene el potencial de recuperar por cada 100.000 iPhone 6

  • Aluminio 1.900 kg
  • Oro 1,3 kg
  • Plata 7 kg
  • Tierras raras 24 kg
  • Tungsteno 3,5 kg
  • Cobre 800 kg
  • Metales del grupo del platino 0,4 kg
  • Estaño 55 kg
  • Cobalto 550 kg
  • Tantalio 2,5 kg

No basta con usar recursos renovables. Hay que hacerlo de una manera responsable.

Los recursos más valiosos de la Tierra, como el agua y el papel, son renovables si se gestionan de manera responsable. Por eso, hacemos todo lo posible para conservarlos. Medimos nuestro consumo de agua y buscamos fórmulas para reducirlo o reutilizar el agua siempre que sea posible. También usamos papel y plástico de manera más eficiente en nuestros empaques, y fijamos objetivos de cero residuo en nuestros campus y tiendas. Además, nos comprometemos a proteger y crear más bosques sustentables de los que explotamos actualmente para extraer materias primas.

Nos tomamos el cuidado del agua muy en serio.

El agua es esencial para la vida. La necesitamos para beber, para cultivar nuestros alimentos y para mantener los ecosistemas naturales de todo el planeta. Y aunque el agua es un recurso renovable, es un bien valioso en muchas partes del mundo donde escasea. Por lo tanto, nos responsabilizamos por el agua que usamos, ya sea en nuestras oficinas centrales en California o en las instalaciones de nuestros proveedores en todo el mundo. Buscamos constantemente nuevas formas de conservar el agua y de desechar las aguas residuales de manera segura.

En nuestras instalaciones, supervisamos el consumo de agua en los procesos de refrigeración, mantenimiento e higiene con el fin de desarrollar métodos específicos para reducirlo. Por ejemplo, hemos instalado sofisticados sensores y dispositivos de control en los sistemas de jardinería de nuestros campus en el valle de Santa Clara, en California. Esto reducirá el consumo de agua de riego hasta un 30% en comparación con el 2015 y permitirá ahorrar casi 58 millones de litros por año. En nuestros centros de datos, instalamos sistemas de submedición para identificar áreas de consumo, detectar fugas y desarrollar mejores técnicas para prevenir desperdicios. Además, estamos aumentando el uso de agua de lluvia o agua reciclada para fines no potables en el Apple Park, en nuestras instalaciones en el valle de Santa Clara y en Austin, Texas, y en nuestros centros de datos en Irlanda, Dinamarca y Carolina del Norte.

También creamos el Programa Agua Limpia para conservar el agua y evitar su contaminación en nuestra cadena de producción. Al monitorear el consumo de agua en las instalaciones de nuestros proveedores y hacer análisis de ciclo de vida para identificar los componentes que requieren grandes cantidades de agua, podemos ayudarlos a adoptar estrategias de conservación más conscientes. También examinamos de cerca los datos mundiales sobre escasez de agua para centrar nuestros esfuerzos en los lugares donde más se necesita. Gracias a nuestros programas de capacitación de empleados, análisis de datos de referencia, evaluación de desempeño y soporte técnico, ya hemos ayudado a nuestros proveedores a ahorrar más de 11.000 millones de litros de agua solamente en el 2016 (un incremento de 36% en la reutilización promedio del agua en 86 instalaciones). Y como muchos de nuestros proveedores fabrican componentes para otras empresas, también estamos ayudando a reducir el consumo de agua de procesos de fabricación de productos que no son de Apple.

No sólo protegemos los bosques, también protegemos su futuro.

Los bosques proporcionan la fibra de madera para el papel que usamos en nuestros empaques. También limpian el aire que respiramos, purifican el agua que bebemos y albergan fauna. Por eso nos esforzamos mucho por minimizar nuestro impacto medioambiental abasteciéndonos de papel producido de forma responsable y usándolo de la forma más eficiente posible. Pero sabemos que eso no es suficiente. Los bosques todavía están en peligro debido a la tala ilegal, la mala gestión y el desarrollo urbano agresivo, así que estamos decididos a proteger y crear suficientes bosques gestionados de forma sustentable en todo el mundo para cubrir todas nuestras necesidades de empaque y producir fibra durante muchos años.

Usamos papel virgen de forma responsable.

Cada vez que usamos papel virgen en nuestros empaques, nuestros proveedores están obligados a obtenerlo de bosques administrados de forma sustentable o de madera proveniente de fuentes controladas. Además, llevamos a cabo auditorías con regularidad para garantizar que se cumplan todas nuestras especificaciones. En el año fiscal 2016, más del 99% del papel usado en nuestros empaques y oficinas corporativas provino de bosques gestionados de forma sustentable o de fuentes madereras controladas o recicladas.

Protegemos los bosques sustentables.

Seguimos protegiendo y creando bosques sustentables porque, cuando se gestionan correctamente, pueden proporcionar recursos abundantes durante mucho tiempo. Además de especificar que toda nuestra fibra virgen proviene de bosques gestionados de forma responsable, queríamos asegurarnos de no disminuir la oferta mundial de este tipo de fibra. Por lo tanto, hemos fijado el objetivo de proteger o crear suficientes bosques administrados de forma sustentable para cubrir todas nuestras necesidades de empaques de productos.footnote 2 En el 2017, cumplimos nuestro objetivo: la producción anual de nuestros proyectos de conservación forestal es ahora mayor que la cantidad de fibra virgen usada en los empaques de productos Apple durante el año fiscal 2016. En asociación con The Conservation Fund, hemos protegido casi 15.000 hectáreas de bosque sustentable en el este de Estados Unidos. Y nuestra iniciativa más ambiciosa se encuentra en China, donde trabajamos con WWF. Hasta ahora, hemos avanzado con el proceso de certificación Forest Stewardship Council para casi 130.000 hectáreas de bosque en China. A medida que nuestra demanda de papel crezca y cambie, seguiremos protegiendo y creando suficientes bosques sustentables para cubrir todas nuestras necesidades de empaque.

Usamos más papel certificado y menos plástico en nuestros empaques.

Buscamos constantemente nuevas maneras de reducir el volumen de nuestros empaques, desarrollando tecnologías que usan el papel de manera más eficiente y utilizando papel reciclado siempre que podemos. De hecho, en el año fiscal 2016, más del 60% del papel usado en nuestros empaques provino de fibra de madera reciclada. También estamos diseñando empaques con menos plástico. Por ejemplo, la bandeja de accesorios de la caja del iPhone 7 está hecha de una mezcla de fibra de bambú cosechada de manera sustentable y residuos de caña de azúcar.

Un dispositivo duradero es un dispositivo más ecológico.

Cuanto más tiempo se puedan usar los productos, menos recursos habrá que extraer para fabricar otros nuevos. Por eso evaluamos todos nuestros productos en nuestro laboratorio de pruebas, utilizando métodos rigurosos que simulan las experiencias reales de nuestros clientes con sus dispositivos. Por ejemplo, analizamos cómo los dispositivos soportan el calor y el frío extremos, la exposición al agua y a los químicos, y los rayones provocados por materiales como la lana de acero y la mezclilla. Además de adoptar las medidas habituales de la industria, diseñamos nuestras propias pruebas e incluso construimos maquinaria de prueba personalizada. Diseñamos estas pruebas basándonos en nuestros estudios de comportamiento de los usuarios y analizando los productos devueltos para entender a cabalidad todo tipo de problemas.

En caso de que algún producto se rompa, tenemos programas como AppleCare y los servicios de reparación certificados por Apple para ayudar a nuestros clientes a usar sus dispositivos por más tiempo. También lanzamos periódicamente actualizaciones de software gratuitas que mantienen nuestros productos vigentes y extienden su vida útil al máximo. Y diseñamos esas actualizaciones de software para que sean compatibles con las generaciones anteriores de los productos. Por ejemplo, macOS Sierra es compatible con los modelos de Mac que se remontan a finales del 2009. Y cuando los clientes deciden cambiar su dispositivo por uno nuevo, el anterior muchas veces termina en manos de amigos o familiares.