Te llena el día
y no ocupa nada.

El Apple TV te trae tus contenidos favoritos con una definición de hasta 1080p HD. Enchúfalo y disfruta en tu televisor HD de las mejores películas, deportes, música y un largo etcétera. Y por si esto fuera poco, también puedes ver vía AirPlay todo lo que tienes en cualquier dispositivo iOS o en el Mac.

Películas.
Los últimos taquillazos y los clásicos, a la carta.

Programación en vivo.
Deportes y noticias sin moverte del sofá.

Fotos, vídeos y música.
Tu contenido, en prime time.

iCloud.
Todo está aquí. Y va contigo a todas partes.

Almacénalo en iCloud. Disfrútalo en tu Apple TV.

Con iCloud puedes comprar películas en el Apple TV y verlas en tu iPad, iPhone, iPod touch, Mac o PC. Y viceversa.3 Pero eso no es todo, porque iCloud también guarda las fotos y vídeos que haces y los actualiza en todos tus dispositivos,2 incluido tu televisor HD a través del Apple TV. Es la forma más fácil de acceder al contenido de cualquiera de tus dispositivos al instante. Más información sobre iCloud

En Familia.
Compartir. Eso tan bonito. Y ahora también tan fácil.

Con la prestación En Familia, hasta cinco familiares y tú podéis compartir las películas de vuestras bibliotecas de iTunes. Como todas las compras se guardan en iCloud, cuando uno compra una película, los demás pueden disfrutarla en el Apple TV o en el dispositivo que utilicen. Además puedes usar la opción Solicitar la Compra para que los niños pidan permiso antes de comprar algo.4

Más información sobre En Familia

Tus artistas favoritos,
en tu sala de estar.

Llena tu casa de tu música favorita con el Apple TV o disfruta de tu biblioteca de iTunes directamente desde iCloud. Además, si estás suscrito a iTunes Match, tendrás acceso a toda tu colección, incluidos los CD que hayas importado. Ahora la buena música nunca te abandonará, porque cualquier canción que compres en el iTunes Store desde el Apple TV estará esperándote en tus dispositivos, lista para sonar.

Más información sobre iTunes Match

Tus fotos y vídeos
merecen salir en la tele.

Con Fotos Compartidas en iCloud puedes invitar a los amigos que tengan un Apple TV a ver tus fotos y vídeos en su propia casa.2 Y compartir los momentos estelares de tus vacaciones es tan fácil como no hacer nada: con Mis Fotos en Streaming, las últimas fotos que hayas hecho con cualquiera de tus dispositivos aparecerán automáticamente en todos los demás. Además, si quieres estrenar tus vídeos como se merecen, con iMovie Theater podrás ver las obras maestras que hayas creado con iMovie en la gran pantalla. Sin sincronizar ni enviar nada. Ponte cómodo, empieza el espectáculo.

AirPlay.
El contenido de tus dispositivos iOS
y Mac en tu tele HD.

Tu iPad, iPhone, iPod touch o Mac
también pueden ser los protagonistas.

Con AirPlay puedes reproducir el contenido de tu iPhone, iPad, iPod touch o Mac en tu televisor HD.5 Así, si quieres ver a toda pantalla una película que tienes en uno de tus dispositivos, no necesitas volver a alquilarla. También podrás reproducir en streaming tus vídeos caseros o de Internet, tus fotos y las apps que sean compatibles con AirPlay. Con la conexión P2P de AirPlay, tus invitados pueden reproducir el contenido de su Mac o dispositivo iOS en tu televisor, sin tener que conectarse a tu red ni saber la contraseña.6 Y con Duplicación AirPlay podrás ver la pantalla del iPad, iPhone, iPod touch o Mac en tu televisor HD.7 De esta manera, cuando tocas, pellizcas o deslizas el dedo en tu dispositivo, el resultado también aparece en la pantalla de tu televisor. Te vendrá genial para enseñar a todos lo máquina, o negado, que eres jugando.
Más información sobre AirPlay

Pequeño. Potente. Eficiente.

El Apple TV es silencioso, de consumo eficiente y tan compacto que te cabe en la mano. Por eso queda igual de bien junto a tu tele panorámica como en el típico mueble lleno de aparatos electrónicos. Cuando no te llena el salón de acción, drama o suspense, consume menos que una lámpara de noche. Y por si fuera poco, con el Apple Remote tú tienes el mando.

Fácil configuración.

Configurar el Apple TV no puede ser más fácil: enchúfalo a la corriente, conecta el Apple TV al televisor mediante un cable HDMI (se vende por separado) y listo. Igual de sencillo es empezar a usarlo: pon el iPhone o el iPad cerca del Apple TV con el Bluetooth activado para que detecte tu red y reciba los ajustes de forma automática.8 Como todo llega al Apple TV vía Wi‑Fi, no necesitas hacer nada más.