Cambio climático

No queremos debatir sobre el cambio climático. Queremos pararlo.

Nuestra planta solar de Yerington (Nevada) genera hasta 20 megavatios de energía renovable para nuestro centro de datos de Reno.

Hace falta una cantidad enorme de electricidad para diseñar, montar y transportar cientos de millones de productos en todo el mundo. Este consumo determina nuestra huella de carbono y, por tanto, nuestra parte de responsabilidad en el cambio climático. Nos esforzamos mucho por reducir el impacto de todo lo que controlamos directamente: nuestras oficinas, tiendas y productos. Pero aún queda mucho por hacer en nuestra cadena de suministro. Y debemos liderar ese cambio.

Nuestra huella de carbono en 2014

0toneladas métricas de gases de efecto invernadero
  • 0,4 M
    Instalaciones*
  • 7 M
    Uso de productos
  • 1,6 M
    Transporte
  • 0,5 M
    Reciclaje
  • 24,8 M
    Fabricación
El cambio climático es cosa de todos. Hemos hecho grandes avances en nuestras instalaciones y ahora vamos a centrarnos en nuestra cadena de suministro en todo el mundo.
Lisa JacksonVicepresidenta de Iniciativas Medioambientales de Appleen nuestro parque solar de Maiden (Carolina del Norte).

Cómo nuestra huella de carbono afecta a nuestra manera de pensar.

Siempre estamos buscando formas más precisas de analizar el ciclo de vida de nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Y cuando los datos revelan que un material, proceso o sistema aumenta nuestra huella de carbono, volvemos a plantearnos la manera en que ha sido diseñado.

¿Por qué aumentó de 2013 a 2014 nuestra huella de carbono global? Pues porque vendimos más productos que nunca, sobre todo iPhone, MacBook Pro y MacBook Air. Aunque cada vez producimos más, también reducimos la huella de carbono asociada a nuestros productos. De hecho, la relación entre las emisiones de carbono y los ingresos que generamos no ha dejado de caer desde 2008.

De 2013 a 2014, las emisiones por el uso de los productos disminuyeron un 7% gracias al aumento de su eficiencia energética. Durante el mismo periodo, las emisiones derivadas de la producción aumentaron un 5% tras ampliar la memoria y la capacidad de nuestros portátiles y dispositivos iOS.

Según los datos analizados, los procesos de producción representan la mayor parte de nuestra huella de carbono y de nuestro impacto en el cambio climático. Cada año estudiamos a fondo la cadena de suministro para identificar dónde podemos ganar en eficiencia y encontrar formas de ayudar a nuestros proveedores a minimizar su impacto medioambiental. Y para predicar con el ejemplo, abastecemos nuestras instalaciones de todo el mundo con energías limpias y renovables. Este esfuerzo por ayudar a nuestros proveedores a seguir el mismo camino no ha hecho más que empezar, pero estamos haciendo grandes progresos. Y seguimos decididos a reducir el impacto medioambiental de nuestros procesos de producción.

El Apple Store de la Quinta Avenida es una de nuestras 265 tiendas de Estados Unidos que funciona íntegramente con energías renovables.
La electricidad consumida por Flextronics, nuestro fabricante de los Mac Pro en Texas, procede de aerogeneradores de ese mismo estado.

Eficiencia energética de serie.

La energía que consumen nuestros productos en su uso diario representa una parte importante de nuestra huella de carbono. Por eso reducimos de tres maneras este consumo energético: con sistemas de alimentación que son más eficientes al llevar la electricidad de la toma al dispositivo, con componentes que necesitan menos energía y con software que gestiona el consumo de forma más inteligente.