Apple y el medio ambiente

Preguntas frecuentes

P: ¿Cómo comprueba Apple la evolución y el estado de la empresa en relación con su impacto medioambiental?

R: El equipo directivo de Apple se encarga de establecer e implantar políticas medioambientales. Este grupo de directivos sénior de la compañía recibe el asesoramiento de equipos de distintas divisiones, como ingeniería medioambiental, desarrollo de productos, operaciones, instalaciones y responsabilidad de proveedores. La estrategia de Apple contra el cambio climático se integra en todos los planes de construcción de instalaciones y desempeña un papel importante en el proceso de desarrollo de productos. En 2009, bajo la dirección del equipo directivo, Apple se convirtió en la primera empresa del sector de la electrónica en hacer pública su huella de carbono total, incluido el impacto de los productos en el medio ambiente mientras son utilizados por el consumidor. Además de ofrecer a los consumidores un nivel de información y transparencia sin precedentes en el que basar sus decisiones de compra, medir la huella de carbono ayuda a la empresa a identificar las áreas donde pueden obtenerse las reducciones más significativas.

Sabemos que la gran mayoría de las emisiones de gases de efecto invernadero (hasta el 98%) procede del ciclo de vida de los productos, por lo que las decisiones sobre las características medioambientales de nuestros productos tienen un papel muy importante en su diseño y fabricación. El mismo criterio se aplica en todas las decisiones medioambientales relacionadas con nuestras instalaciones. Nuestro enfoque integrado supone que las decisiones en materia medioambiental se revisan desde las instancias más altas de la compañía. Esta estructura ha sido un factor importante para el éxito de Apple, especialmente en el área de responsabilidad medioambiental. Los miembros del equipo directivo revisan periódicamente cada producto nuevo durante su desarrollo, centrándose en los materiales y el diseño, la cadena de suministro, el embalaje y la eficiencia energética del producto. Cada uno de estos aspectos tiene un impacto directo sobre nuestra huella ambiental. Esta estrategia, que llevamos usando más de dos décadas, nos ha permitido diseñar los productos más avanzados del sector desde el punto de vista medioambiental. Todos los productos que comercializamos cumplen las directrices de eficiencia energética ENERGY STAR, carecen de muchas sustancias tóxicas y se fabrican con materiales reciclables en su mayor parte. Los equipos operativos y de instalaciones también analizan periódicamente, junto con los miembros del equipo directivo, nuestros programas e inversiones con el objetivo de reducir las emisiones de carbono. Los resultados de estos análisis incluyen un mayor uso de energías alternativas, nuevas inversiones en tecnología, programas de transporte y conservación. Los esfuerzos de este equipo nos han permitido obtener la mayor tasa de reciclaje de productos del sector.

Apple se esfuerza por contribuir con todas sus gamas de productos al respeto por el medio ambiente, y no se limita a cumplir con sus compromisos a largo plazo como hacen otras empresas, sino que lo hace donde es realmente importante. El compromiso del equipo directivo de Apple con nuestra estrategia medioambiental es claro: reducir nuestra huella de carbono, retirar productos tóxicos e informar del impacto medioambiental de todos los productos que fabricamos para que nuestros clientes puedan ser testigos de nuestra evolución.

Asimismo, nos comprometemos a informar anualmente de nuestras emisiones en todo el mundo, así como a facilitar la información correspondiente a cada producto cada vez que haya un nuevo lanzamiento.

P: ¿Qué es la evaluación del ciclo de vida (ECV)?

R: La ECV es un proceso con el que se evalúan los efectos que un producto tiene sobre el medio ambiente a lo largo de su ciclo de vida. El análisis del ciclo de vida íntegro tiene como objetivo mejorar la eficiencia de los recursos al tiempo que se reduce el impacto medioambiental de todas las actividades necesarias para fabricar, distribuir, usar y desechar un producto. Las evaluaciones del ciclo de vida íntegro, por ejemplo, incluyen la extracción de materias primas, su transformación en materiales procesados, el uso de dichos materiales para fabricar piezas y productos, el transporte hasta los usuarios finales, la energía consumida durante su uso y, en última instancia, su reciclaje. Durante cada una de estas fases, se realizan actividades que consumen materiales y energía, generando residuos y emisiones. La evaluación del ciclo de vida es el proceso empleado para medir con precisión las emisiones asociadas a cada fase de estas actividades.

Los resultados de una ECV suelen clasificarse de distintos modos, como el potencial para el calentamiento global, la acidificación, la eutrofización, la creación de ozono troposférico y la destrucción de ozono estratosférico. Los procedimientos empleados para la evaluación del ciclo de vida están definidos dentro de los estándares internacionalmente aceptados de gestión medioambiental ISO 14000: las normas ISO 14040:2006 y 14044:2006.

Las ECV se han implantado con éxito en muchos sectores, como en la industria automovilística, aerolíneas y empresas de bienes de consumo. En el caso de productos y procesos complejos, compuestos por varios miles de materiales, el análisis requiere aplicaciones informáticas específicas, diseñadas para registrar con precisión el impacto medioambiental de procesos muy concretos. Las herramientas informáticas ofrecen una evaluación eficaz y objetiva del impacto medioambiental medido por una empresa a través del uso de bases de datos de terceros, creadas y actualizadas por ingenieros industriales independientes con grandes conocimientos en procesos de fabricación concretos. Apple ha descubierto que se obtienen los resultados más precisos empleando una combinación de datos recopilados directamente a partir de nuestros procesos internos y de proveedores, a lo que se suman datos de terceros independientes.

P: ¿Cómo usa Apple la ECV?

R: Al realizar una ECV de un producto, Apple sigue cinco pasos:

1. La recopilación de datos empieza midiendo la energía consumida por un producto durante su funcionamiento en una simulación de uso. Para cada gama de productos se utiliza una simulación diferente. Por ejemplo, para los ordenadores Mac contemplamos un periodo medio de uso de cuatro años. Para no quedarnos cortos, también adoptamos un patrón de uso en oficina para cada ordenador que sale de fábrica, y aplicamos ese patrón a 365 días de uso al año. Para los dispositivos móviles, como el iPod, el iPad y el iPhone, contemplamos un periodo de uso de tres años. Para estos productos, los patrones de recarga se definen en función de un «usuario avanzado», que corresponde a un uso diario intensivo durante un periodo de tres años. Encontrarás más información sobre los modos de consumo de energía de nuestros productos en los informes medioambientales de productos.

2. El segundo paso consiste en una medición pieza a pieza del producto entero. Esto nos ayuda a medir con precisión el tamaño y el peso de los componentes y materiales del producto. Dado que un único producto puede contener varios cientos de piezas, este paso se apoya en el cotejo de los detalles de cada pieza con la lista de materiales del producto. Como parte de este proceso, incluimos la pérdida de materiales y componentes durante la fabricación. También tenemos en cuenta el transporte de materiales entre distintas instalaciones de fabricación. En este paso también se incluyen las emisiones generadas en la producción de accesorios externos, como teclados y ratones, así como del embalaje.

3. El tercer paso evalúa las emisiones generadas durante el transporte de los productos finales a las regiones en las que serán comercializados. Los datos se recopilan en función de unidades individuales y unidades de paquetes de remesas de productos en su transporte por tierra, mar y aire. La mayoría de las emisiones por transporte de productos están relacionadas con el traslado de los productos desde Asia hasta los centros de distribución de Europa, Asia y América. El tramo final del transporte entre los centros regionales y cada cliente se tiene en cuenta empleando un factor de ajuste general.

4. El cuarto paso de la medición del ciclo de vida útil del producto es la recogida y el reciclaje del producto cuando finaliza su ciclo de vida útil. Este cálculo incluye el transporte entre los clientes y las plantas de reciclaje, además de los procesos de tratamiento efectuados por la empresa de reciclaje para obtener metal, plástico y vidrio. Los pasos subsiguientes de procesamiento y fundición no se incluyen, ya que se consideran etapas de producción, y no de procesamiento de fin de ciclo de vida útil.

5. Una vez que hemos recopilado todos los datos, el último paso consiste en ejecutar el modelo de datos de producto en nuestra herramienta de ECV y compilar los resultados detallados de emisiones de gases de efecto invernadero en relación con el producto. El Instituto Fraunhofer de Alemania comprueba la calidad y precisión de los datos y del modelo de ciclo de vida útil empleados en la herramienta.

P: ¿Publica Apple la información sobre su impacto medioambiental según las directrices de la Guía G3 de la Iniciativa Mundial para la Elaboración de Informes de Sostenibilidad (GRI)?

R: Sí. Puedes encontrar los datos medioambientales sobre el consumo de agua y energía, las emisiones de gases de efecto invernadero y la producción de residuos en el Informe de instalaciones 2013 (PDF).

P: ¿Utiliza Apple algún mecanismo de comprobación externa para sus informes sobre emisiones?

R: Sí. Trabajamos con colaboradores externos para garantizar la veracidad de nuestros informes sobre emisiones a la atmósfera. Los cálculos se han realizado según el protocolo de gases de efecto invernadero de las instituciones World Resources Institute (WRI) y World Business Council for Sustainable Developments (WBCSD). Bureau Veritas (BV) es líder mundial en servicios de evaluación de la conformidad y certificación, y ofrece una de las mayores garantías para las emisiones directas (alcance 1) e indirectas (alcance 2). Según BV la información de nuestros informes sobre gases de efecto invernadero es precisa y fiable. El Fraunhofer Institute de Alemania comprueba la calidad y la precisión de los datos de las emisiones de alcance 3, relacionadas con nuestros productos y calculadas según su ciclo de vida, de conformidad los estándares internacionalmente aceptados de gestión medioambiental ISO 14000 (ISO 14040 y 14044).

P: ¿Qué es la ISO 14001? ¿Está Apple certificada por la ISO 14001?

R: La ISO 14001 es una norma internacional voluntaria que establece los requisitos que deben cumplir los sistemas de gestión ambiental de una empresa (EMS). La norma ISO 14001 ayuda a una empresa a gestionar el impacto medioambiental de sus actividades de una forma sistemática e integrada con los procesos generales de la gestión empresarial. Apple obtuvo la certificación de la norma ISO 14001 en 1996.

P: ¿Prohíbe Apple el uso de sustancias perjudiciales para el medio ambiente?

R: Sí. La Especificación de Sustancias Reguladas por Apple recoge una gran variedad de sustancias cuyo uso está prohibido o limitado en sus productos, embalajes y procesos de fabricación.

P: ¿Contienen plomo los productos de Apple?

R: Apple cumple con la Directiva Europea de Restricción de Sustancias Peligrosas (RoHS), que restringe el uso de plomo y de otras sustancias nocivas. Como medida preventiva, Apple retiró el plomo de las piezas de plástico, pinturas y materiales de embalaje de sus productos mucho antes de que la Directiva RoHS entrara en vigor.

P: ¿Cuáles son las restricciones de Apple en cuanto a los productos sin retardantes de llama bromados (BFR) y sin policloruro de vinilo (PVC)?

R: Apple considera que un material sin BFR y sin PVC es el que contiene menos de 900 partes por millón (ppm) de bromo y cloro. El límite de 900 ppm es uno de los más estrictos del sector electrónico y supone una concentración inferior a la prohibición de plomo según la Directiva Europea RoHS. Por debajo de este límite, estas sustancias son insignificantes.

P: ¿Qué productos de Apple no contienen BFR ni PVC?

R: La retirada de BFR y PVC incluye todas las piezas de los nuevos productos de Apple fabricados a partir del 31 de diciembre de 2008. El iPad, el iPod y el iPhone son ejemplos de productos que no contienen BFR ni PVC. Aunque esta medida de Apple se aplica a la gran mayoría de productos y componentes, los más antiguos, las piezas de sustitución y los accesorios para productos anteriores puede que no estén completamente libres de BFR y PVC.

P: ¿Qué es la normativa REACH? ¿Cómo cumple Apple con esta normativa?

R: La normativa CE 1907/2007 sobre el registro, la evaluación, la autorización y la restricción de preparados químicos, conocida como REACH, regula el uso seguro de sustancias químicas en Europa. La Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos publicó las listas de sustancias candidatas, identificando una serie de sustancias químicas muy preocupantes (SVHC). Las empresas deben informar a los clientes del uso de sustancias SVHC en los productos con un porcentaje superior al 0,1%.

Según la versión actual de esta lista, los productos de Apple no contienen ninguna de las sustancias químicas muy preocupantes en niveles superiores al 0,1%.

P: ¿Utiliza Apple sustancias que deterioran la capa de ozono?

R: No utilizamos sustancias que deterioren la capa de ozono (ODC) en ninguno de los procesos de fabricación de los componentes, materiales o embalaje de nuestros productos, de conformidad con lo estipulado en el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que destruyen el ozono.

P: ¿Sigue Apple una política de seguridad e higiene medioambiental?

R: Apple no solo está comprometida con la protección del medio ambiente, sino también con la salud y seguridad de sus empleados, clientes y comunidades de todo el mundo donde opera. Para obtener más información, visita la página Declaración de seguridad e higiene medioambiental (PDF).

P: ¿Qué ocurre con los ordenadores cuando se reciclan?

R: Cuando reciclas con Apple, tu equipo usado se desmonta y se extraen los componentes clave que pueden volver a utilizarse. Tanto el vidrio como el metal pueden volver a tratarse para su uso en productos nuevos, y la mayoría de plásticos se puede descomponer en materias primas secundarias. Más información sobre el Programa de Reciclaje de Apple

P: ¿Apple recicla los embalajes de sus productos?

R: Apple cuenta con un programa gratuito de reciclaje de embalajes de sus productos para clientes del sector educativo, empresas y administraciones públicas. Ponte en contacto con tu representante comercial de Apple para obtener más información.