iCloud Drive.
Todos tus archivos. En todos tus dispositivos.

Con iCloud Drive puedes guardar todas tus presentaciones, hojas de cálculo, documentos PDF, imágenes o cualquier otro archivo en iCloud, y acceder a ellos desde tu iPhone, iPad, iPod touch, Mac o PC.

Almacenar documentos en iCloud es fácil. Como debe ser.

Accede a tus archivos desde tu iPhone o iPad con la app iCloud Drive.

iOS guarda todos tus archivos automáticamente en iCloud Drive. Y con la app iCloud Drive integrada en el sistema operativo, puedes encontrarlos, organizarlos y compartirlos. Hasta puedes acceder a los archivos que tengas en el escritorio del Mac o la carpeta de documentos de iOS. Además, iCloud Drive te ayuda a ahorrar espacio almacenando tus archivos en iCloud para cuando los necesites. Todo se actualiza automáticamente en todos tus dispositivos.

Accede a tus archivos desde tu Mac.

Como la carpeta de iCloud Drive está integrada en el Finder del Mac, tendrás siempre a mano todo lo que guardes en ella. Y ahora puedes almacenar y sincronizar también el escritorio y la carpeta Documentos de tu Mac en iCloud Drive. De esta forma puedes encontrarlos en cualquier dispositivo, y hasta en otro Mac. Cuando te preguntes dónde guardaste aquello, ya lo sabes, en todas partes.

Los cambios que haces en un dispositivo aparecen en los demás.

Con iCloud Drive, la versión más reciente de todos tus documentos siempre te acompaña, en cualquier dispositivo. Por ejemplo, puedes empezar una presentación de Keynote en el Mac de casa para después darle los últimos retoques y presentarla en clase con el iPad. Y si en algún momento haces un cambio, aparecerá automáticamente en todos tus dispositivos.

Empieza un proyecto en una app. Remátalo en otra.

¿Sabes que tus apps pueden compartir archivos? Es decir, que puedes abrir y editar lo mismo en varias apps. La app iCloud Drive de iOS te permite buscar documentos por fecha, nombre o las etiquetas que hayas añadido en el Mac. Cuando encuentres el archivo que necesitas, ábrelo en una app compatible para editarlo. Pongamos que haces un boceto en una app de dibujo: luego puedes abrirlo en otra para colorearlo. O puedes diseñar una gráfica en una aplicación, y después insertarla en una diapositiva con una app de presentaciones. Olvídate de hacer copias o importar documentos de una app a otra, porque entre ellas se entienden a la perfección.