Cuanto más lo conoces, más bonito te parece.

Que el MacBook Air es increíblemente fino y ligero es algo que salta a la vista. Pero también es muchas cosas más: es potente, es resistente y es muy fácil de usar. Y por si eso fuera poco, ahora tiene autonomía para todo el día. Este no es un portátil más. Este portátil es lo más.

Ligero pero resistente: aquí hay almacenamiento flash encerrado.

El MacBook Air tiene menos de 2 cm de grosor y solo pesa 1,35 kg.1 En parte es gracias a que no lleva un disco duro tradicional, sino que utiliza almacenamiento flash de estado sólido, que lo hace superresistente, estable y silencioso, y que ocupa mucho menos: un 90 % menos para ser exactos. Así queda espacio para otras cosas importantes, como una batería más grande. Ahora tienes un portátil que no pesa nada y con autonomía para todo el día. La máxima expresión de la movilidad.

Un teclado que brilla con luz propia.

Cualquiera puede ponerse a diseñar un portátil compacto, pero el verdadero reto es hacerlo sin sacrificar nada. El MacBook Air tiene un teclado de tamaño estándar, y no una versión reducida del que sueles usar. Además está retroiluminado para que escribas sin problemas aunque haya poca luz. El sensor integrado detecta los cambios de luz y ajusta automáticamente el brillo de la pantalla y del teclado para que siempre tengas la mejor iluminación.

Qué mejor que el Multi-Touch. Dónde mejor que en el MacBook Air.

La tecnología Multi-Touch está presente en prácticamente todos los productos Apple y es la manera más natural de usar tus dispositivos. No hay mejor forma de manejar un portátil que mediante el trackpad. El del MacBook Air es espacioso y no tiene botones porque toda la superficie de vidrio sirve de botón. Con los gestos Multi-Touch de macOS podrás utilizar el MacBook Air de la forma más intuitiva que te puedas imaginar.

Tiene cuerda para cada día. O semana. O mes.

Hasta 12 horas.

Si vieses el MacBook Air por dentro, seguramente te llamaría la atención todo el espacio que hemos dedicado a la batería. Esto solo ha sido posible gracias al reducido tamaño de componentes como el almacenamiento flash. Cuando diseñas un portátil para el día a día, la batería es una prioridad. Con el MacBook Air tienes hasta 12 horas de autonomía.2 Además, si lo dejas más de 3 horas inactivo, se pone en modo reposo y puedes pasar hasta un mes sin volver a usarlo. Con el MacBook Air, el tiempo siempre está de tu lado.