Orquestando un nuevo sonido con Esa-Pekka Salonen.

Para el reconocido compositor y director Esa-Pekka Salonen, la música es la forma más profunda de conectarse con el mundo. Salonen utiliza su iPad Air para transformar los momentos de inspiración en partituras completamente orquestadas y compartir su pasión por la música clásica con los demás.

01. Conquistando a un nuevo público.

“Creé la app The Orchestra para compartir mi amor por la música clásica, para acercarla a la gente, especialmente a la próxima generación.“

Esa-Pekka Salonen, director y compositor

Por más de 30 años, Esa-Pekka Salonen ha dirigido varias de las orquestas más famosas del mundo, desde la Filarmónica de Los Ángeles hasta la Orquesta Filarmónica de Londres, interpretando obras clásicas y contemporáneas.

Salonen reconoce que existe una audiencia que asume que la música clásica no es para ellos. "El prejuicio es el mayor problema cuando hablamos de música clásica. Existe la idea de que es para la gente mayor, para personas que se comportan de cierta manera, se visten con determinada ropa, para personas muy aburridas. Y nada de esto es cierto".

Para hacer llegar la música clásica a una nueva generación de oyentes, Salonen se propuso eliminar los mitos sobre la música de orquesta. "Quería que la gente conociera más sobre qué es una orquesta sinfónica, su historia y su presente. Explicar cómo y por qué funciona de esa forma", señala. Esto llevó a que Salonen y sus colegas de la Filarmónica de Londres desarrollaran la app "The Orchestra" para el iPad.

The Orchestra emplea el poder del iPad Air para que los usuarios puedan tener una experiencia interactiva y envolvente de los elementos de una orquesta. "De repente, lo que parecía extraño y distante, y hasta un poco abstracto, se vuelve mucho más real y normal", comenta Salonen. "Estaría encantado si alguien descubriera la música clásica a través de The Orchestra".

02. Inspirándose en lo cotidiano.

“El iPad es la mejor herramienta que he visto para transcribir ese primer impulso. Esos momentos en los que tu mente está abierta y es libre. Y entonces piensas: ¿qué pasaría si...?“

Esa-Pekka Salonen

Aunque Salonen ha pasado gran parte de su carrera dirigiendo sinfónicas alrededor del mundo, él se considera ante todo un compositor. Sus obras orquestales son la mejor forma de comunicar sus pensamientos e ideas a los demás.

Salonen constantemente capta la inspiración del mundo que lo rodea con su iPad Air. "Espero nunca perder esa sensación de curiosidad al despertarme por las mañanas", dice. "Quiero conocer más de todo, de lo que existe y de lo que ya conozco".

Para Salonen las ideas llegan en los momentos más inesperados. "No tengo mantras. No tengo rutinas estrictas", afirma. Salonen siempre tiene su iPad Air a la mano para captar lo que él llama los primeros impulsos de la inspiración. Usa la app Notion para escribir pasajes musicales como acordes, ritmos y melodías. A veces usa Notes para describir los estados de ánimo y los sentimientos en palabras que más tarde convertirá en música.

Salonen reúne ideas por un periodo de seis a nueve meses. Cuando termina esta temporada, se sienta y comienza a determinar cuáles de esas piezas se convertirán en una composición orquestal completa.

03. Desde el concepto hasta la composición.

“Disfruto esos sonidos en los que la suma de las partes es mucho más que las partes por separado. El iPad es mi compañero en el proceso creativo, me ayuda a traducir mis ideas“

Esa-Pekka Salonen

Componiendo para varios instrumentos.

Una sinfonía puede ejecutarse hasta con 23 tipos diferentes de instrumentos tocados por 40 y hasta 100 intérpretes. El mayor reto para un compositor es lograr el balance perfecto entre la instrumentación y la composición. El iPad Air le permite a Salonen volver a tocar una composición completa dondequiera que vaya, así como ajustar y refinar la expresión de cada instrumento.

Para muchos compositores, preparar una sola obra orquestal puede llevar meses e incluso años. Durante este tiempo de experimentación y desarrollo, el iPad Air desempeña un papel esencial en el proceso de composición de Salonen.

"Componer música clásica es un proceso muy lento", comenta Salonen. "Y es extremadamente solitario". Salonen puede pasar horas creando una pequeña sección de una obra que al ser ejecutada durará pocos segundos. Utiliza la app Pianist Pro para tocar obras musicales y grabarlas en un software de composición en su Mac. Luego, gracias al poder de procesamiento del iPad Air, puede abrir la misma partitura en Notion para hacer cambios y volverla a tocar. La función "volver a tocar" le permite a Salonen escuchar la obra conforme va evolucionando, algo que antes no era posible sin tener una orquesta que la ejecutara.

"Tengo la total libertad de cambiar en cualquier momento entre mi estudio y el equipo más portátil que nunca hubiera imaginado", señala Salonen. Su tamaño compacto y su potencia son muy importantes, ya que Salonen viaja mucho alrededor del mundo para funciones y ensayos.

Una vez que la obra está terminada, se lleva a la orquesta para ejecutarla por primera vez. "Esta es la parte más escalofriante, el primer ensayo", dice. "Es el primer momento en el que escuchas a tu obra cobrar vida. La música clásica tiene que ver con esta experiencia en vivo. La belleza del momento único. Saber que cuando vas a un concierto escucharás algo que no se repetirá de la misma forma".

“El iPad es como una extensión de mi mente. Es como tener capacidades físicas y mentales mejoradas, simplificadas y sencillas.“

Esa-Pekka Salonen

Dos tamaños. Miles de aventuras.

Más información sobre el iPad Air y el iPad mini con pantalla Retina. Son tan poderosos que puedes hacer casi cualquier cosa con ellos. Y son tan delgados y livianos que puedes llevarlos prácticamente a cualquier lugar.