Portátiles Apple

Con unos simples cuidados puedes maximizar la autonomía de tu portátil (es decir, el tiempo que dura la batería antes de tener que recargarla) y la vida útil de la batería. Además, te recomendamos que utilices tu portátil Apple en lugares con una temperatura adecuada (consulta «La temperatura ideal para tu portátil») y que no lo dejes en un coche expuesto al sol en verano.

Como mejor funciona tu portátil de Apple es entre 10 y 35 ºC

La temperatura ideal para tu portátil. Como mejor funciona tu portátil de Apple es entre 10º y 35º C. Además, debes guardarlo en lugares a temperaturas entre -25 y 45 ºC, aunque lo ideal que es que lo tengas a una temperatura ambiente moderada (unos 22 ºC).

Tu nuevo portátil

Las baterías de los nuevos portátiles de Apple se fabrican con una química avanzada que amplía significativamente su vida útil. La batería integrada del MacBook, MacBook Pro o MacBook Air se ha diseñado para ofrecer hasta 1.000 ciclos completos de carga y descarga antes de alcanzar el 80% de su capacidad original. Además, la tecnología Adaptive Charging reduce el desgaste de la batería, ya que proporciona una vida útil de hasta 5 años. Asegúrate de cargar tu portátil por completo cuando lo conectes por primera vez, y después ejecuta la Actualización de Software para disponer del software más reciente. Apple ofrece periódicamente actualizaciones que pueden aumentar el rendimiento de tu batería.

Mantenimiento estándar

Para realizar un correcto mantenimiento de tu batería de iones de litio, es importante que le ayudes a mover sus electrones de vez en cuando. Apple no recomienda dejar el portátil conectado continuamente. Un uso ideal sería, por ejemplo, el de una persona que utiliza su MacBook Pro en el tren de camino al trabajo y después lo conecta en la oficina para cargarlo, de esta forma la corriente de la batería fluye sin problemas. Si, por otra parte, utilizas un ordenador personal en el trabajo y reservas el portátil para viajes esporádicos, Apple te recomienda que cargues y descargues la batería al menos una vez al mes. ¿Necesitas que te lo recordemos? Añade un evento a tu calendario de iCal en el escritorio. Puede que prefieras sustituir la batería cuando ya no ofrezca la autonomía suficiente para responder a tus necesidades. Si tu portátil incluía una batería integrada, solo debes cambiar la batería a través de un Centro de Reparación Autorizado Apple.

Almacenamiento a largo plazo

Si tienes previsto no utilizar el portátil durante más de seis meses, Apple te recomienda que guardes la batería cargada al 50%. Si guardas la batería completamente descargada, podría entrar en un estado de descarga total, lo que haría imposible su recarga. Por otra parte, si la guardas totalmente cargada durante un periodo de tiempo prolongado, la batería podría perder parte de su capacidad, disminuyendo así su vida útil. Asegúrate de almacenar la batería extraída a la temperatura adecuada (consulta «La temperatura ideal para tu portátil»).

Ajustes óptimos

Existen varias formas para maximizar la autonomía de tu portátil Apple.

  • Energía. El panel de control Economizador ofrece varios ajustes que determinan los niveles de consumo energético de tu MacBook. Tu portátil sabe cuándo está enchufado y funciona en consecuencia. Cuando se alimenta de la batería, oscurece la pantalla y recurre a otros componentes en menor cantidad. Si modificas este ajuste para maximizar el rendimiento, tu batería se agotará más rápidamente.
  • Brillo. Oscurece la pantalla al mínimo que te siga resultando cómodo para aprovechar al máximo la batería. Por ejemplo, cuando ves un DVD en el avión, quizá no necesites el nivel más alto de brillo si todas las luces están apagadas.
  • Redes inalámbricas AirPort. AirPort consume corriente aunque no utilices sus prestaciones para conectarte a una red. Para ahorrar energía puedes desactivarla desde su panel de control.
  • Bluetooth. Del mismo modo, puedes desactivar el Bluetooth para maximizar la duración de tu batería, ya que también consume energía cuando no está en uso.
  • Aplicaciones y periféricos. Desconecta los periféricos y cierra las aplicaciones que no estés utilizando, y expulsa los CD y DVD a los que no estés accediendo en ese momento.