NOVEDAD 27 septiembre 2021

Apple amplía el programa de la Developer Academy de Nápoles con nuevas oportunidades para emprendedores europeos

Varios estudiantes trabajan en equipo en la Developer Academy de Nápoles.
La Apple Developer Academy de Nápoles se inauguró en 2016 y desde entonces ha formado a miles de estudiantes para acceder a un sector en auge como la economía de las apps de iOS, que ha creado más de 1,7 millones de empleos en toda Europa.
Apple ha anunciado hoy una importante inversión en la Apple Developer Academy de Nápoles, que ofrecerá formación y oportunidades laborales a miles de nuevos programadores, creadores y emprendedores en Europa. En colaboración con la Universidad de Nápoles Federico II, Apple va a ampliar el programa de la academia hasta 2025 y creará un nuevo catálogo de recursos para ayudar a antiguos alumnos a poner en marcha y desarrollar sus iniciativas empresariales.
«En Apple creemos en el poder de la educación para mejorar las comunidades y abrir nuevas vías para la innovación y el desarrollo económico», apunta Lisa Jackson, vicepresidenta de Medio Ambiente, Políticas e Iniciativas Sociales de Apple. «Para nosotros es un orgullo ampliar la inversión de Apple en Nápoles y ofrecer a los jóvenes de la región y de toda Europa nuevas oportunidades para desarrollar habilidades fundamentales con las que podrán labrarse un futuro en el próspero ecosistema de las apps de iOS».
Desde que la Apple Developer Academy de Nápoles abriera sus puertas en 2016, casi 2.000 estudiantes europeos se han formado con el programa, que ofrece las herramientas y la formación necesarias para acceder a un sector en auge como la economía de las apps de iOS, que ha creado más de 1,7 millones de empleos en toda Europa. Gracias al plan de estudios de la Apple Developer Academy, los estudiantes aprenden programación, diseño, marketing y competencias profesionales, y al graduarse cuentan con las aptitudes necesarias para hacerse un hueco en el sector de las apps de iOS e incluso montar su propio negocio. Otros 3.000 estudiantes han optado por los cursos de introducción de 30 días, que se ofrecen en asociación con diferentes universidades y ONG de todo el país. Estos cursos están dirigidos a las personas interesadas en acercarse a la programación y ofrecen conocimientos básicos que pueden servir como punto de partida para hacerse un hueco en el sector o ampliar sus estudios en la academia.
Estudiantes de la Developer Academy de Nápoles trabajan en varias mesas.
Con esta nueva inversión, Apple ampliará el programa de la Apple Developer Academy hasta 2025 y creará un nuevo catálogo de recursos para ayudar a antiguos alumnos a acceder a nuevas oportunidades y poner en marcha sus iniciativas empresariales.
Hoy arranca el curso de 2021, compuesto por estudiantes de unos 20 países de todo el mundo, unidos por sus ganas de aprender, colaborar e innovar. 
Aristide Lauga es uno de estos estudiantes. Lauga se apuntó a un programa de cuatro semanas de introducción a la programación en Swift que Apple ofrece a través de Simplon, una ONG parisina dedicada a la educación. Le gustó tanto que decidió dejar su trabajo y se mudó a Nápoles para formarse en la academia. «Lo mío fue amor a primera línea de código», bromea Lauga sobre aprender con Swift. «Tengo muchísimas ganas de integrarme en la cultura internacional de la academia. No veo el momento de empezar a aprender todo lo que pueda sobre Swift y la programación para abrirme nuevas salidas laborales. Es un sueño que ahora voy a hacer realidad».
Antiguos alumnos como Giada Di Somma demuestran que gracias a la formación recibida en la academia se abren nuevas posibilidades incluso para dar un giro a su carrera. Tras estudiar filología y cultura china en la Università L’Orientale de Nápoles, Di Somma hizo un curso Foundations y después se apuntó a la Apple Developer Academy con el objetivo de combinar su interés por las humanidades con la tecnología. Di Somma se graduó en la academia en 2017 y trabaja como coordinadora de un equipo de diseño de experiencia de usuario (UX) en Milán, donde cada día pone en práctica los conocimientos y las competencias que adquirió en la academia, como el trabajo en equipo y el desarrollo de proyectos.
«La academia me ayudó a darme cuenta de que quería dedicarme a esto», cuenta Di Somma. «El ambiente internacional y la experiencia inmersiva que hemos compartido han sido fundamentales para nuestro aprendizaje y nos han preparado para tener éxito en nuestras carreras tanto en Italia como en cualquier parte del mundo». 
De izquierda a derecha: Aristide Lauga es un estudiante francés que se está formando en la Apple Developer Academy y espera llevar más lejos su incipiente pasión por la programación. Giada Di Somma se graduó de la academia en 2017 y ahora es coordinadora de un equipo de diseño de experiencia de usuario (UX) en Milán.
De arriba abajo: Aristide Lauga es un estudiante francés que se está formando en la Apple Developer Academy y espera llevar más lejos su incipiente pasión por la programación. Giada Di Somma se graduó de la academia en 2017 y ahora es coordinadora de un equipo de diseño de experiencia de usuario (UX) en Milán.
La academia de Apple no se limita a formar a los estudiantes para dedicarse al sector de las apps de iOS, sino que también apoya su carrera profesional una vez terminado el programa. Más de 100 empresas han participado en ferias de empleo y eventos de contratación para graduados de la academia, y las personas que han participado en el programa están desarrollando sus carreras tanto en Italia como en otros países. Al graduarse, los alumnos que quieren acceder directamente al mercado laboral suelen recibir varias ofertas de trabajo gracias a las competencias y la experiencia obtenidas en la academia.
El día después de graduarse de la academia, Roberto Frenna recibió una oferta de trabajo de ASOS para entrar como ingeniero de iOS. Tras un año, se mudó a Londres con la empresa y este verano ha empezado a trabajar en Twitter en el equipo de desarrollo de iOS. 
«Siempre me ha apasionado el desarrollo de apps», explica Frenna. «Primero me lo tomé como una afición, después me formé en la academia y ahora me dedico a ello. La academia me abrió todo un mundo de posibilidades internacionales. La verdad es que te cambia la forma de pensar y estoy muy agradecido por el apoyo recibido y por la gente que he conocido. Estoy muy orgulloso de mi carrera y miro con ilusión hacia el futuro».
Dos alumnas colaboran en la Developer Academy de Nápoles.
Además de iniciar a los alumnos en la programación con Swift, la Apple Developer Academy también hace hincapié en la colaboración y anima a los estudiantes a poner sus conocimientos al servicio de su comunidad.
El nuevo programa de antiguos alumnos se basa en los recursos de orientación laboral ya existentes. Gracias al nuevo programa, todos los graduados dispondrán de un Mac y un iPhone durante otros dos años adicionales y podrán participar en jornadas de formación, eventos para establecer contactos y charlas con invitados. El objetivo es poner estos recursos a disposición de los antiguos alumnos para que sigan formándose y puedan crear nuevas empresas. Los alumnos pueden quedarse en Nápoles o acceder al programa desde cualquier sitio de Europa, con lo que el alcance de la academia llega a todo el continente.
Apple ya ofrece una oportunidad de formación profesional a tiempo completo para graduados de la academia en Nápoles. El programa The Pier permite a estudiantes de segundo y tercero hacer prácticas en empresas del sector público y privado, donde seguirán formándose y colaborarán en el desarrollo de apps. Los participantes ayudan a las empresas a concebir, diseñar y crear apps para apoyar a la comunidad y resolver problemas concretos.  
Estudiantes en un aula de la Developer Academy de Nápoles.
The Pier permite a alumnos de segundo y tercero poner en práctica sus conocimientos colaborando con el desarrollo de apps en empresas en Italia y alrededor del mundo.
Entre las oportunidades laborales destacan la cooperación con Voluntary Service Overseas en el diseño de una app para gestionar los más de 6.000 iPad distribuidos en más de 150 centros escolares en Malaui, la asociación con el gobierno local de Campania (Italia) para facilitar el acceso de los emprendedores locales a financiación, y la colaboración con el Centro Spazio Vita Niguarda, una organización dedicada a personas con discapacidad de Milán, para ayudar a los profesionales médicos a comunicarse con los pacientes con necesidades complejas durante la recuperación de traumas graves.
Stefania Chiesa, coordinadora del TechLAB del Centro Spazio Vita Niguarda, ha comprobado en primera persona el trabajo de los estudiantes de The Pier y su capacidad para poner en práctica lo aprendido en clase al gestionar proyectos y diseñar apps en el mundo real.
«El equipo se ha volcado con este proyecto en cuerpo y alma, pero lo que más me ha impresionado ha sido cómo han analizado meticulosamente todos y cada uno de los elementos de la interfaz», ha dicho Chiesa. «Para nuestros usuarios, este tipo de cosas no son detalles menores, sino elementos clave que condicionan el uso de la solución. Los estudiantes de The Pier entendieron las necesidades de los clientes, tuvieron en cuenta nuestros comentarios y crearon una solución efectiva a la medida de todas las partes interesadas».
Exterior de la Apple Developer Academy en Nápoles (Italia).
En la Apple Developer Academy de Nápoles (Italia) estudian alumnos de todo el mundo. Este curso la academia acoge a estudiantes de casi 20 países.
Hoy arranca un nuevo curso en la academia con estudiantes de toda Europa y se expande el programa para antiguos alumnos, como Roberta Napolitano, que lo ven como una oportunidad para el desarrollo personal y profesional y un impulso muy importante para la comunidad local.
Napolitano creció en San Giovanni a Teduccio, a escasos metros de la academia. Comenta que la experiencia internacional que le brindó la academia cambió su trayectoria profesional y está teniendo un efecto positivo en toda la comunidad. Ha notado que los estudiantes han inspirado a los vecinos, que empiezan a darse cuenta de las oportunidades a largo plazo que ofrece la academia. 
«La academia me ha cambiado la vida», comenta Napolitano. «Pero lo que más me impresiona es el impacto en mi comunidad y cómo ha animado a otras personas a formarse y buscar nuevas oportunidades».
Compartir artículo
  • Texto de este artículo

  • Imágenes en este artículo

Contacto para prensa

Silvia Martín-Prat

Apple

smartinprat@apple.com 

91 354 2900

Apple España PR

media.es@apple.com

91 354 2965