Cambio climático ¿Cómo podemos liderar la lucha contra el cambio climático?

Delimitamos nuestra huella de carbono y trabajamos para eliminarla.

Cuando medimos nuestra huella de carbono, tenemos en cuenta a cientos de proveedores, millones de clientes y cientos de millones de dispositivos. Y siempre buscamos formas de mejorar en cinco aspectos principales: fabricación, uso de los productos, instalaciones, transporte y reciclaje.

Cada generación de nuestros productos está diseñada para ser lo más eficiente posible desde el punto de vista energético, lo que nos permite reducir las emisiones de carbono. Empleamos materiales con menor huella de carbono en nuestros dispositivos y estamos colaborando con nuestros proveedores para que usen energías limpias en sus instalaciones. Además, producimos y contratamos energía renovable para el 96 % de nuestras instalaciones en todo el mundo.

Nuestra huella de carbono en 2016

29.500.000toneladas de gases de efecto invernadero
Fabricación 77 %
Uso de productos 17 %
Transporte 4 %
Instalaciones 1 %
Reciclaje 1 %

Fabricamos una huella menor.

La producción representa el 77 % de nuestra huella de carbono. La mayor parte se debe a emisiones causadas por la electricidad empleada para fabricar nuestros productos. Por ello, utilizamos materiales con menor huella de carbono y estamos colaborando con nuestros proveedores para que reduzcan su consumo energético, además de ayudarles a dar el salto a las renovables. Creemos que juntos podemos transformar el proceso de fabricación para conseguir una reducción drástica de las emisiones.

Principales responsables de nuestra huella de carbono en el proceso de fabricación

  • 35 % Circuitos integrados
  • 29 % Aluminio
  • 13 % Placas y cables
  • 5 % Pantallas
  • 4 % Vidrio

Ayudamos a nuestros proveedores a pasarse a la energía renovable.

Como la electricidad empleada para procesar materias primas, fabricar piezas y montar nuestros productos es la mayor responsable de nuestra huella de carbono total, estamos ayudando a los proveedores a reducir la cantidad de energía que consumen. Además, invertimos en proyectos de energías renovables para poner coto a las emisiones generadas al producir la electricidad que nuestros proveedores directos no pueden controlar. Hasta la fecha, hemos instalado plantas eólicas y solares que producen 485 megavatios en seis provincias de China. Tomando estos proyectos como ejemplo, nuestros proveedores directos están trabajando en sus propias instalaciones de energías renovables, y muchas de ellas ya están en camino. Todo esto forma parte del programa de energía limpia que lanzamos en 2015.

De acuerdo con este programa, Apple y nuestros proveedores generarán y contratarán más de cuatro gigavatios de energía limpia a nivel mundial para 2020, dos de ellos en China, y los usarán para reducir las emisiones relacionadas con la fabricación. Los compromisos adquiridos a fecha de abril de 2017 ya representan un total de dos gigavatios. Una vez completados, los cuatro gigavatios de energía limpia supondrán el 30 % de nuestra actual huella de carbono en el proceso de fabricación. Como los proveedores pueden tener dificultades para acceder a energía limpia, también hemos lanzado el Clean Energy Portal. Ofrece herramientas y pautas locales para adquirir energía limpia y está disponible en los idiomas hablados donde tiene lugar la mayor parte de la producción: chino mandarín, japonés y coreano.

Nuestros socios directos ya están haciendo grandes cambios. Ibiden, que produce sustratos para el encapsulado de circuitos integrados, se ha comprometido a generar una cantidad de energía renovable equivalente a la que utiliza para fabricar productos Apple antes de que termine 2018. Ibiden será nuestro primer proveedor japonés en dar este paso. Su proyecto fotovoltaico será una de las plantas solares flotantes más grandes del país. Otros socios de nuestra cadena de suministro están instalando o invirtiendo en importantes proyectos solares, abastecen sus fábricas exclusivamente con energía eólica y adquieren energía limpia a proveedores de prestigio.

Socios que se comprometen a usar solo energías 100 % renovables en la producción de productos Apple para 2018.

  • Biel Crystal Manufactory Ltd.
  • Catcher Technology
  • Compal Electronics
  • Ibiden
  • Lens Technology
  • Solvay Specialty Polymers
  • Sunwoda Electronics

Disminuimos nuestras emisiones de carbono a través del aluminio.

Vendemos millones de teléfonos. Así que incluso los ajustes más pequeños en la producción del iPhone pueden tener una gran repercusión en nuestra huella de carbono. Por ejemplo, hemos cambiado la forma de fabricar la carcasa de aluminio. Lo hacemos dando prioridad al aluminio que ha sido fundido usando energía hidroeléctrica en lugar de combustibles fósiles. También hemos rediseñado nuestro proceso de producción para reutilizar los restos de aluminio. Gracias a esto, las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la fabricación de la carcasa del iPhone 7 son un 17 % inferiores a las del iPhone 6s y un 60 % menos con respecto al iPhone 6. Aplicar este mismo enfoque al MacBook Pro de 13 pulgadas con Touch Bar permitió reducir un 48 % las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la carcasa de aluminio, en comparación con el MacBook Pro de la generación anterior.

El objetivo es abastecer nuestras instalaciones de todo el mundo con energía 100 % renovable.

En 2016, el 96 % de la electricidad empleada en nuestras instalaciones corporativas procedía de fuentes limpias y renovables. Además de nuestras oficinas, tiendas y centros de datos propios, esa cifra ahora también incluye nuestros centros de distribución de productos y los centros de datos alquilados. Estas iniciativas han reducido las emisiones de nuestras instalaciones hasta el 1 % de nuestra huella de carbono total. Pero el objetivo es que consuman solo energías renovables. Ya lo hemos conseguido en todos los centros de datos operados por Apple y en todas nuestras instalaciones de 24 países, entre ellos Estados Unidos, Reino Unido, China y Australia.

Estamos construyendo la sede corporativa más ecológica del planeta.

El Apple Park en Cupertino está a punto de convertirse en el edificio de oficinas más grande de Norteamérica con certificación LEED platino, y eso incluye instalaciones dedicadas a I+D con un alto consumo energético. Funciona exclusivamente con energía renovable, de la cual el 75 % se genera in situ en una instalación de techos solares de 17 megavatios, a los que se suman cuatro megavatios producidos por pilas de combustible de biogás de carga básica. Si hace falta, se obtiene más energía del California Flats Solar Project, situado en el cercano Condado de Monterrey. Cuando el edificio tenga menos uso —como fines de semana—, su excedente de energía se verterá a la red pública a través de la compañía Pacific Gas and Electric.

Más del 80 % del nuevo campus es espacio abierto, con más de 9.000 árboles resistentes a la sequía. La mayoría son robles, y también hay muchos árboles de sombra y frutales. Además, hemos traído robles antiguos de parajes de California que estaban en peligro de desaparición. Para ahorrar agua, el nuevo campus usa un 75 % de agua no potable reciclada, con la que se cuida del nutrido bosque y se abastecen otras instalaciones que no requieren agua potable.

Producimos energía renovable para cubrir nuestras propias necesidades.

Para usar exclusivamente energías renovables en nuestras oficinas corporativas, tiendas y centros de datos del mundo entero, tendremos que producir una cantidad considerable nosotros mismos. Por eso estamos desarrollando proyectos de energía solar, hidráulica, eólica y de pilas de combustible. Hemos conectado 40 megavatios de energía solar nueva a la red nacional china, y así producimos electricidad de sobra para todas nuestras tiendas y oficinas en ese país. Desde 2011, estos proyectos han reducido las emisiones de nuestras oficinas, centros de datos y tiendas a nivel global en un 60 %, y hemos evitado verter a la atmósfera 1,6 millones de toneladas de CO2. Solo en 2016, se han reducido las emisiones de CO2 en casi 585.000 toneladas. Sin energía renovable, estas emisiones habrían triplicado de largo las de 2011. Además, hemos emitido un bono verde por valor de 1.500 millones de dólares para financiar proyectos medioambientales, incluyendo iniciativas relacionadas con las energías renovables en nuestras instalaciones de todo el mundo.

Nos responsabilizamos de cada vatio de energía que usas en tu dispositivo.

La energía que consume tu dispositivo durante su ciclo útil previsto se añade a nuestra huella de carbono. Contamos la electricidad que utilizas para cargarlo, que a menudo proviene de fuentes con altas emisiones, como el carbón o el gas natural. Esto nos lleva a desarrollar constantemente nuevas formas de optimizar la eficiencia de nuestros productos. Por ejemplo, macOS pone el soporte de almacenamiento en reposo y usa procesadores en un modo de consumo ultraeficiente cuando no estás realizando tareas exigentes. Y cuando estás trabajando duro, usa menos energía en las apps abiertas pero no activas y detiene los plug-ins animados de los sitios web hasta que les das tu visto bueno. Además, puede regular el procesador en el intervalo que pasa entre que pulsas una tecla y la siguiente, y también mientras la pantalla está encendida. De entrada, estos ahorros pueden parecer mínimos, pero si los multiplicamos por todos los ordenadores de Apple que hay en el mundo, el resultado es una cifra exorbitante.

iMessage, FaceTime y Siri usan energía 100 % renovable.

Todo consume energía: mandar un mensaje de iMessage, llamar por FaceTime, preguntar algo a Siri, descargarse una canción o enviar una foto. Estamos orgullosos de poder decir que realizamos estas tareas con servidores de datos propios que se abastecen únicamente de energías renovables. De hecho, nuestros centros de datos evitaron la emisión de 187.000 toneladas de CO2 en 2015. Y en 2016, la cifra superó las 330.000 toneladas. Cuando necesitamos más capacidad, trabajamos con centros de datos de terceros. Aunque no son de nuestra propiedad y los compartimos con otras empresas, también los incluimos en nuestros objetivos medioambientales. Estamos colaborando con ellos para que adopten energías 100 % limpias. Y podemos afirmar con orgullo que en 2016 más del 99 % de su electricidad procedió de fuentes renovables.

Desde 2008 hemos reducido en un 70 % el consumo medio de nuestros productos.1

El MacBook Pro consume un 15 % menos de energía que los modelos anteriores. El iMac consume un 97 % menos en reposo que la primera generación. El Mac mini consume un 40 % menos en reposo que el modelo anterior. Y en Estados Unidos puedes cargar el iPhone 7 una vez al día durante un año por solo 61 centavos. Estos avances reducen nuestra huella de carbono, y también tu factura de la luz.