Materiales más seguros ¿Cómo logramos que nuestros productos sean seguros para las personas y el planeta?

Dirigimos un laboratorio propio de pruebas medioambientales.

Protegemos a las personas y el planeta imponiendo estándares estrictos sobre los materiales empleados en nuestros dispositivos, que a menudo superan con creces los requisitos legales. Además, hemos creado el Laboratorio de Pruebas Medioambientales, donde nuestros químicos y toxicólogos trabajan para identificar sustancias potencialmente dañinas, en lugar de esperar a que terceros lo hagan por nosotros. En uno de nuestros procesos usamos instrumentos láser —como el que utiliza la sonda Mars Rover para analizar muestras de tierra— para garantizar que nuestros productos no contienen berilio. Entre otras herramientas, el laboratorio también usa equipos de espectrometría de masas por plasma de acoplamiento inductivo, espectroscopia de fluorescencia de rayos X y cromatografía de iones, líquidos y gases.

Nuestros científicos han catalogado y analizado más de 20.000 piezas individuales.

Pusimos en marcha el programa de publicación de todos los materiales con los que fabricamos nuestros productos para identificar las sustancias que utilizamos. Ya hemos investigado más de 20.000 piezas de las 40.000 que están presentes en todos nuestros productos, y cada día recibimos información sobre otros componentes. Evaluamos las sustancias químicas de las piezas atendiendo a 18 criterios. Esto nos ayuda a entender su efecto sobre la salud de las personas y el medio ambiente.

Para garantizar que el Apple Watch es seguro, creamos nuestro propio sudor.

Realizamos pruebas minuciosas de todos los materiales de productos que entran en contacto con la piel. Por ejemplo, mucha gente es alérgica al níquel, que está presente en numerosas aleaciones, como el acero inoxidable. Así que hacemos ensayos de lixiviado de níquel en el Apple Watch para medir con qué rapidez se puede transferir el níquel de las piezas metálicas al sudor. Incluso fabricamos sudor artificial para realizar estas pruebas. Colocamos distintos componentes en frascos que contienen sudor artificial para monitorizar muestras de forma detallada y comprobar que las sustancias como el níquel permanecen donde les corresponde.

Establecemos criterios muy exigentes de seguridad para nuestros productos. Y para las personas que los fabrican.

Nos esforzamos para mejorar las condiciones de seguridad e higiene de las personas que trabajan en nuestra cadena de suministro. Los estándares que exigimos a nuestros proveedores superan con creces los requisitos legales, como nuestra Especificación sobre Sustancias Reguladas, que identifica las sustancias químicas tóxicas que limitamos o prohibimos en nuestros procesos de fabricación y productos. También realizamos auditorías para obtener un inventario y un mapa de la compra y el uso de sustancias químicas en nuestra cadena de suministro. Hemos eliminado el benceno, el n-hexano, el tolueno y los compuestos orgánicos clorados de todas nuestras instalaciones de montaje final, y seguimos trabajando con nuestros proveedores para ayudarles a gestionar las sustancias químicas empleadas en la fabricación. Además, nuestros toxicólogos analizan detalladamente la seguridad de los materiales que utilizan los proveedores, examinando los datos recogidos en nuestro Laboratorio de Pruebas Medioambientales.

Los peores tóxicos y lo que hemos hecho al respecto.

Tras identificar las sustancias tóxicas que contienen nuestros productos, las reducimos, las eliminamos o desarrollamos nuevos materiales que sean más seguros. Estas iniciativas también excluyen las sustancias tóxicas de nuestros procesos de fabricación y reciclaje para proteger a los trabajadores y evitar las emisiones de agentes contaminantes a la tierra, el aire y el agua.

Berilio

Eliminado de todos los diseños de productos nuevos. El berilio se encuentra en aleaciones de cobre que se usan para fabricar muelles y conectores.

Mercurio

Eliminado en 2009. En lugar de lámparas fluorescentes con mercurio, nuestras pantallas llevan lámparas LED y OLED eficientes y sin mercurio.

Plomo

Eliminado del vidrio y de las soldaduras de las pantallas en 2006.

Arsénico

Eliminado del vidrio de las pantallas desde 2008. El arsénico se usaba tradicionalmente en el vidrio.

PVC y ftalatos

Reemplazados con elastómeros termoplásticos más seguros.* Otros fabricantes siguen usándolos en los cables de alimentación y de los auriculares.

Retardantes de llama bromados (BFR)

En 2008 los eliminamos de miles de piezas (como carcasas, circuitos impresos y conectores) y los hemos sustituido por hidróxidos metálicos y compuestos de fósforo.

Pero no lo podemos hacer solos.

Estamos deseando oír la voz de todos aquellos que comparten nuestro compromiso por eliminar las sustancias tóxicas. Así que hemos creado un Comité Asesor de Química Ecológica internacional formado por toxicólogos, investigadores y académicos de primera fila. El comité nos ayuda a identificar formas innovadoras de minimizar o eliminar el uso de sustancias tóxicas en la cadena de suministro. También invitamos a expertos de todo el mundo para que se reúnan con los ejecutivos de Apple. Colaboramos en la eliminación de tóxicos en todas las fases de nuestro proceso, y además compartimos nuestras conclusiones a través de la iniciativa Clean Electronics Production Network de Green America. Y nos hemos sentado a hablar con las ONG más importantes para que nos ayuden a hacer nuestros productos y procesos aún más seguros.