Tan accesible como personal.

El dispositivo más personal del mundo fue diseñado para que todos lo puedan usar. Con el iPhone, una persona invidente puede tomar selfies grupales, una persona sorda puede llamar a su mamá desde otro país, y una persona sin movilidad desde el cuello hacia abajo puede enviar mensajes de texto a sus amigos.